test
InicioCiencia y clínicaInfecciones faciales a causa de un diente infectado o una caries

Infecciones faciales a causa de un diente infectado o una caries

En un artículo publicado en Dentristry IQ, la Dra. Jaclyn Tomsic, – cirujana oral y maxilofacial de Cleveland (Ohio) – ofrece en forma de entrevista algunas indicaciones sobre las infecciones faciales. Desde cómo reconocerlas a cómo tratarlas y sus posibles consecuencias si no se hace a tiempo.

A continuación se recopilan algunas de sus indicaciones en el siguiente texto.

Qué causa las infecciones faciales

Las infecciones faciales se pueden desarrollar por muchos motivos, dos de los dos más comunes:

  • Por la existencia de un diente infectado.
  • A causa de una caries que no se ha tratado.

Tomsic informa que si la infección se extiende a través de la raíz del diente y luego crece dentro del hueso, se vuelve tan grande que lo atraviesa y llega a los tejidos blandos alrededor de la cara. Ahí es cuando se convierte en una infección facial o absceso.

Síntomas

  • Asimetría facial en forma de hinchazón en un lado de la cara.
  • Cara firme, cálida y sensible al tacto.
  • Al pasar el tiempo se desarrolla un enrojecimiento de la piel.
  • A veces acompañado con dolor de dientes o dolor de muelas.
  • A medida que avanza la infección, es posible que se presente algo de drenaje intraoral. Y si la infección ha sido causada por un diente y es muy grave, puede incluso propagarse y volverse tan grande que atraviese la piel.

Posibles consecuencias

Un absceso clínico puede crecer y expandirse rápidamente a otras partes del cuerpo. Por eso, recalca la doctora, es importante tratar los abscesos faciales, en la mayoría de los casos, dentro de las primeras 24 horas, porque si hablamos de una infección oral grave, aunque no suele ser el caso, esta puede llegar incluso al corazón.

Los abscesos faciales se pueden dar en:

  • La región de la cabeza y el cuello, donde ya de por sí un absceso entraña peligro, pero aún más si se propaga hacia la garganta, pudiendo llegar a cerrarla en el peor de los casos.
  • Espacios alrededor de la cara donde se puede acumular el líquido. Concretamente, los que se encuentran dentro de la mandíbula y adyacentes a la garganta, según Tomsic, pueden volverse muy peligrosos.
  • Las vías respiratorias. Si es así, se percibirán signos graves y preocupantes, ya que conlleva dificultad para tragar, pudiendo sentir incluso dolor. Dificultad para respirar, sobre todo si están acostados, teniendo que sentarse en algunos casos para poder tomar aire. En cualquiera de estos casos, la doctora apela ir a urgencias inmediatamente.
  • Alrededor del ojo. En este caso, la infección facial puede provocar edema periorbitario que, cuando es significativo, puede hacer que el ojo se cierre por la hinchazón. Pero la doctora afirma que raramente una infección no tratada puede conducir a la ceguera.

Y aunque no es lo normal, a veces los abscesos pueden llegar al cerebro. Aquí puedes leer, de hecho, sobre cinco casos de abscesos cerebrales por infección odontogénica.

¿Cuándo se necesita cirugía?

Solo en infecciones faciales significativas.

  • Ya en el hospital, el paciente tomará antibióticos y analgésicos intravenosos.
  • Normalmente en las siguientes 24 horas se planifica una incisión quirúrgica y un drenaje. Pero puede que se tarde más tiempo, depende de la gravedad y el riesgo inmediato de propagación. explica la Dra. Tomsic.
  • El ingreso en el hospital puede durar entre uno y tres días, durante los cuales se sigue administrando antibióticos y analgésicos por vía intravenosa.
  • Tras el alta, esos antibióticos y analgésicos se tomarán vía oral.
  • Normalmente se realiza al menos una visita posoperatoria para verificar que todo va bien.

Fuente: Dentistry IQ.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!