InicioSin categoríaExtracción dental o exodoncia. Cómo se realiza y cuándo se necesita

Extracción dental o exodoncia. Cómo se realiza y cuándo se necesita

Dr. Simón Pardiñas López (DDS, MS)
Especialista en Periodoncia, Implantología y Cirugía Oral (NYU) Director Médico Clínica Pardiñas  Creador de Dentalk.tv --- Miembro del Grupo de investigación en Terapia Celular y Medicina Regenerativa Universidade da Coruña, INIBIC Chair YCC Academy of Osseointegration @dr.pardinaslopez

Una extracción dental o exodoncia es lo que coloquialmente se conoce como sacar un diente. La extracción – de una sola pieza o de varias – normalmente solo se hará cuando no haya manera de salvar la pieza dental o cuando por otros motivos clínicos esté justificado.

Causas por las que se extrae un diente

  • La caries, que puede llegar a haber destruído el diente de tal manera que ya no se puede salvar con ningún tipo de tratamiento conservador. Es la primera causa de pérdida dental en niños.
  • La piorrea o periodontitis, puede avanzar hasta el punto de que el hueso que soporta al diente se pierda completamente, dejando la pieza dental “suelta”. Es la primera causa de pérdida dental en adultos.
  • Por traumatismo dental. Bien por avulsión (cuando el diente sale arrancado de raíz) o bien por fracturas o fisuras.
  • Por infección o flemón (absceso) cuyo origen es un diente que no puede ser mantenido y restaurado.
  • En casos de tratamientos de ortodoncia en los que sea necesario su extracción para realizar ciertos movimientos dentarios. Aunque con los avances actuales existentes, a día de hoy solo en casos excepcionales se realiza este procedimiento.
  • Cuando existen dientes supernumerarios, es decir, dientes extra que pueden crecer en posiciones que afecten a la salud de la boca.
  • Si los dientes de leche no se caen en el momento que deben, para evitar que se pueda alterar la posición del diente definitivo.
  • Las muelas del juicio, pueden necesitar ser extraídas por problemas existentes (pericoronaritis, reabsorciones etc) o de forma preventiva o como parte de un tratamiento de ortodoncia.
  • Dientes impactados. Existen casos en que algún o algunos dientes no han llegado a erupcionar en boca de manera normal. Dependiendo del caso pueden necesitar ser extraídos.

Tipos de extracciones dentales

La forma, el tamaño, la posición del diente o dónde se encuentre ubicado en la cavidad bucal van a determinar qué tipo de extracción dental hay que realizar.

Extracción simple

Cuando el diente puede ser extraído sin necesidad de realizar un procedimiento quirúrgico o cortar la pieza para su extracción. Se suele realizar con instrumentos llamados botadores y fórceps.

Extracción quirúrgica

En este caso, hablamos de una intervención más compleja, que puede incluir la elevación de un colgajo (levantar la encía), eliminación de hueso que rodea al diente, dividir el diente en varios trozos, etc.

¿Cómo se saca un diente o muela?

  • Lo primero es hacer un buen diagnóstico previo, lo que suele incluir el realizar una radiografía o escáner, para poder ver correctamente la posición del diente y su anatomía.
  • Antes de la extracción, se aplicará anestesia local alrededor del diente, para que todo el procedimiento se pueda realizar sin dolor.
  • Una vez que ya no sientes nada, el dentista va a aflojar el diente, usando un instrumento que se conoce como botador.
  • Luego, con la ayuda de unos fórceps colocados alrededor del diente, realizará ligeros movimientos para extraerlo.
  • Si es necesario, el diente o muela se puede dividir en trozos para facilitar la extracción.
  • O si el diente se encuentra por debajo de la encía o el hueso, se deberá acceder a él levantando la encía y eliminando parte del hueso si fuera necesario.
  • En los casos necesarios se pueden aplicar puntos de sutura.

¿Duele sacarse un diente?

La extracción de una pieza dental no debería de doler. Si esto sucede es porque no se ha aplicado la anestesia correctamente o el diente presenta alguna infección, que hace que la anestesia no actúe correctamente en la zona.

¿Cuántos dientes se pueden extraer en una sesión?

Si las condiciones médicas del paciente lo permiten, es posible extraer cualquier número de dientes en la boca.

¿Cómo se realiza la extracción de una muela rota?

Dependiendo del tipo de fractura puede ser más o menos complejo, pero normalmente requerirá que la muela se divida en varias partes para extraerlo.

¿Se puede realizar la extracción de una muela sin puntos?

Si, una extracción simple en un paciente que no tenga ningún problema de coagulación normalmente no requiere sutura.

Posibles riesgos

Entre los más habituales se encuentran que en la zona de la extracción aparezcan hematomas o se produzca inflamación; o sentir dolor o sensación de incomodidad en el lugar donde se aplicó la inyección de la anestesia. Pero lo normal es que cualquiera de estos síntomas postoperatorios desaparezcan por sí solos.

Otros de los riesgos que pueden ocurrir son:

  • Alveolitis: Suele ocurrir al 3-4 días después de haber realizado la extracción. Provoca un dolor muy intenso que ha de ser tratado lo antes posible. Se produce normalmente porque el coágulo de sangre que estaba taponando la cavidad dejada por la pieza extraída se desintegra, dejando al descubierto el hueso y los nervios. El consumo de tabaco tras una extracción dental es uno de los principales causantes de este problema.
  • Infección: La zona de la extracción puede contaminarse debido a diversos motivos como la falta de higiene, impactación de restos de alimentos en el alvéolo, el consumo de tabaco etc.
  • Durante la extracción se podrían dañar estructuras próximas al diente, como nervios, otros dientes o restauraciones que haya cerca, hueso, etc.
  • Reacción a la anestesia local u otros medicamentos administrados durante o después del procedimiento.
  • Sangrados anormales. Suelen ocurrir en pacientes con medicación anticoagulante o en pacientes que no siguen las normas posoperatorias.
  • Osteonecrosis: Existen ciertos medicamentos, normalmente para la osteoporosis, llamados antirresortivos (bisfosfonatos, anticuerpos monoclonales, etc.) que pueden tener un efecto secundario sobre la cicatrización del hueso, produciendo una necrosis del mismo. Es fundamental informar a tu dentista si estás bajo alguna medicación de este tipo, para poder prevenir este efecto secundario.

En cualquiera de estos casos, debes contactar con tu dentista si detectas alguna anomalía.

A tener en cuenta antes de una extracción dental

Debes informar al odontólogo de cualquier circunstancia que pueda influir en el buen desarrollo de la extracción, como las que se contemplan a continuación:

  • Cualquier medicamento que estés tomando. Podría darse la circunstancia de que, siempre que sea factible, haya que suspender la medicación o cambiarla por otra, para que no afecte al proceso.
  • Si estás tomando anticoagulantes, podrían provocar un mayor sangrado durante o después de la cirugía.
  • O si eres una persona propensa a tener infecciones, algo que sucede por ejemplo si tienes el sistema inmune debilitado o si eres diabético.

Puede haber más casuísticas, por las cuales tu dentista te debería preguntar. Pero ante cualquier información que consideres de valor, no dudes en comunicársela proactivamente o facilitarle una copia de tu historial médico completo.

Qué hacer tras una extracción

Cuando se haya sacado el diente, te podrás ir a casa, pero debes tener en cuenta que las 24 horas siguientes son fundamentales para que la recuperación sea lo mejor posible. Estas son algunas pautas que se aconseja seguir para que todo salga bien, y aquí tienes aún más cuidados que debes seguir tras una extracción dental.

  • Tras la extracción, es necesario que se detenga la hemorragia y además hay que ayudar a que se forme un coágulo. Para ello, el dentista pondrá una gasa en el hueco que ha dejado la pieza.
  • Deja la gasa en su sitio entre 20 y 30 minutos. Normalmente después ya se habrá formado el coágulo y podrás retirar la gasa. Si el sangrado persiste, puedes volver a colocar otra gasa durante 20 minutos y realizar presión en la zona.
  • Cuando se pasa el efecto de la anestesia, es normal que puedas sentir molestias. Por eso el dentista podrá prescribirte la medicación adecuada, que normalmente suelen ser analgésicos para el dolor y antibiótico en caso de que haya infección.
  • A veces se pueden producir inflamaciones o hinchazón. Para prevenirlo se recomienda aplicar frío local en la zona.
  • En general, evita cualquier contacto con la zona de la extracción durante los 3 primeros días, como es el impulso de tocar el hueco con la lengua.
  • Debes masticar del lado contrario a la extracción, para evitar que restos de alimentos entren en el alvéolo.
  • En las primeras 24 horas no te enjuagues, escupas, bebas con pajita o tomes bebidas o alimentos calientes, para evitar sangrados.
  • Evita cepillar la zona durante los primeros 7 días tras la extracción. Puedes cepillar el resto de la boca normalmente, y utilizar una gasa para limpiar la zona alrededor de la extracción.
  • Es recomendable evitar hacer esfuerzos o actividad física intensa durante los primeros 3 días.
  • Como siempre que se tiene que dar un proceso de cicatrización, no se recomienda fumar.

Para terminar, debes acudir a las revisiones que haya determinado tu dentista, para controlar el proceso de cicatrización. Y en caso de que tengas fiebre o sigas sangrando después de 3 días, acudir de nuevo a consulta.

Autores

Especialista en Periodoncia, Implantología y Cirugía Oral (NYU) Director Médico Clínica Pardiñas  Creador de Dentalk.tv --- Miembro del Grupo de investigación en Terapia Celular y Medicina Regenerativa Universidade da Coruña, INIBIC Chair YCC Academy of Osseointegration @dr.pardinaslopez

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí