Dr. Guillermo Pradíes.

Desde la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Guillermo Pradíes, profesor titular y director del Departamento de Odontología Conservadora y Prótesis Bucofacial y del Máster Universitario en Odontología Restauradora basado en las Nuevas Tecnologías, asegura que «una parte muy importante de la actividad del grupo que coordina, denominado Análisis de técnicas, materiales e instrumental aplicado a la Odontología Digital y procedimientos CAD/CAM, aproximadamente el 50% está relacionado con la investigación relativa a la Implantología».

Principales desafíos

En lo que se refiere a los retos más importantes que la investigación en Implantología presenta a día de hoy, el Dr. Pradíes los relaciona directamente con la resistencia de materiales cerámicos utilizados en rehabilitaciones protésicas sobre implantes, sobre todo, los enfocados hacia cerámicas de alta sinterización con el óxido de circonio;, la fiabilidad de los sistemas de impresión intraoral en prótesis múltiples sobre implantes y los sistemas de fabricación CAM por impresión 3D». Por su parte, desde la Universidad de Sevilla, el Dr. Gutiérrez afirma que «los principales desafíos que se presentan actualmente en Implantología están relacionados con la mejora de nuestro conocimiento sobre procesos biológicos que se producen durante la osteointegración y que son claves para entender otros enfoques que lleven a obtener resultados más exitosos que los actuales. El estudio de nuevas superficies y diseños ha traído mejoras importantes (sobre todo ligadas a una carga temprana del implante), pero en ningún caso nos han acercado a un abordaje exitoso de la prevención o terapéutica de la perimplantitis, por ejemplo. Seguimos sin saber mucho de los aspectos biológicos que subyacen en la salud y enfermedad periimplantaria».

En opinión de los Dres. Figueiredo y Valmaseda, una de las principales luchas en la investigación en Implantología gira en torno a «la simplificación de los procedimientos regenerativos mediante la construcción de andamiajes o scaffolds personalizados, que permiten contener materiales de regeneración conformados a medida. También el campo de la bioquímica tiene mucho que ofrecer, con la síntesis de sustancias que promocionan la regeneración ósea. Por otro lado, la comprensión de los mecanismos que producen el remodelado óseo alrededor de los implantes, permitiría limitarlo. Y, finalmente, una vez se ha producido la pérdida ósea alrededor de los implantes, los métodos para limitarlos y tratarlos. Todos estos son retos a los que se enfrenta la Odontología actualmente, pero que solo podrán ser resueltos gracias a la colaboración con otras disciplinas, como la Ingeniería, la Informática, la Bioquímica o la Medicina», concluyen.

Diseños y superficies

Los avances en el campo de la Implantología se producen de manera «vertiginosa». Así lo describen los Dres. Torres y Machuca, quienes en relación a las técnicas, diseños o superficies de implantes más novedosos añaden que «si tuviéramos que apuntar un ámbito de crecimiento e innovación importante en esta área de la Odontología apuntaríamos a las superficies bioactivas. Creemos que los pasos dados de la mano de este tipo de superficie son muy interesantes, pero sobre todo presentan especial importancia porque abren la puerta a experimentar biofuncionalizaciones más activas y potentes que la mera hidrofilización de la superficie, aunque ya de por sí, esta superficie ha representado un avance importante», aseguran.

La realidad, en este sentido, para el Dr. Pradíes es que, «a excepción de los distintos tratamientos de superficie para los implantes, en el resto de los aspectos, los implantes no han sufrido una gran evolución en términos del material y continúa siendo el titanio el más utilizado. Existen algunos implantes que incluyen el tantalio y también se llevan muchos años trabajando con implantes de circonio, sin que hasta el momento hayan superado el comportamiento biomecánico del titanio. Es verdad que tras una etapa de fracasos empieza a mostrarse algún tímido estudio con resultados a 3 y 5 años con implantes de circonio de última generación, pero sin duda, continúan siendo la excepción. En cuanto al diseño de la parte protésica del implante, en mi opinión, los principales cambios han venido de la mano de los cambios de plataforma platform switching y el claro establecimiento de las conexiones internas. Además, todo los concernientes a la filosofía BOPT, parece enfocar a los fabricantes hacia diseños de implantes de una sola pieza (Tissue Level) con la parte transgingival de paredes cóncavas y convergentes, frente a los diseños en ‘copa’ tan claramente establecidos unos años atrás».

Por su parte, y en opinión de los Dres. Figueiredo y Valmaseda, «actualmente las novedades tienen que ver, sobre todo, con la prevención de la pérdida ósea periimplantaria, aunque nos atreveríamos a decir que son poco originales, incluso en algunos casos suponen el retorno a conceptos que se aplicaban ya en el pasado. Por ejemplo, el desarrollo de superficies lisas que retengan poca placa, el desarrollo de conexiones mecánicamente estables y que favorezcan el mantenimiento del hueso periimplantario, o el desarrollo de superficies que permitan una rápida osteointegración y eviten la contaminación bacteriana», afirman.