InicioTendenciasGestiónHabilidades para ser más productivos en la clínica

Habilidades para ser más productivos en la clínica

Marcial Hernández Bustamante
Coach Certificado por Bureau Veritas en Nivel Platino. National Excellence Assessor EFQM. Experto en Coaching Dental, Gestión y Marketing Dental. Director General VP20 Consultores.
Habilidades para ser más productivos en la clínica dental
Delegar en otros es otra forma de decir no a los ladrones de tiempo y de concentración, empoderando a otras personas del equipo. Shutterstock/Porfotoinfot

Todo el mundo quiere ser más productivo, pues al ser más productivo se consigue el propósito y la capacidad de descubrir nuevas oportunidades.

El propósito es aquello que cada uno llevamos dentro y nos indica dónde están nuestros objetivos y cómo es el camino para llegar a ellos. A todos nos resulta un poco absurdo hacer cosas cada día que no tengan como fin acercarnos al lugar donde queremos estar, ya sea en el terreno profesional o personal. El significado de propósito más común es esa intención o motivación que impulsa a una persona a realizar o dejar de realizar una acción para alcanzar un alto nivel de bienestar.

Muy a menudo, en los procesos de consultoría que desarrollamos en VP20, descubrimos que un punto de partida común de los odontólogos/empresarios con los que trabajamos es que no tienen claro un «para qué» hago que lo que hago.

La estrategia, clave

Levantarse cada día sin un «para qué» hace que la tarea de atender pacientes o resolver problemas de personal o proveedores vaya perdiendo aliciente progresivamente. En esta situación lo importante es dar un paso atrás, mirar con perspectiva y descubrir que eso es una «táctica» y lo importante es tener «estrategia», tener algo más grande y más ambicioso. Esa estrategia se llama propósito.

A veces pensamos que la eficacia en productividad pasa por una solución predefinida y que es la misma para todo el mundo. La incorporación de la última tecnología o la formación continua en nuevas técnicas o tratamientos son, sin duda, el ungüento mágico que todo el mundo quiere tener. En cambio, el éxito en la productividad de muchos empresarios, antes que nada, pasa por encontrar una serie de hábitos y herramientas productivas entre las habilidades, recursos y preferencias de cada uno.

Cualquier proceso de mejora de la productividad que realizamos en la consultora con nuestros clientes tiene una primera parte de autoconocimiento, donde analizamos, desde una amplia panorámica, cuáles son las fortalezas, oportunidades y valores en los que destaca cada uno de ellos y cómo esas herramientas pueden ayudar a mejorar la productividad de su clínica. Es importante conocer la capacidad de comunicación y cómo abordarla en relación con el equipo de la clínica y también en qué modelo de «venta» se encuentra el profesional, es decir, su capacidad de persuasión tanto para transmitir a sus pacientes la importancia del cuidado de su salud bucodental a través de sus diagnósticos como para que elijan su clínica.

Un elemento clave en el objetivo de conseguir productividad es dedicar tiempo, por una parte, antes de comenzar, y, por otra, al terminar la estrategia. Einstein decía: «Si yo tuviera una hora para resolver un problema, y mi vida dependiera de la solución, gastaría los primeros cincuenta y cinco minutos en determinar la pregunta apropiada, porque, una vez conociera la pregunta correcta, yo podría resolver el problema en menos de cinco minutos». Muchos odontólogos tienen muy presente que su función principal solo es ser muy buenos en su práctica diaria en boca y consideran un «arte menor» conseguir que la clínica funcione como un reloj suizo y que su equipo esté entusiasmado con lo que hace. Deben dedicar tiempo a ver cómo tienen que abordar la situación, con qué herramientas y recursos hay que contar y cuánto tiempo, energía o inversión será necesario. Al igual que en el gabinete, no se trabaja paciente tras paciente sin parar, sino que la jornada arranca pensando cuánto tiempo voy a requerir, qué material necesitaré, si está todo dispuesto, si ha llegado la prótesis, quién me asistirá, etc., esto se debe hacer en relación al resto de áreas de la empresa.

Lo que es del todo innovador a favor de la productividad es unir esa planificación previa con un proceso de repaso posterior a la tarea, tras una conversación con un colaborador o de una reunión con el equipo, al igual que se hacen revisiones después de poner unos implantes para verificar que va todo bien. Vamos a ver cómo me ha ido el día o esa reunión con el equipo y de ahí hacerse tres preguntas: ¿qué ha funcionado especialmente bien?, ¿qué puede mejorar? y ¿qué voy a hacer mañana para mejorar esta situación?

