Soledad Archanco Gallastegui Presidenta del Colegio Profesional de Higienistas Dentales de la Comunidad de Madrid. Madrid

El pasado 20 de diciembre de 2002, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid recogía la Ley 9/2002, de 11 de diciembre, relativa a la creación del Colegio Profesional de Higienistas Dentales de la Comunidad de Madrid, la primera agrupación colegial para esta profesión que se constituye en España.

Con este motivo, la presidenta de la citada organización colegial, Sol Archanco Gallastegui, nos comenta las principales repercusiones de esta iniciativa cuyo objetivo primordial es “salvaguardar los intereses y derechos de los higienistas dentales”.

Pregunta. La publicación, en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, de la Ley 9/2002, ¿marca un antes y un después para la profesión de higienista dental?
Respuesta. Como en muchos otros casos, las leyes han ido por detrás de la realidad social y en concreto de la profesión de higienista dental: ya hace muchos años que existía nuestra profesión, que se ejercía de acuerdo a un conjunto de técnicas aprendidas de otros profesionales o bien asistiendo a cursos monográficos.

Es a través de la Orden de 8 de septiembre de 1988, en la que se vino a autorizar a los centros de formación profesional a impartir especialidades no reguladas de formación profesional de segundo grado, entre las que se incluía la especialidad de higienista dental, dentro de la rama sanitaria.

Pero, sin duda, fue la Ley 10/1986, de 17 de marzo, la que dio el impulso fundamental a nuestra profesión, creando y regulando la misma, dando al efecto carta de naturaleza a la profesión y definiendo las atribuciones y funciones correspondientes.

Actualmente, el título de Técnico Superior en Higiene Bucodental está regulado por el Real Decreto 537/1995, de 7 de abril, que fijó las direcciones generales para el establecimiento de los títulos de formación profesional.

P. ¿Cuáles son los principales efectos que va a tener la creación de este colegio profesional que representa a los higienistas dentales madrileños?
R. Fundamentalmente, una mayor regulación y control de nuestra profesión, sobre todo a nivel de evitar el intrusismo. Se ha considerado que una vez resueltas las habilitaciones de nuestra Comunidad, todos los higienistas en activo están bajo la regulación de la Ley 10/1986 y que, por tanto, era el momento de agruparse bajo la forma colegial, como corporación de derecho público con personalidad jurídica propia y con capacidad plena para la consecución de los fines de nuestra profesión.

No cabe ninguna duda de que haber conseguido la creación del Colegio Profesional va a permitir a nuestro colectivo estar representado con mayor peso en los distintos ámbitos institucionales y mantener una relación directa con la Administración Sanitaria.

Del mismo modo, y tal como dice el preámbulo de la Ley, nuestra profesión forma parte del sector de la sanidad dental, junto con odontólogos y protésicos, por lo que era una necesidad la creación del colegio para salvaguardar los intereses y derechos de los higienistas dentales.

P. ¿Qué objetivos se ha marcado el nuevo Colegio Profesional?
R. Obviamente, los objetivos del Colegio Profesional estarán marcados por la búsqueda de una constante mejora de la calidad de las prestaciones profesionales de los colegiados, a través de la formación y el perfeccionamiento, por velar por la satisfacción de los intereses generales relacionados con el ejercicio de la profesión; y todo ello con el fin de ordenar el ejercicio de la profesión en defensa de los intereses profesionales de los colegiados.

P. ¿Cuáles son los pasos que seguirán inmediatamente a la publicación de la citada Ley?
R. Creado el Colegio Profesional, los pasos siguientes son básicamente la constitución de un censo de profesionales, preparar un borrador de estatutos colegiales y convocar la asamblea constituyente para proceder a la elección de las personas que deberán ocupar los cargos correspondientes de los órganos de gobierno del Colegio.

P. ¿Quiénes integran la Comisión Gestora para la constitución del Colegio?
R. Los miembros de esta Comisión están designados por la Asamblea General Ordinaria de HIDES de Madrid, a través de la cual se aprobó la puesta en marcha del proyecto de creación del Colegio, y está formada, además de mí, por César Calvo, Susana Cruz, Cristina Navarro y, como suplente, M.ª Luisa Casares.

P. Dentro del colectivo de los higienistas dentales, ¿existe alguna entidad que haya desempeñado un papel destacable en la iniciativa de creación del Colegio?
R. Sin duda habría que hacer especial mención a HIDES Madrid que, una vez más y de acuerdo con su empeño de aglutinar a todos los higienistas bajo la idea de pertenecer a un colectivo profesional en el campo de la salud dental, ha querido encauzar a los profesionales de la higiene dental dentro de una entidad de derecho público como es el Colegio Profesional, que debe fortalecer la representatividad del colectivo ante cualquier institución, tanto pública como privada.

P. Todos los argumentos que nos ha expuesto, permiten augurarle unas magníficas perspectivas de futuro al Colegio Profesional de Higienistas Dentales.

R. A pesar de su reciente nacimiento, existen muchas ilusiones y esperanzas en que el Colegio se convierta en la entidad que una a los higienistas dentales de nuestra Comunidad, con el fin de alcanzar una mejora, tanto profesional como económica y social, y, por extensión, que exista el control adecuado de la actividad de los profesionales, que a su vez suponga una garantía para los pacientes, salv