Mona, así se llama la hembra de jaguar que fue intervenida por un equipo de odontólogos en el zoológico de la localidad colombiana de Barranquilla. La operación se hizo con el objetivo de recuperar los colmillos del animal, que habían sido cortados y limados por una familia que la tenía cautiva. Como consecuencia de la ausencia de estas piezas dentales, el animal tenía dificultades al comer y morder y presentaba un alto grado de desnutrición.

«Le limaron los dientes y algunos de ellos estaban ausentes, lo cual le produjo una muerte pulpar dental, que afecta la formación del diente y la percepción de estímulos externos», explica la odontóloga endodoncista Ana María Erazo. El tratamiento, que se ha tenido que desarrollar en dos fases para no prolongar el tiempo anestésico del animal, ha permitido mejorar el tamaño y la forma de la tabla ósea de los dientes para evitar que el animal presente infecciones y pueda comer mejor.