InicioNoticiasFinal del verano: por qué hay que acudir al dentista y consejos...

Final del verano: por qué hay que acudir al dentista y consejos para recuperar la salud dental

El final del verano es una época idónea para realizar una revisión bucodental completa y retomar la rutina de la mejor manera posible, ya que los cambios y el descuido en los horarios, la rutina y la alimentación, – algo propio del periodo estival y sus vacaciones -, pueden provocar la aparición de problemas bucodentales como las caries, halitosis o enfermedades gingivales.

¿Por qué acudir al dentista al terminar el verano?

“Tras unas semanas de excesos en las que es común la ingesta de alimentos azucarados y grasos y alcohol, así como no llevar una correcta higiene bucodental ni ser tan constante como durante el resto del año, es preciso retomar la normalidad acudiendo al dentista para que valore los efectos que ha tenido el verano en nuestra salud bucodental”, explica Ignacio Pastor, odontólogo del departamento de Innovación y Calidad Clínica de Sanitas Dental.

Posibles problemas al producir menos saliva debido al calor

Por otro lado, al subir las temperaturas, podemos experimentar una menor hidratación en nuestra boca, lo que conlleva un efecto directo sobre la salud bucal. Es decir, se produce menos saliva, por lo que la boca tendrá menos capacidad desinfectante, lo que aumenta el riesgo de caries, gingivitis y periodontitis.

Aunque parezca de primeras que no tiene importancia y lo hemos solucionado simplemente bebiendo más líquido, ni el alcohol ni los refrescos nos pueden dar la protección que ofrece la saliva. Para muestra, y que además nos da una visión de lo importante que es, lo que sucede con el Síndrome de Sjögren, el cual dificulta la producción de saliva y fomenta la patología bucal múltiple. Por lo que, efectivamente, acudir al dentista y asegurarnos que está todo bien, es recomendable.

Cuando has recibido algún golpe en la boca durante las actividades veraniegas

En nuestro artículo ‘Por qué me duelen los dientes en verano’, donde también abordamos de la mano del Dr. Pardiñas las problemáticas que pueden surgir durante la época estival, hablábamos además de los golpes en los dientes, algo muy común en los niños, pero también puede pasar en adultos. Para comprobar que el diente está en buen estado, tanto si duele como si no, lo mejor es ir al dentista, quien lo observará para ver que no hay microlesiones en el esmalte que en un futuro puedan dar complicaciones.

¿Puede que tengas alguna afección dental y no te hayas dado cuenta?

La Dra. María José Díaz-Gil, de la Clínica Sant Jaume, explica que a veces el no cepillarse las tres veces al día de rigor podría haber causado acumulación de sarro. O puede que se te haya partido un trocito de muela al comer algo y no te hayas dado cuenta, al ser una pieza que se sitúa tan atrás. Si no lo corriges, con el tiempo puede que siga aumentando el deterioro de la pieza. Pero si vas a una revisión con el dentista, todo esto se puede detectar.

Si llevas una prótesis dental

Cuidado: Las altas temperaturas del verano benefician la reproducción de gérmenes en las prótesis dentales, por lo que si no has seguido nuestros consejos de cómo cuidar tu prótesis en el verano, lo mejor es que acudas a tu dentista para comprobar que está todo bien.

El Ilustre Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Asturias (CODES) añade a todos estos puntos que la revisión dental tras el verano permite a los profesionales detectar patologías incipientes que, si no se tratan, pueden seguir evolucionando a lo largo del tiempo. La caries, la gingivitis y los traumatismos dentales, así como sus consecuencias (halitosis, sangrado de encías e hipersensibilidad, entre otros) son los problemas bucodentales más frecuentes en verano.

Y concluye que la revisión dental después de las vacaciones permite reforzar el tratamiento más efectivo: la prevención.

Consejos para nuestra salud bucal tras las vacaciones

Desde Sanitas Dental recomiendan una serie de pautas a seguir:

Es el momento de volver a llevar una dieta equilibrada y saludable

Hay que tratar de recuperar los hábitos alimenticios anteriores a las vacaciones. Incrementar el consumo de alimentos ricos en vitaminas, calcio y fibra resultará muy beneficioso para la salud de los dientes y las encías.

Sin olvidar el consumo de lácteos, que aportan calcio y ayudan a fortalecer el esmalte tras los excesos veraniegos.

Beber mucha agua

Durante las vacaciones se produce un aumento del consumo de refrescos azucarados y alcohol, esto incrementa el riesgo de padecer problemas como las caries. Por lo que se recomienda primar la ingesta de agua y reservar las otras bebidas para momentos específicos.

El agua contribuye a mantener la cavidad oral húmeda, lo que a su vez facilita la producción de saliva, limpiando la boca de bacterias.

Hay que volver a la higiene dental previa a las vacaciones

O lo que es lo mismo, cepillarse los dientes tres veces al día, después de cada comida. Prestando especial atención al cepillado nocturno, acompañándolo del uso correcto de seda o hilo dental y colutorio.

La CODES recomienda practicar estos hábitos en familia, ya que ayudará a fijar una costumbre en los niños.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí