Josep Lluis navarro Majó. Presidente del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña. Barcelona

El pasado 27 de mayo, la lista de candidatos a la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña, encabezada por el doctor Josep Lluís Navarro Majó, resultó escogida por aclamación, ya que fue la única que se presentó.

La promoción de la salud dental es el objetivo primordial para el Colegio de Cataluña —”Hemos de convencer a nuestros pacientes de la importancia de la salud dental. Los ciudadanos deben invertir en salud antes que en ocio”— y, para llegar al público, están convencidos de la utilidad que tienen las campañas conjuntas en prensa y televisión, así como en la formación continuada de los dentistas y la unidad de toda la profesión en favor de la ética profesional

Pregunta. ¿Cuál es, a su juicio, la razón de que en Cataluña, a diferencia de Madrid, sólo se haya presentado una candidatura a la Junta directiva del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos?
Respuesta. Fundamentalmente se debe a que hace cuatro años iniciamos una línea de trabajo que supuso una amplia renovación de la Junta de Gobierno y que debe culminar en esta legislatura. Entonces sí pudimos contrastar nuestro programa con el de otra candidatura. Obtuvimos una amplia mayoría que nos permitió empezar diversos proyectos, algunos de los cuales ya han culminado, mientras que otros verán la luz estos próximos meses.

P. En el tríptico del programa político que presentaron a los colegiados aparece, como lema,”La experiencia del pasado y la ilusión por el futuro”.

R. Efectivamente. El ejercicio de la Odontología está sufriendo una rápida transformación. Aparecen nuevas oportunidades. Se cierran ciclos. Los jóvenes profesionales deben encarar nuevas formas de ejercicio profesional, caracterizadas por la irrupción de intermediarios y empresarios ajenos a la profesión. Mientras tanto, los profesionales establecidos ven cómo cambian las reglas del juego.

Pretendemos un pacto entre profesionales jóvenes y adultos en la defensa de la profesión ante los peligros externos que suponen esos intermediarios. Todos debemos estar unidos para promover el profesionalismo y la ética profesional, frente al economicismo y a la banalización de la profesión que proponen las franquicias, las empresas aseguradoras, y los intermediarios en general.

Y eso sólo lo podremos hacer con un colegio fuerte al servicio de la profesión y de los pacientes. Los intereses de las empresas, e incluso de la propia administración sanitaria, deben supeditarse a los pacientes.

Experiencia e ilusión para promover la salud dental a través del Colegio.

P. ¿Y cómo piensa el Colegio de Cataluña promover la salud dental de los ciudadanos?
R. Para promover la salud dental de nuestros pacientes debemos, en primer lugar, potenciar la formación continuada. Debemos estar todos al día en medios diagnósticos y terapéuticos. Debemos unir a una perfecta calidad médica, la calidad comercial o de servicio que nos permita formar a nuestros pacientes en la prevención y predicción.

El Colegio va a aumentar espectacularmente el abanico de ofertas de conferencias, mesas redondas, cursos…

Quiero destacar que, a través de la videoconferencia, prácticamente cada jueves podemos acceder al curso científico del colegio de Madrid, y viceversa.

En segundo lugar, pretendemos dignificar al máximo el ejercicio profesional mediante la promoción de un nuevo código deontológico.

Finalmente, defenderemos de una forma numantina y a la vez pragmática nuestras competencias profesionales.

Una vez más, todo ello pasa por un Colegio fuerte y profesionalizado, que sea capaz de dar servicios a los colegiados y de defender la profesión.

P. Usted se ha distinguido estos últimos años como un firme defensor de que la organización colegial que preside aparezca directamente en los medios de comunicación para promover la salud dental.

R. Sí. Desde nuestro colegio hemos liderado varias campañas de promoción de la salud dental. A veces solos, otras veces con sociedades científicas, empresas o la propia administración.

Debemos competir con las multinacionales del ocio, los fabricantes de coches, los colegios privados… Hemos de convencer a nuestros pacientes de la importancia de la salud dental. Los ciudadanos deben invertir en salud antes de hacerlo en ocio, educación, etc.

Y la forma de convencerlos está clara: En nuestras consultas tenemos la oportunidad de formar a nuestros pacientes. Pero para ello, debemos conseguir primero que acudan.

Ese ha sido el mensaje de la última y masiva campaña que hemos iniciado toda la organización colegial. Ven al dentista. Ven. El mensaje se ha dirigido a los ciudadanos que todavía no van al dentista.

Esa campaña, que hemos pagado todos los dentistas, ha sido criticada por muchos compañeros que no han entendido a quien se dirigía. No es una campaña para mejorar propiamente nuestra imagen, ni siquiera para presentar lo mucho que podemos hacer por nuestros pacientes. Es una campaña simplemente para que la gente que todavía no va, vaya al dentista. Buscamos fomentar la visita periódica y preventiva por lo menos una vez al año.

Una sola campaña de un año no es suficiente para cambiar de hábitos. Nuestro objetivo es que nuestro mensaje —promoción de la salud dental— cale realmente entre todos los pacientes. Hay que seguir insistiendo.

P. ¿En el futuro se seguirán haciendo más campañas de este tipo?
R. Rotundamente sí. La promoción de la salud dental, que es el objetivo colegial más importante, tiene varias vertientes. Pero necesitamos que los pacientes acudan regularmente a los consultorios dentales.

Las campañas directas de promoción son el mecanismo más efectivo. A finales de año, iniciaremos una nueva campaña, ya que los resultados de la de este año han sido muy satisfactorios, ya que se han cumplido los objetivos que marcamos.

Nuestro objetivo es poder mantener una campaña permanente en los medios de comunicación. Sobre todo en la televisión. Dos años no son suficientes. Debemos estar permanentemente —igual que las multinacionales— en los medios con campañas de promoción de la salud dental, para que éstas sean realmente efectivas.

P.¿Cómo marchan las obras de la nueva sede del Colegio de Cataluña?
R. Estos días acabamos definitivamente el vaciado de tierras. En verano de 2004 esperamos tener el parking de 100 plazas acabado. Y en 2005 inauguraremos la nueva sede.

Ya le puedo adelantar que la sala de actos, las salas polivalentes y la biblioteca espacialmente contarán con la última tecnología. En total el edificio contará con seis plantas, que en total ocuparán casi 3.500 metros cuadrados. v