Nuevos enfoques para el tratamiento de la periodontitis
Una investigación aporta un nuevo enfoque para el tratamiento de la periodontitis. Imagen; Orange Deer studio. Shutterstock.

La terapia de la periodontitis, principal causa de pérdida de dientes en adultos, representa un gran desafío para los dentistas. Por eso hay numerosas investigaciones que abordan esta problemática, desde diferentes ángulos, tales como estudios que revelan que unas células concretas son capaces de proteger de la enfermedad de las encías, o que los neutrófilos acumulados en los tejidos inflamatorios podrían liberar dsRNA en la boca y participar en la progresión de la inflamación ósea durante la enfermedad periodontal.

En otra investigación, publicada en The Magazine of the Austrian Science Fund, se explora cómo las células madre mesenquimales dentales (MSC) interactúan con las defensas inmunitarias del cuerpo, y muestra que la vitamina D3 juega un papel decisivo en este contexto. Junto con la hipótesis de que la interacción de las MSC dentales con las células inmunes es de vital importancia en el desarrollo de la periodontitis.

Oleh Andrukhov, director del Centro de Competencia para la Investigación Periodontal en la Clínica Dental de la Universidad de Viena y biólogo celular responsable del estudio, declara que “hasta ahora, [las MSC] se consideraban principalmente una herramienta útil para la regeneración de tejidos. Pero también tienen la capacidad de influir en las células inmunitarias. En otras palabras: tienen un efecto inmunomodulador”.

Sin embargo, aunque ya existen estudios en los que se relaciona la falta de Vitamina D con la enfermedad periodontal, este punto, según la publicación, nunca se ha investigado sistemáticamente. Que es exactamente lo que Andrukhov y su equipo de estudiantes han hecho durante cinco años gracias a un proyecto financiado por el Fondo de Ciencias de Austria FWF.

Resultados de la investigación

Lo que hizo el equipo de investigación fue aislar células sanguíneas de personas con buena salud dental y general, al mismo tiempo que células madre mesenquimales (células progenitoras) de dientes extraídos.

“Desarrollamos nuestro propio modelo para examinar la interacción entre las células madre y las células inmunes y la vitamina D3”, explica Andrukhov. Modelo que permitió conocer a su equipo que los tres factores formaban un sistema perfectamente equilibrado, donde se da “una interacción recíproca constante entre las células inmunitarias y las células madre dentales”.

El papel de la citocinas

Este equilibrio depende sobre todo de las características de la cavidad bucal, principalmente de la presencia de citocinas proinflamatorias.

  • Esto es así porque la producción de citocinas por parte de células inmunitarias activa a las MSC dentales.
  • Y a su vez, las MSC dentales suprimen la actividad de las células inmunitarias, lo que conduce a una menor producción de citocinas.

Es decir, mantener esta interacción en equilibrio podría ser un factor esencial para la progresión de la periodontitis y para la regeneración del tejido dental.

Cuando se ha estudiado por ejemplo la relación entre periodontitis y artritis reumatoide, también se ha hablado del papel de las citocinas, pues efectivamente, el equilibrio entre citocinas proinflamatorias y antiinflamatorias es crucial a la hora de que se produzcan inflamaciones.

¿Y qué tiene que ver la vitamina D3?

De acuerdo a los datos aportados por el estudio, se ha demostrado que la vitamina D3 influye en este equilibrio entre las células inmunitarias y las MSC dentales de la siguiente manera:

  • Por un lado, la vitamina D3 reduce la producción de citocinas proinflamatorias, al inhibir la actividad de diversas células inmunitarias
  • Y también inhibe la actividad inmunomoduladora de las MSC dentales.
  • Pero además, estas propiedades de la vitamina D3 son a su vez inhibidas por factores bacterianos y reguladas por citocinas.

Por lo tanto, la vitamina D3 influye en las condiciones locales de la boca, a la vez que su bioactividad es modulada por estas mismas condiciones.

Los siguientes pasos

Según los hallazgos del estudio, surgen dos posibles nuevas vías de tratamiento de la enfermedad de las encías:

  1. La administración de dosis más altas de vitamina D3 podría servir como terapia complementaria para la periodontitis.
  2. Y la eficacia de la vitamina D3 podría mejorarse cambiando las condiciones locales.

“Sin embargo, todavía tenemos que averiguar cuáles son las condiciones óptimas”, señala Andrukhov. Y por eso, han lanzado “un proyecto de seguimiento para explorar la cuestión de qué subpoblación de células madre es la más adecuada para uso terapéutico. Esto nos permitirá cerrar la brecha entre la investigación básica y la aplicación clínica”.

Fuente: The Magazine of the Austrian Science Fund.