Más de un 80% de la población española mayor de 25 años tiene o ha tenido gingivitis en algún momento. La gingivitis es una afección comúnmente relacionada tan sólo con los hábitos de higiene bucal. Sin embargo, un nuevo estudio demuestra que el desarrollo y curación de la gingivitis es mucho más complicado a nivel molecular. Este estudio, desarrollado conjuntamente por la Universidad de Carolina del Norte y Procter & Gamble (P&G), ha descubierto que más de 9.000 genes —casi el 30% de la totalidad de genes que forman el cuerpo humano— se expresan de forma diferente durante el comienzo y el reverso de la gingivitis.

La respuesta del cuerpo a las bacterias que provocan la gingivitis no es sólo inflamatoria; a nivel biológico el sistema inmunológico es el que guarda mayor relación, debido a la reacción que se produce en el cuerpo a causa de la placa bacteriana que se forma en los dientes. Otros genes como los relacionados con la cicatrización de las heridas, procesos neuronales y rotación de la piel también se activan.

La gingivitis se caracteriza porque la encía inflamada pierde su color rosado y su textura de piel de naranja, signos característicos de salud gingival. Además, la encía inflamada aumenta de tamaño, su superficie se alisa, su color enrojece por un aumento de vascularización e incluso puede modificarse su anatomía. Si no se trata, puede declinar en periodontitis, que posee una clara asociación con otras enfermedades como la diabetes, enfermedades de corazón o trastornos en el embarazo.

Este estudio es el primero que identifica con éxito desde un nivel molecular cuál es la expresión de los genes y los recorridos biológicos envueltos en el comienzo y la curación de la gingivitis. Entendiendo cómo la gingivitis evoluciona y se resuelve a nivel molecular se facilitará la prevención, así como los nuevos tratamientos para atajarla.
“Los resultados del estudio demuestran que los síntomas clínicos de la gingivitis reflejan cambios complejos en las células y en los procesos moleculares que suceden dentro del cuerpo”, asegura Steven Offenbacher, director de la Escuela de Odontología de la Universidad de Carolina del Norte – Centro de Enfermedades Orales y Sistémicas. “Entender los miles de genes individuales y los múltiples sistemas envueltos en la gingivitis ayudará a explicar qué ocurre exactamente en el cuerpo al principio de la enfermedad y cómo ésta se relaciona con el estado de salud general”.

El inicio de la gingivitis consta de un biofilm formado por una placa de bacterias ya adheridas al diente y ubicadas en la línea de la encía. Los biofilms se forman también en otras partes del cuerpo y se sabe que pueden encontrarse en infecciones del tracto urinario, infecciones de oído y sinusitis crónica. Los investigadores consideran que aprender cómo el cuerpo interactúa con el crecimiento de las bacterias durante la gingivitis puede generar el conocimiento en profundidad de las demás variedades de biofilms asociados a otras enfermedades.
“Los datos generados por el estudio serán cruciales en el desarrollo de nuevas aproximaciones al tratamiento de la gingivitis”, asegura Leslie Winston, coautora del estudio y directora de Relaciones Profesionales y Científicas de P&G Oral Care. “Planeamos dirigir un estudio adicional para identificar las marcas biológicas de la periodontitis, el riesgo de determinados individuos a contraerla, y la esperanza de que esto conduzca a nuevos y más avanzados tratamientos y medidas preventivas”.

El objetivo de este estudio era entender la gingivitis desde un nivel molecular, identificando los cambios en la expresión de los genes durante el comienzo y la curación de la gingivitis.

Cuarenta individuos sanos con gingivitis de grado suave participaron en este estudio. Después de una limpieza de boca, se indujo gingivitis a cada uno de ellos y se comenzó un régimen de limpieza bucal de dos veces al día, incluyendo hilo dental. Se extrajeron tejidos de la encía en diversos momentos: antes de la inducción de gingivitis, cuatro semanas después de la inducción de gingivitis y una semana después del régimen de limpieza de cepillado e hilo dental.

La expresión de los genes fue analizada usando una tecnología de análisis genético que permite a los investigadores detectar cambios en la expresión de más de 30.000 genes. A través de la aplicación de avanzadas herramientas genómicas bioinformatizadas, los investigadores fueron capaces de identificar las rutas biológicas y el patrón de expresión de los genes asociados con la gingivitis.

Entre los descubrimientos del estudio, los investigadores identificaron diversos cambios en los genes implicados en el comienzo y la curación de la gingivitis, incluyendo aquellos relacionados con el sistema inmunológico, metabolismo, procesos neuronales, vascularización, quimiotaxis (atracción a un factor químico), cicatrización de las heridas y esteroides.