Sistema Kaizen

Este sistema de mejora continua, también conocido como Kaizen, es un modelo muy popular en el ámbito empresarial. Se basa en la idea de que pequeñas acciones, realizadas de forma organizada y continua, pueden hacernos alcanzar objetivos muy importantes. En definitiva, se trata de hacer que la parte consciente de nuestro cerebro actúe por encima de la parte inconsciente y automática, permitiéndonos tener el control.

La realidad es que en la clínica siempre hay más cosas que hacer que tiempo para hacerlas. El ritmo diario con el que se trabaja impide muchas veces mantener la energía suficiente para realizar todas las tareas pendientes.

Lo que es evidente que es esta realidad no se puede evitar, por tanto, hay que aprender a decir no a las cosas que nos alejan del propósito; a las distracciones o a las imposiciones de terceros que, en muchos casos, son los pacientes o proveedores; a lo que no está claro o simplemente, decir no, a las cosas para las que no es el momento. No es fácil y en muchas ocasiones se evita la negativa por no sentirnos culpables. Por tanto, se debe practicar la asertividad, que es la capacidad que tienen las personas de expresar las opiniones, los sentimientos, las actitudes y los deseos, y reclamar los propios derechos, con el objetivo de conseguir una mayor productividad. Se trata, en definitiva, de tener menos obligaciones para decidir. Centrarse en lo importante ayudará a tener menos cosas en la cabeza y esto permitirá tener menos distracciones y más concentración en lo que hagamos. No se trata de no afrontar las cuestiones, en todo caso, de jerarquizar y aprender a «meter en la nevera» asuntos o decisiones que no deben estar rondando constantemente.

Delegar de manera efectiva en otros es otra forma de decir no a los ladrones de tiempo y de concentración, empoderando a otras personas del equipo a que puedan ser ellos los encargados de desarrollar esa tarea. Es importante que estas personas sepan por qué los has elegido a ellos, qué necesitas y para cuándo. Eso sí, delegar de manera efectiva también conlleva dotar de recursos y herramientas necesarias para el objetivo que se pretende alcanzar, estando dispuesto a apoyar en cualquier momento.

Acciones vs decisiones

Son tus acciones, no tus decisiones, las que marcan tu destino. La capacidad de ejecutar aquellas decisiones que supones más importantes te sitúa en un plano superior o inferior de productividad. Si sabes lo que hay que hacer y sabes cómo se hace: ¿por qué no lo haces?

UNIR LA PLANIFICACIÓN PREVIA Y EL REPASO DE RESULTADOS OBTENIDOS CON LA ESTRATEGIA DEFINIDA ES CLAVE PARA EL AUMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD

La acción cuesta esfuerzo y en la acción hay conflicto y errores, por eso muchos odontólogos/propietarios se quedan estancados en esa fase de pensamiento en lo que respecta a la gestión de la productividad de su negocio. Es más fácil apuntarse a un curso de alguna técnica clínica nueva con el fin de ser mejor odontólogo, que enfrentarse al desconocido mundo de la productividad, aplazando, en lo posible, las decisiones relativas a cómo gestionar de forma eficaz mi clínica.

El ciclo de un hábito comienza en el momento que una determinada señal se convierte un deseo, este se convierte en acción, la repetición de la acción crea una rutina y la rutina genera una recompensa. Y, cuidado, porque la recompensa puede ser buena o mala.


VPveinte Consultores es miembro del Club Excelencia en Gestión y del Club de Evaluadores Acreditados de la EFQM. Además, es la empresa líder en España en consultoría y marketing dental.

Con más de 30 años de experiencia en el sector y, habiendo trabajado en más de 2.000 clínicas privadas con resultados más que satisfactorios, es sinónimo de éxito en la implantación de herramientas de gestión eficientes entre sus clientes. De todas las técnicas utilizadas, cabe destacar el Coaching Dental. Esta es una herramienta que lleva siendo utilizada en empresas de todos los ámbitos de EE.UU. desde hace más de 30 años. El coaching ofrece una amplia visión de dirección y gestión de la clínica a los responsables de la misma, haciendo que sus aptitudes mejoren y esto se traduzca en un aumento de la cartera de pacientes y de los beneficios de la clínica. Marcial Hernández Bustamante, director general de VPveinte Consultores, ha sido certificado por Bureau Veritas con nivel Platino en Servicios Profesionales de Coaching, siendo la consideración de mayor prestigio que existe en el mercado.

Para más información: www.vp20.com

Autores

Coach Certificado por Bureau Veritas en Nivel Platino. National Excellence Assessor EFQM. Experto en Coaching Dental, Gestión y Marketing Dental. Director General VP20 Consultores.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí