Dra. Leticia Blanco Antona, Odontóloga e investigadora

Licenciada en Odontología por la Universidad Libre de Bruselas, Leticia Blanco Antona es miembro de dos grupos de Investigación de la Universidad de Salamanca, donde forma parte de las acciones actualmente abiertas sobre regeneración ósea y nuevos biomateriales. Entre ellas, el desarrollo experimental de un nuevo sustituto óseo totalmente reabsorbible y con mayor capacidad osteoconductora y osteoinductora que los ya comercializados.

—¿Cuál ha sido el principal objetivo de este trabajo investigador? ¿Qué lo motivó?
—El objetivo global del proyecto es el desarrollo experimental de un nuevo biomaterial de regeneración ósea totalmente reabsorbible y con mayor capacidad osteoconductora y osteoinductora que los actualmente existentes en el mercado.

El objetivo específico era determinar si el tratamiento con el material experimental SilOss® era tan efectivo y seguro como el empleo del material ya comercializado BioOss® para la regeneración ósea alveolar.

—¿En qué consistió su estudio? ¿Dónde se realizó y cuál ha sido la metodología y protocolo de actuación empleado en dicho trabajo?
—El equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca dirigido por el profesor Dr. Antonio López-Valverde, al que yo pertenezco, se encargó de realizar el ensayo clínico y la evaluación histológica del nuevo material de regeneración. Este nuevo sustituto óseo fue implantado en relleno de cavidades alveolares post extracción en 33 pacientes. El ensayo clínico se llevó a cabo íntegramente en las instalaciones de la Clínica Odontológica de la Universidad de Salamanca. En el diseño y realización del estudio se tuvieron en cuenta los principios éticos de la Declaración de Helsinki y el protocolo del ensayo fue previamente aprobado por el Comité Ético de Investigación Clínica del Área de Salud de Salamanca y por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
Se trata de un estudio prospectivo, unicéntrico, aleatorio, doble ciego y controlado.

—¿Con qué apoyos ha contado para llevar a cabo este estudio?
—Este proyecto forma parte de una convocatoria de proyectos INNPACTO financiados por el Ministerio de Economía y Competitividad (Referencia proyecto: IPT-2012-0560-010000). El promotor del proyecto es la empresa Azurebio S.L., que lidera el Dr. Arcadio García De Castro. La Universidad de Salamanca forma parte de un consorcio con otras entidades.

—¿Cuáles son las características que deberían reunir los sustitutos óseos «ideales»?
—El sustituto óseo ideal siempre será el hueso autólogo que reúne todas las cualidades deseadas en un injerto: osteoconducción, osteoinducción y osteogénesis.

Sabemos que actualmente los sustitutos óseos presentes en el mercado son principalmente osteoconductores, ya que actúan únicamente como andamios que conducen el crecimiento óseo.

—¿Cuál fue el procedimiento quirúrgico empleado en el estudio y el posterior postoperatorio?
—El procedimiento quirúrgico empleado en este estudio corresponde a la exodoncia de premolares superiores con una técnica de preservación alveolar y de cirugía mínimamente invasiva, mediante colgajo mucoperióstico de 3 mm de la cresta bucal y lingual. Y el posterior relleno de cavidades alveolares con el material correspondiente en cada caso y la colocación de una membrana de barrera reabsorbible para proteger el injerto.

A las 24 semanas post operatorias se realizaron las biopsias mediante trefinas y la colocación de implantes dentales en los alveolos regenerados.

—¿En qué consiste el nuevo sustituto óseo sintético Sil-Oss ® y qué ventajas presenta de cara a la regeneración ósea?
—La finalidad del proyecto es desarrollar un material diferente a los que existen en el mercado, que pueda constituir un aporte innovador y revolucionario al sector de los materiales de regeneración ósea para aplicaciones dentales y maxilofaciales.

El nuevo material presenta una composición de origen sintético que consiste en una combinación de monetita, hidroxiapatita, fosfato de calcio amorfo y gel de sílice que es gradualmente reabsorbido y libera iones Ca, P, Si y Zn que estimulan la actividad osteogénica en el sitio de implantación, lo que mejora la regeneración, igualmente su capacidad de reabsorción completa permite el crecimiento óseo del defecto en su totalidad, sin permanecer ningún resto de material. Además, no presenta ningún efecto adverso.

