Engagement, retargeting, link building… Pero ¿de qué me están hablando? Esa es la pregunta que se hacen muchos cuando se adentran en el mundo del marketing digital. Clínicas, laboratorios, empresas, organizaciones profesionales… todos han caído rendidos a los encantos de esta forma de conectar con “su público”, que brinda la tecnología, rápida, efectiva y medible. Te proponemos descubrir algunos de los términos que debes conocer en un campo que te ayudará para dar mayor visibilidad y potencia a tu marca, servicio y producto.

El marketing digital crece a un ritmo imparable. En el mundo de la empresa, tener presencia –y trabajarla– en los medios digitales es fundamental para conseguir llegar a una audiencia cada vez más “apasionada de los cables”. ¿Te has parado a pensar cuántas veces consultas Internet al día en tu móvil? Desde la localización cercana de un restaurante o la valoración de la carta por sus habituales hasta las noticias de última hora o la actualización más reciente en Facebook de nuestra marca favorita. Ejemplos miles. Forma parte de nuestros hábitos, de nuestro día a día. Y de esto son muy conscientes las empresas.

Por ello, el marketing digital se ha convertido en una herramienta clave a la hora de promocionar un producto o servicio, también, cómo no en el ámbito odontológico: clínicas, laboratorios o compañías no son ajenos a esta realidad.

La proliferación de este tipo de marketing ligado a la tecnología ha inundado nuestro diccionario de nuevos términos, muchos de ellos anglicismos, que a muchos os “suenan a chino”. Para superar esta barrera, iniciamos una serie de artículos en los que “desciframos” algunos de los más comunes y te facilitamos, con ello, la entrada a este apasionante mundo que puede reportarte muchos beneficios.

CTA (Call to action). En su traducción del inglés, llamada a la acción. Es decir, el mensaje o “reclamo” que busca una acción de los usuarios a los que se dirige. En el caso de una clínica, “Pedir cita” o “Solicitar presupuesto” por ejemplo, pueden ser llamadas a la acción en nuestra web o en el envío de un emailing. Se busca una conexión con nuestra audiencia, público o seguidores. Los CTA también se pueden añadir en el copy de un post en redes sociales. Por ejemplo: “Clic aquí para registrarte en nuestro evento”, seguido de la URL, o “Participa en nuestro webinar gratuito”.

Conversión. Es la finalidad o propósito de toda acción de marketing digital. Y se produce cuando nuestro destinatario –en este caso pongamos que un paciente– lleva a cabo la acción para la que se llevó a cabo esa estrategia digital. Si mandamos un email a nuestra base de datos de pacientes con un descuento para todos aquellos que rellenen un formulario, el número de conversiones de esta acción concreta será el número de formularios que los usuarios cumplimenten.

– Engagement. Guiándonos por su traducción del inglés, hablamos de “compromiso”. Aquí la acción genera un vínculo emocional entre las partes, por ejemplo, entre una clínica y un paciente. Es un término muy relacionado con las redes sociales (“me gusta”, compartir contenido…). Una clínica con un perfil en Facebook o Instagram conseguirá “engagement” de sus seguidores en función del contenido que publique. Si éste es de interés o relevancia, conseguirá atraer a su audiencia, quien lo refrendará con su “Me gusta” y/o compartiéndolo con sus seguidores y multiplicando, con ello, el alcance del mensaje. Conseguir el compromiso con nuestra audiencia, construir esa relación es clave en una estrategia de marketing digital.

–  Impresión. Lo explicamos con un ejemplo: has contratado con un medio de comunicación local un banner de tu clínica en su web. Las impresiones son el número de veces que se muestra un contenido. Una misma persona puede tener varias impresiones sobre un mismo contenido.

En unos días desgranaremos más términos que te ayudarán a entender mejor el marketing digital y lo que puede hacer por tu empresa o marca.

Imágenes cedidas: shutterstock/WhoisDanny