Esteban Xam-mar. Protésico dental. Lérida
En el laboratorio trabajamos cada día con infinidad de productos. Es importante que todos ellos sean de calidad probada para minimizar o evitar problemas a lo largo del proceso de fabricación y poder dar garantías de nuestras prótesis.

Desde los yesos hasta los pulidores, pasan por nuestras manos aceites, ceras, revestimientos, resinas, aislantes, cerámicas… y así una larga lista.

Yo querría centrar mi atención en un material en el que no sólo es importante valorar su calidad, sino que su utilización esté generalizada para evitar mantener stocks mínimos, que en algunos casos son importantes inversiones, este material es el metal para prótesis fija.

En el mercado encontramos aleaciones nobles (de oro, de paladio…), titanio, aleaciones no nobles. En los laboratorios es normal encontrarnos con diferentes aleaciones nobles para cubrir las exigencias de los trabajos: para implantes, micro fresado, trabajos especiales para personas alérgicas…

Durante 20 años de profesión he utilizado muchas aleaciones nobles y no nobles; la que me servía para un tipo de trabajo no me servía para otro y así siempre iba cambiando.

Hace cinco años llegó a mis manos una aleación no noble denominada Talladium-Tilite con titanio, poco a poco la fui incorporando en mi trabajo diario, hasta la actualidad en que trabajamos casi exclusivamente con dicha aleación ya que las características de la misma nos permiten realizar todo tipo de trabajos.

Por este motivo me gustaría explicar el porqué es diferente esta aleación de las demás.

Cómo nace la aleación Tilite con titanio
En 1955 se desarrolló con éxito la primera aleación de oro, se utilizaba por su resistencia a la corrosión, pero era blanda y tenía una baja resistencia al calor.

A finales de los años sesenta salieron al mercado las aleaciones de metales no preciosos, estas se utilizaban probablemente a su resistencia a la deformación y su bajo coste, pero no se conseguía satisfacer los requisitos estándar sobre la invasión microbiana, ya que estas aleaciones procedían de fundiciones aeronáuticas sin ningún tipo de regulación, además las aleaciones de metales básicos se fabricaban en hornos y crisoles que corrían el riesgo de ser contaminados por metales como el cadmio, el boro, el hierro y el estaño. La mayoría de los metales se mantenían en estado líquido durante horas y a menudo contenían residuos metálicos industriales, por lo que resultaban aleaciones imprevisibles, de calidad desigual que provocaban problemas de adherencias, agrietamiento o desgasificacion.

Por ello en 1979 Talladium junto con el sector aeroespacial decidió investigar para descubrir la mejor aleación cerámica. Utilizando siete elementos poco corrientes y médicamente puros, se refinaron y destilaron (convertidos en líquidos), para luego calentarlos a temperaturas extremadamente altas en condiciones controladas, hasta producir vapor y enfriarlo de nuevo hasta su estado sólido. Así de esta manera conseguían un compuesto íntermetálico.

La pureza de los metales que utiliza Talladium junto con el titanio produce una aleación biocompatible en un 99,99 por ciento del mismo nivel de calidad que se utiliza en las prótesis ortopédicas, además cuenta con la certificación FDA, ADA, ISO 9002 y la CE.

Cualidades de la aleación Tilite con titanio
Una de las características más importantes que posee esta aleación es que disponemos de cuatro tipos diferentes de Tilite con titanio con diferentes coeficientes de expansión.

Tilite Star con un coeficiente de expansión de 14,5-14,6.

Tilite Premium con un coeficiente de 14,0-14,1.

Tilite V, con un coeficiente de 13,6-13,7.

Tilite Omega, con un coeficiente de 13,2-13,4.

Así de esta manera podemos utilizar la cerámica que queramos, ya que escogeremos el tipo de aleación conforme al coeficiente de expansión de nuestra cerámica, minimizando o anulando por completo los problemas causados precisamente por esa diferencia en el coeficiente entre el metal y la cerámica.

Otras aleaciones que existen en el mercado disponen de un solo coeficiente de expansión, eso sí, más amplio para poder abarcar el máximo número de cerámicas del mercado, lo que a veces provoca problemas.

Otra de las cualidades es que posee una formación controlada de óxido que proporciona una fuerza de pegado sin igual en las aleaciones cerámicas. Un estudio realizado en 1984 por la Universidad de Minnesota confirmó el alto grado de fuerza de comprensión de la porcelana pegada a Talladium Tilite. En este estudio, Talladium Tilite obtuvo un mejor resultado que una aleación de oro (Olimpia, J. F. Jelenko) y que otra ceramo-metálica (Rexilium III, Jeneric Gold Co.), cuando ambas habían sido calificadas anteriormente como las aleaciones con los grados más altos de fuerza de pegado. El agarre óptimo y la residencia a la compresión, demuestran ser superiores en un 30 por ciento a los ofrecidos por las mejores aleaciones preciosas, y más de dos veces superior a la mayoría de las aleaciones en base metálica analizadas hasta hoy.

Dado que las aleaciones Talladium Tilite tienen menor óxido, las sombras en la porcelana serán inexistentes, con lo que si por ejemplo estamos trabajando con un color A1, permanecerá estable y no cogerá una apariencia de C1.

En el proceso de fundición también encontramos ventajas cuando trabajamos con Tilite, podemos modelar las estructuras dos veces más finas que en otros metales, ya que la fluidez de la aleación es superior a otras marcas. Esto nos supone conseguir más espacio para la cerámica y un aumento de la estética.

En el laboratorio
En el día a día en nuestro laboratorio no sólo se realizan trabajos de coronas y puentes cerazo-metálicos, también nos encontramos con trabajos de micro fresados, telescópicas y trabajos sobre implantes…
La respuesta que nos da Tilite en trabajos más especiales es óptima, tanto en su tratamiento como en su pulido.

Una de las ventajas que creo más importantes es su utilización en trabajos sobre implantes, como hemos dicho anteriormente es una aleación de una pureza excepcional, la misma pureza médica que el hueso que el traumatólogo entablilla y que se usa para las válvulas del corazón. También está recomendada en pacientes con problemas de alergias.

En los trabajos sobre implantes ya es sabido por todos la importancia que tiene la unión de la base del implante con la estructura protésica, hasta ahora los únicos pilares con bases mecanizadas que existían eran de oro o de titanio. Con los pilares de oro el problema es que se tiene que sobrecolar con aleaciones nobles, lo que supone un incremento importante en el presupuesto de nuestro trabajo. Con los pilares de titanio el problema quizás es mayor, ya que el titanio no se puede sobrecolar y tenemos que soldar la estructura modelada a los pilares.

Si queríamos realizar el trabajo con una aleación no noble teníamos que utilizar pilares totalmente calcinables, lo que supone una unión imperfecta, entre el implante y la estructura, al estar la base colada; por ese motivo Talladium España junto con Ilerimplant (empresa dedicada a la fabricación de implantes y aditamentos) han desarrollado pilares con bases mecanizadas en Tilite y chimenea calcinable ya que Talladium Tilite es la ÚNICA aleación no noble que puede ser sobrecolada.

Cuando algún colado no ajusta bien porque se ha movido la estructura, tenemos dos opciones: o repetir el trabajo con la consiguiente pérdida de tiempo y de materiales, o cortar la estructura y soldarla; en este caso utilizaríamos la soldadura pre-cerámica o la soldadura láser.

Si tenemos que soldar algo a la estructura una vez colocada la cerámica, la aleación Tilite dispone de una soldadura post-cerámica, realizada con un 90 por ciento de metales nobles.

Ventajas para el paciente y la clínica
Normalmente los pacientes desconocen los materiales que se les colocan en boca.

Tilite es un aislante térmico, ya que por su composición no sufre alteraciones por la acción de la temperatura ambiental. Por eso aísla la pulpa gingival de los efectos y malestares que se producen al tomar algo frío o caliente.

Al no tener propiedades magnéticas, no causa dolor cuando es tocado con algo metálico (cuchara, tenedor…).

Tampoco tiene reacciones galvánicas con otras aleaciones que puedan estar presentes en la boca del paciente.

La mayoría de metales de porcelana parecen médicamente limpios cuando se pulen. Cuando se examinan en un microscopio se pueden ver impurezas en las micro porosidades. Se ha demostrado que esas micro porosidades contienen bacterias que producen toxinas. Los resultados de las investigaciones dicen que al cabo de meses o de años, éstas pueden producir enfermedades periodontales. Situaciones nada agradables.

Hoy en día hay un gran debate respecto al contenido de níquel en las aleaciones dentales. Talladium Tilite entiende la importancia de este tema y desea dar seguridad a los pacientes, doctores y a los laboratorios que están o quieran utilizar las aleaciones cerámicas Tilite con titanio, asegurando sus aleaciones en cinco millones de dólares, protegiendo de esta manera a pacientes, doctores y laboratorios que usan o son portadores de dichas aleaciones.

Agradecimientos
A las firmas:
— Ilerimplant, S.L.
— Talladium España
— Laboratorio dental Dranas.
— Laboratorio Técnicos Dentales.

Correspondencia.
Esteban Xam-mar
Email: exam@arrakis.es.