Una de las principales conclusiones del material analizado es, según la Dra. Blanco Antona, que este induce mayor cantidad de matriz osteoide que el ya conocido y comercializado.

—Según el estudio, ¿se han obtenido diferencias significativas en cuanto a seguridad y eficacia entre el sustituto óseo sintético Sil-Oss® con respecto al de control Bio-Oss®?
—No se observaron diferencias significativas durante todo el periodo de seguimiento entre ambos grupos con respecto a las variables de seguridad estudiadas: dolor, inflamación, fiebre, supuración y exfoliación material. Si se observó una reducción de las dimensiones de la cresta alveolar en ambos grupos experimentales.

Los resultados del estudio no evidenciaron diferencia estadísticamente significativa en seguridad y eficacia entre Sil-Oss® y Bio-Oss® usados para la preservación de las dimensiones del reborde alveolar.

—¿En qué aspectos se encontraron mayores diferencias entre ambos tratamientos?
—Las principales diferencias aparecieron en la radiodensidad ósea, siendo superior en el caso de BioOss®, incluso en el hueso adyacente.

La presencia de material remanente fue superior en el caso del BioOss®, lo que indica su baja reabsorción, esto explica por qué la densidad ósea es mayor que el propio hueso y que el material de estudio.

—¿Cómo evolucionaron los pacientes implantados tras la regeneración del hueso con dichos tratamientos?
—La evolución de los pacientes fue totalmente normal y sin incidentes, todos ellos fueron rehabilitados con implantes dentales y su posterior prótesis sobre implantes.
Seguimos realizando controles a todos los pacientes periódicamente sin observar ninguna complicación.

—¿Cómo resumiría los principales resultados y conclusiones de su estudio?
—No se detectó diferencia significativa entre el tratamiento experimental y el control en lo que respecta a las variables se seguridad estudiadas, fiebre, dolor, inflamación, supuración y exudación del material. En ningún caso se manifestó efecto adverso alguno. El tratamiento experimental y el control tuvieron la misma efectividad en el mantenimiento de las dimensiones del reborde alveolar.

Por todo lo expuesto se trata de un material totalmente seguro y eficaz que es más reabsorbible e induce mayor cantidad de matriz osteoide que el material ya conocido y comercializado.
La conclusión es que sería un material ideal de elección para estos tratamientos.

—¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta la investigación en el campo de la regeneración y preservación ósea de cavidades alveolares post-extracción?
—La mayor complicación observada en nuestro estudio nos conduce a estudiar los métodos de barrera existentes, ya que existe una pérdida de material en altura debida a la invasión de tejido conectivo del injerto. Lo que cualquier clínico siempre desea obtener es regeneración vertical. Este es el mayor desafío que tenemos, y debemos seguir estudiando.


Perfil profesional

  • Licenciada en Odontología por la Universidad Libre de Bruselas ULB en 2003.
  • Doctora por la Universidad de Salamanca con la mención CUM LAUDE en 2013.
  • Máster en Tratamiento del Dolor por la Universidad de Salamanca en 2009.
  • Profesora en la Universidad de Salamanca en la licenciatura y grado de Odontología desde el año 2008.
  • Coordinadora de la asignatura Clínica Odontológica Integrada de Adultos (Licenciatura) y
  • Prácticas Clínicas Tuteladas (Grado).
  • Miembro de dos grupos de Investigación de la Universidad de Salamanca: Avances en Salud Oral y Regeneración Ósea en Cirugía Bucal.
  • Líneas de investigación en regeneración ósea y nuevos biomateriales.

IV Premio de I+D+i

La Dra. Leticia Blanco Antona fue galardonada en la 19 edición de los Premios GACETA DENTAL 2016 con el Premio de I+D+i por el trabajo «Estudios de un nuevo material en regeneración y preservación ósea de cavidades alveolares post-extracción», en el que figuraba como firmante junto a otros colaboradores y que fue publicado en el número 282 de GACETA DENTAL. Juan Manuel Molina (Henry Schein) y Margarita Alfonsel (Fenin) fueron los encargados de entregarle el cheque y el trofeo acreditativo, respectivamente.