«Los profesionales de la salud no ofrecemos la suficiente información sobre la periodontitis y la diabetes», Dra. Silvia González

La Dra. Silvia González.

¿Cómo debe actuar el dentista?

Una vez constatado que la salud bucal y periodontal debe ser parte integrante en el manejo de la diabetes, la colaboración entre profesionales de la Medicina y la Odontología pasa a ser cada vez más importante. De hecho, y tal y como aseguraba el Dr. Montero, «los profesionales de la salud bucodental somos día a día más conscientes de que la boca no está aislada del resto del organismo y que los problemas periodontales, en particular, tienen mucha relación con otras posibles afectaciones de la salud de los pacientes. Entonces, sí que es verdad que quizás quede ese paso por dar de establecer protocolos, que no tenga que ser un sobre esfuerzo para el profesional, sino que existan unas guías clínicas de cómo actuar, por ejemplo, ante los pacientes que tienen diabetes, o ante los que tienen periodontitis y por su historia médica veamos que puede que tengan un riesgo aumentado de tener diabetes y no lo sepan. En este sentido, también es indispensable el papel del higienista, ya que muchas veces son los que tienen un trato más cercano, quienes ven al paciente con mayor regularidad, quienes disponen de más tiempo para realizar esas labores de promoción de hábitos de salud oral, pero también de salud general». Precisamente, y desde el punto de vista de la Atención Primaria, la Dra. Silvia González, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, odontóloga y miembro del grupo de Respiratorio y Diabetes de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), afirmó que «no está protocolizado en ninguno de nuestros ítems que el paciente vaya al odontólogo para ver si tiene enfermedad periodontal. Yo siempre he reclamado que la primera vez que detectes a un paciente diabético, directamente le derives al odontólogo para que le haga la revisión. Y, efectivamente, cuando al paciente le mejora su glicada, éste mejora mucho su enfermedad periodontal. Pero no todos los profesionales están implicados. Yo misma, antes de ser odontóloga, no tenía en la cabeza derivar al dentista».

Los doctores Girbés y Montero explicaron los últimos datos conocidos sobre la evolución del número de pacientes con diabetes y periodontitis.

A este respecto, la Dra. Argibay comentó que «todo lo que consigamos hacer a nivel bucal puede tener una relevancia sistémica, con lo cual, si nosotros somos capaces de mejorar la salud bucal de nuestros pacientes, estamos mejorando su salud general y viceversa. Nos cuesta porque estamos muy acostumbrados a trabajar de forma muy independiente. Los primeros que tenemos que creer que formamos parte de la profesión médica somos nosotros y tenemos que apoyarnos en el resto del colectivo, porque la aportación de las demás especialidades médicas va a hacer que nuestros tratamientos sean también más efectivos y que obtengamos muchos mejores resultados. Además de esto parece fundamental dotar a nuestros pacientes de la mayor cantidad de información posible acerca de su patología y de la prevención de la misma. Para ello, siempre es recomendable que el mensaje provenga de los distintos profesionales y se refuerce por medios de divulgación con información clara, veraz y actualizada. Por ejemplo, desde SEPA se cuenta con la revista «Cuida tus Encías», una publicación útil y atractiva que nace con la idea de promocionar la salud general entre los pacientes».

«Nos queda un camino enorme por desarrollar, con mensajes reforzados y que estén consensuados con otros profesionales», Dr. Jaime Román

El Dr. Jaime Román.

Detección precoz

En cuanto a si el dentista puede contribuir al diagnóstico precoz de casos de diabetes desde su consulta, en opinión del Dr. Montero, «también hay que ser respetuoso con las competencias de cada uno, por lo que hablar de diagnóstico quizás sea demasiado, pero sí se puede cribar a aquellos pacientes a los cuales se les puede referir para que, eventualmente, puedan recibir un diagnóstico de confirmación». En esta línea, el Dr. Montero aseguró que «SEPA ha realizado un estudio multicéntrico, el Diabetrisk, del que se desprende que seguir un protocolo en el que se aplique un cuestionario, fundamentalmente en aquellos pacientes de riesgo que puedan desarrollar diabetes, junto con un determinador de hemoglobina glicosilada, que es algo de fácil empleo y que se podría implementar en cualquier consulta, puede ayudar a filtrar a aquellos pacientes que puedan ser candidatos a presentar diabetes o prediabetes. Particularmente, en dicho estudio hemos detectado más de 30 casos de pacientes que presentaban diabetes y alrededor de 70 casos que presentaban prediabetes. Esto es entre un 2% para el caso de la diabetes y un 7,8% para el caso de la prediabetes, lo que tiene unas repercusiones muy importantes en términos de salud pública, dado que, además, el tratamiento periodontal de estos pacientes puede ayudarles a mejorar su control glucémico y reducir la tasa de incidencia de complicaciones».

«Los pacientes diabéticos no controlados tienen tres veces más riesgo de sufrir enfermedades periodontales», Dra. Olalla Argibay

La Dra. Olalla Argibay.

Desde su experiencia, Jaime Román afirma que «evidentemente, en la farmacia nos consultan mucho y empezamos a ver que las personas no tienen nada claro esa relación bidireccional o esa periodontitis como una complicación de la diabetes. Hay mucha gente susceptible de ser ayudada, desde su problema de salud cardiovascular principal como puede ser la diabetes, a una de las complicaciones como puede ser la periodontitis. Entonces, todo lo que sea profundizar cuando te consultan de lo que hay detrás de esa persona es lo más interesante».