test
InicioCiencia y clínicaInvestigaciónLa conexión entre la enfermedad periodontal y el infarto de miocardio

La conexión entre la enfermedad periodontal y el infarto de miocardio

La salud bucal y la salud cardiovascular han sido objeto de numerosas investigaciones en las últimas décadas. Además, se ha observado una conexión entre la enfermedad periodontal y el infarto de miocardio (IM), pero los mecanismos subyacentes aún no están completamente claros. Un artículo publicado en International Journal of Oral Science nos habla sobre esta relación y destaca un proceso celular llamado autofagia.

La enfermedad periodontal implica la presencia de bacterias patógenas en la cavidad bucal, y se ha teorizado que estas bacterias podrían ingresar al torrente sanguíneo a través de las encías inflamadas, lo que podría tener un impacto negativo en la salud cardiovascular.

Asimismo, la insuficiencia cardíaca, una afección cardíaca común y la autofagia, un proceso de control de calidad celular, se ha asociado con su desarrollo. La autofagia es un mecanismo mediante el cual las células degradan y reciclan componentes celulares dañados. Sin embargo, se ha observado que Porphyromonas gingivalis (Pg), una bacteria relacionada con la enfermedad periodontal, puede suprimir la autofagia.

La pregunta que surge es si la inhibición de la autofagia por patógenos periodontales, como Pg, contribuye al desarrollo de disfunción cardíaca después de un infarto de miocardio. Para abordar esta pregunta, se llevó a cabo un estudio en el que se inocularon cardiomiocitos de rata neonatal (NRCM) y ratones modelo de infarto de miocardio con Pg de tipo salvaje o Pg deficiente en gingipaína. El objetivo era evaluar el efecto de la inhibición de la autofagia por Pg.

Los resultados del estudio revelaron que los NRCM inoculados con Pg de tipo salvaje mostraron una menor viabilidad celular en comparación con los inoculados con Pg deficiente en gingipaína. Esto sugiere que la presencia de gingipaínas, enzimas producidas por Pg, tiene un efecto negativo en la viabilidad de las células cardíacas, lo que podría contribuir a la disfunción cardíaca.

A medida que se continua avanzando en la comprensión de estos mecanismos, se abren nuevas oportunidades para la prevención y el tratamiento de enfermedades cardíacas en personas con enfermedad periodontal. Además, podría plantear la posibilidad de desarrollar terapias que se centren en la mejora de la autofagia como una estrategia para proteger el corazón en pacientes con enfermedad periodontal.

Fuente: International Journal of Oral Science. Shiheido-Watanabe, Y., Maejima, Y., Nakagama, S. et al. Porphyromonas gingivalis, a periodontal pathogen, impairs post-infarcted myocardium by inhibiting autophagosome–lysosome fusion. https://doi.org/10.1038/s41368-023-00251-2

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!