319_Encuentros
De izda. a dcha., Miguel Arroyo, Javier Pérez, Jesús Isidro, Rafael Gutiérrez de Rave, María Paz Salido, Gema Bonache (Gaceta Dental), Imanol Donnay, Araceli Morales, Fabián Soto y David González.

Miembros de SOCE examinan la realidad formativa en Odontología Digital

Cómo establecer las claves para elegir un buen programa formativo, quiénes son los principales agentes docentes o cómo es la calidad de la nutrida oferta de cursos en Odontología Digital fueron algunos de los aspectos que abordaron diferentes miembros de la junta directiva de la Sociedad Española de Odontología Digital y Nuevas Tecnologías (SOCE) en un encuentro organizado por Gaceta Dental. La jornada sirvió también para profundizar en la labor de una organización que ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años, que tiene muchos proyectos sobre la mesa y que se prepara para su gran cita: su congreso anual, que en esta ocasión se celebrará en Málaga los días 31 de enero y 1 de febrero.

Muchos de los profesionales del sector dental, tanto clínicos como técnicos, coinciden en que la Odontología Digital ya es una realidad en el día a día de su práctica. De ahí que subirse al tren de lo digital y responder al reto que supone una adecuada y prolongada curva de aprendizaje sea una necesidad cada vez más perentoria. Por todo ello, Gaceta Dental organizó, con el patrocinio de la Sociedad Española de Odontología Digital y Nuevas Tecnologías (SOCE), una reunión profesional en la que se debatió sobre el actual escenario formativo de un campo que no para de crecer: la Odontología Digital. Desde SOCE acudieron al encuentro buena parte de su junta directiva: los doctores Imanol Donnay (presidente), María Paz Salido (vicepresidenta), Araceli Morales (secretaria), David González, Jesús Isidro, Rafael Gutiérrez de Rave (vocales) y los técnicos de laboratorio Javier Pérez, Fabián Soto y Miguel Arroyo (vocales).

El doctor David González se encargó de abrir el encuentro, desgranando uno a uno los diferentes protagonistas formativos en el campo digital. Así, comenzó con el más antiguo de todos ellos, la universidad, que «debe tener un objetivo capacitante para que el futuro odontólogo aprenda una profesión y sea capaz de ejercerla. Lo bueno que tiene o que debería tener la universidad es que es plural, es decir, los estudiantes asisten para aprender todos los tipos de tecnología, sin sesgo de ningún tipo».

A continuación, el Dr. González se refirió al papel de la industria como una faceta formativa muy potente hoy en día debido a la organización de congresos de gran calidad: «Su objetivo es menos romántico, ya que lógicamente buscan un beneficio económico a través de la captación de nuevos odontólogos mediante formación, enseñando su tecnología para que aprendan a utilizarla y fidelizando a los que ya la están utilizando, ya que para que alguien compre hoy en día algo digital es importantísimo el servicio posventa». Como agente formativo, el Dr. González aseguró que actualmente «en Odontología tienes que demostrar que eres buen comunicador, que tienes una buena praxis odontológica y, también, cómo no, ser digital», finalizó.

«En SOCE nuestro objetivo es la divulgación del conocimiento científico y que la gente se incorpore definitivamente a la Odontología Digital», Dr. Imanol Donnay

Por su parte, el presidente de SOCE, el Dr. Imanol Donnay, también fue crítico con la industria: «ésta nos oferta multitud de aparatología. Yo soy comprador habitual, como otros muchos que hay en España, y eso después te diferencia, pero especialmente nos encontramos con el problema que el soporte postventa se ha de mejorar sustancialmente. La industria va mucho más rápido».

El Dr. González prosiguió su exposición sobre los agentes formativos con las sociedades científicas, a su juicio, las de mayor calidad para el que ya es odontólogo «puesto que organizan congresos globales donde encontrar y comparar, en un foro común, qué beneficios puede tener un sistema u otro. Aquí el objetivo ya no es tanto capacitante, sino de especialización. Son profesionales que lo que quieren es mejorar su práctica por medio, en este caso, de la digitalización».

«Hoy en día ser digital te diferencia. El día de mañana ya no habrá opción, como no estés digitalizado estás fuera», Dr. David González

Por último, González habló de aquellos profesionales independientes que tienen su práctica clínica y lo que pretenden es «transmitir su conocimiento y experiencia a otros compañeros. Suelen estar ultra especializados en algo muy específico y lo transmiten», concluyó.

En este sentido, el Dr. Jesús Isidro señaló que «si vamos a elegir una formación profesionalizante tenemos que establecer los objetivos para los que queremos ser digitales. Si nuestro objetivo es hacer un trabajo clínico tenemos que evaluar qué partners tecnológicos o qué compañeros nos van a ayudar o van a intervenir en ese trabajo, que generalmente serán laboratorios, centros de fresado, casas de Ortodoncia…, y haremos, de la mano, una formación específica. Tradicionalmente en Odontología hemos estado solos, cada uno en nuestra isla y hoy en día han aparecido nuevos agentes. Si no tenemos un objetivo claro, difícilmente podremos acceder a una formación determinada y probablemente lo que suceda es que nos frustremos porque tengamos una formación dispersa, generalmente compleja y una curva de aprendizaje que se va a alargar muchísimo».

Por su parte, el Dr. Rafael Gutiérrez de Rave afirmó que «hoy en día tenemos una gran oferta de formadores en el tema digital. Sin embargo, es algo tan nuevo que no sabemos hasta qué punto éstos están capacitados o tienen la calidad suficiente como para transmitir a la gente sus conocimientos».

Respecto al papel de la universidad, para el Dr. Guitérrez de Rave, «ésta ha llegado tarde al ámbito digital, pero lo ha hecho para quedarse. Y digo que ha llegado con retraso porque España es uno de los países más pioneros en materia tecnológica. Ha sido un camino largo. De hecho, nuestra Sociedad tiene unos antecedentes históricos importantes. Hemos sido la primera entidad en tocar el tema digital. Actualmente, la Odontología Digital es cara y tiene un periodo de formación, una curva de aprendizaje larga. Esto desaparecerá cuando los que están en la universidad ahora terminen sus estudios» aseguró.

«Una de las principales ventajas de la Odontología Digital es que integra a todas las especialidades», Javier Pérez