Figura 1.

Resumen

El término ««pirsin»» («pírsines» en plural) es la adaptación gráfica propuesta por la Real Academia Española de la Lengua para la expresión inglesa body piercing: Arte corporal consistente en la perforación con agujas u otros instrumentos punzantes en la piel, mucosas u otros tejidos con el fin de colocar en la abertura obtenida un objeto.

Cualquier parte del cuerpo es susceptible de ser perforada para colocarse un «pirsin», pero, desde la perspectiva del higienista dental, son más relevantes los denominados «pírsines» orofaciales, labios, mejillas, etc., destacando el subgrupo de los intraorales como son los linguales, de los frenillos (tanto lingual como labial superior e inferior) y los localizados en la úvula, por las múltiples y graves complicaciones que pueden acarrear a los pacientes que los portan.

El presente trabajo es un estudio epidemiológico de tipo observacional transversal, en el que se valoró la existencia de complicaciones bucodentales en pacientes portadores de «pírsines» linguales atendidos en una consulta de higiene bucodental, además se realizó una revisión de las actitudes preventivas que los higienistas bucodentales pueden efectuar en estos pacientes.

Palabras clave: Piercing. Cavidad bucal. Complicaciones médicas. Higienista dental.