Dr. Jacobo Limeres Posse, presidente de la Sociedad Española de Odontoestomatología para el Minusválido y Pacientes Especiales (SEOEME)

Dr. Jacobo Limeres Posse, presidente de la Sociedad Española de Odontoestomatología para el Minusválido y Pacientes Especiales (SEOEME)

Dr. Jacobo Limeres Posse, presidente de la Sociedad Española de Odontoestomatología para el Minusválido y Pacientes Especiales (SEOEME)La mejora de la calidad y esperanza de vida de los pacientes especiales ha motivado una mayor demanda de sus cuidados sanitarios, entre ellos, los odontológicos. Y si bien el profesional dental cada vez es más sensible a la problemática de este colectivo, aún queda mucho camino por recorrer, empezando por la formación, donde aún se manifiestan algunas carencias, como así nos lo afirma en esta entrevista el Dr. Jacobo Limeres, nuevo presidente de la SEOEME.

—Ha tomado posesión como nuevo presidente de SEOEME durante la celebración de su último congreso en Palma de Mallorca, ¿qué objetivos se ha marcado en esta nueva etapa?

—En el marco de crisis económica que vivimos en la actualidad, el principal objetivo es la captación de nuevos socios y la fidelización de los existentes. También pretendemos fomentar el acercamiento a otras Sociedades odontológicas, estableciendo acuerdos marco de colaboración que faciliten el intercambio científico. Además, fuera del ámbito odontológico, consideramos importante establecer sistemas de cooperación con entidades que velan por el cuidado y educación de los colectivos de discapacitados.

—¿Cuál era su vinculación son la SEOEME antes de ser nombrado presidente?

—Pertenezco a la Sociedad desde el año 2007 y fui vocal de la Junta Directiva en el perIodo 2009-2011.

—¿Quiénes configuran la Junta Directiva de la Sociedad?

—El grupo de 12 personas que conforman la nueva directiva combina la experiencia de miembros que ya han desempeñado cargos de responsabilidad en la SEOEME, con la ilusión que aportan los más jóvenes. Desde el punto de vista estructural, la nueva Junta Directiva se ha diseñado creando una serie de vocalías en función de las principales áreas de interés o desarrollo para la SEOEME. Esto nos permite una distribución del trabajo más racional, aunque obviamente todos los que conformamos la Junta Directiva participamos en los debates y la toma de decisiones en las diferentes áreas.

—¿Cuántos profesionales se integran dentro de la SEOEME? 

—En la actualidad 168 profesionales de la salud bucodental son socios de la SEOEME.

—¿Qué actividades desarrolla la Sociedad?

—La SEOEME, como tal, organiza un congreso nacional con una periodicidad bienal. Los años que no hay congreso (como el presente) se celebra una reunión de verano, de carácter más informal. Además de estas actividades, la SEOEME también presta su apoyo a diversas iniciativas más locales, generalmente llevadas a cabo por alguno de sus miembros.

—Cuando hablamos de pacientes especiales, ¿de qué tipo de pacientes estamos hablando? ¿Cuáles son los problemas que sufren?

—El perfil de paciente que se aborda en «Pacientes Especiales» es muy amplio, desde individuos con discapacidad psíquica (Síndrome de Down, autismo, etc.) hasta pacientes con compromiso médico severo (trastornos de la coagulación, enfermedades infecciosas, etc). Lamentablemente son personas que han tenido un acceso limitado al tratamiento odontológico y la prevalencia de caries y enfermedad periodontal son más elevadas que en la población general. Además, algunos colectivos concretos pueden presentar patologías más específicas como autolesiones, babeo, etc.

—¿Existe interés por parte de los profesionales de la Odontología por el campo de los pacientes especiales? 

—Yo creo que sí. Es cierto que en algunos casos, y visto desde fuera, es un colectivo que puede «intimidar» al profesional, pero esta situación está cambiando. La mejora de la calidad y esperanza de vida de estos pacientes ha motivado una mayor demanda de cuidados sanitarios, entre los que se incluyen los odontológicos. Los profesionales de la Odontología son cada vez más sensibles a esta problemática y demandan una formación que les permita prestar atención odontológica de calidad a estos pacientes.

—¿Se deben tener cualidades especiales para atender a este colectivo en la consulta?

—El perfil de paciente es muy heterogéneo y, por tanto, es difícil establecer un perfil del profesional. Si tuviese que citar alguna cualidad que deba estar presente en el profesional que quiera acercarse al colectivo de pacientes especiales yo diría la empatía.

—¿Se da la suficiente importancia en los planes formativos al área de los pacientes especiales?

—A mi entender no, y todavía existen importantes carencias a este aspecto. En la formación pregraduada, la materia «Pacientes Especiales» tiene una presencia muy dispar en los diversos planes de estudio de las universidades españolas. Respecto a la oferta de formación de postgrado, las diferencias se acrecientan mucho más, existiendo notables diferencias respecto a la duración, los contenidos teóricos y prácticos impartidos, el régimen de dedicación, etc.

—¿Cuáles son los retos más importantes a los que se enfrenta?

—El principal reto es crecer. Crecer en número de asociados, crecer en el peso que la SEOEME puede tener entre las diversas sociedades científicas de Odontología, crecer con respecto a la responsabilidad que tenemos con la sociedad en materia educativa y asistencial y, especialmente, fomentar entre nuestros colegas el interés por este colectivo de pacientes, a menudo ignorado.