«Debemos ser modernos, pero desde la tradición. Con unas bases sólidas y buena formación»

Odontología Estética
De izda. a dcha., Nacho Rodríguez, Luis Jané, Loli Rodríguez, Gema Bonache (Gaceta Dental), August Bruguera, María Peraire, Miguel Roig, Sandra Fernández, Joan Josep Guarro y Tomás Escuín.

Avances en Odontología Estética

Con la vista puesta en el congreso que las sociedades científicas SEPES e IFED celebrarán el próximo octubre en Barcelona, nos trasladamos a la Ciudad Condal para hablar de Estética Dental con referentes en una disciplina que vive su momento de mayor auge. A lo largo de la conversación surgieron temas muy interesantes, como la práctica clínica de los perfiles más jóvenes; la irrupción de las redes sociales como herramientas de comunicación o como escaparates de tratamientos; del papel de la industria en el desarrollo del sector; de tecnología y de la necesidad de que cale en la población el mensaje de que la Odontología no es un producto, sino un servicio que, por encima de todo, busca la salud del paciente.

No habíamos celebrado aún un encuentro de trabajo en Barcelona y la ocasión, sin duda, lo merecía. Y es que la Ciudad Condal será la sede del Congreso que SEPES –Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética– e IFED –Federación Internacional de Odontología Estética, que preside el español Jaime A. Gil– celebran conjuntamente del 10 al 12 de octubre próximos y que convertirá a nuestro país en el punto de encuentro de la Estética Dental a nivel mundial.

Por este motivo, y con el apoyo de SEPES, reunimos en un emblemático hotel de la capital catalana a los doctores Miguel Roig, Loli Rodríguez, Sandra Fernández, Tomás Escuín, Joan Josep Guarro, María Peraire, Luis Jané y Nacho Rodríguez, además del reconocido técnico de laboratorio August Bruguera. La vinculación de muchos de ellos al campo educativo, sobre todo, universitario dio pie para hablar de dos grandes temas: la formación y la investigación.

Delimitación

La Odontología Estética vive un momento dulce debido al incremento de la demanda de sus tratamientos, lo que provoca que «el alumno de Grado solicite más programas de Postgrado centrados en esta rama, y que cada vez haya más necesidades de aprender esta materia», afirmó la Dra. Loli Rodríguez. Pero, ¿sabemos bien qué es y qué abarca la estética? «Yo, por ejemplo, no estoy en el ámbito universitario, pero puedo dar la visión de la contratación. Curiosamente cuando pregunto a los júniors sobre sus intereses odontológicos, muchos te dicen que la estética. Y cuando les digo qué es para ellos la estética me hablan de hacer carillas de composite. Éste es su concepto de especialista. Aquí es donde chocamos», advirtió el Dr. Joan Josep Guarro.

El Dr. Miguel Roig.

«Debemos transmitir a la sociedad nuestros valores diferenciales y el componente académico», Dr. Miguel Roig

«Los clínicos –aportó al debate el Dr. Miguel Roig– tratamos de cubrir la demanda de la sociedad. Y la Universidad tiene que ser el vehículo que ayude a la sociedad a conseguir lo que quiere. Si ésta demanda estética, nosotros como universidad tenemos que analizar qué es y cómo ordenarla. Debemos dar el soporte y el apoyo. Yo no estoy a favor ni en contra de una especialidad en Estética, pero igual que la hay en Medicina, por qué no puede haberla en Odontología. Ahora bien, tiene que tener contenido, sustentado en la función y en la integración psicológica del paciente y, entre todos, si somos capaces de construir un relato que sea útil para la comunidad clínica y para la calle, creo que sería muy positivo», auguró. A propósito de la formación, el Dr. Nacho Rodríguez apuntó como especialidad la Odontología Restauradora: «Luego, la Estética, como un postgrado del postgrado. La Universidad está claro que tiene un papel importante en un programa reglado, que no puede ser un curso de tres fines de semana. La estética a nivel social vende, pero a nivel formativo es una coletilla a la que tú tienes que dar unas bases sólidas. Sucede como con el uso de las nuevas tecnologías. Se tiene que ser moderno pero con tradición», añadió.
«De cualquier modo –aportó en este punto del debate el Dr. Luis Jané–, yo me pregunto si hay Odontología no estética. En mi caso entiendo el asunto desde el punto de vista del arte, en darle la vuelta a la realidad. Decía Nacho, modernos desde la tradición. Y nosotros somos “copiones”. El otro día a August le pasé unas fotografías de un caso que realmente es un caso muy fácil con August y muy difícil sin él, porque es puramente técnico. Pero no en todos los casos es acabar en carillas. Cuando hablábamos de las especialidades, el problema no es saber poner carillas, sino en saber previamente qué has de hacer… Ese es el punto en el que la gente pierde un poco el destino de hacia dónde va», advirtió.

El Dr. Nacho Rodríguez.

«En Odontología es importante enfocar a los jóvenes hacia la excelencia», Dr. Nacho Rodríguez

En constante cambio

Profundizando en la reflexión del Dr. Jané, su colega, la Dra. Peraire, afirmó que «la estética es todo y nada porque ¿quién ha querido poner una prótesis fea alguna vez? Cuando recibí la invitación a este encuentro, me dije, es que esto de la estética nunca te has parado a pensar de dónde viene, y yo creo que el origen en gran parte se debe a que cuando se empezó a hacer la prótesis con implantes eran muy feas. Empezaron con las regeneraciones óseas, luego con la cirugía mucogingival y vieron que podían generar una mucosa que parecía una encía. Yo creo que este fue el inicio y después lo aplicaron al diente natural. Naturalmente el desarrollo de las cerámicas ha permitido esta translucidez y esta fuorescencia que ha sido el remate», finalizó.

La perspectiva de los perfiles técnicos la ofreció August Bruguera: «Yo la estética la veo como un módulo vehicular de cualquier máster o postgrado. El paciente compra estética y nosotros la vendemos, aunque realmente lo que hacemos es restaurar. Mis cursos son: estética, estética, estética. Y ahora que estamos en la era digital, muchos demandan cursos sobre cómo hacer el diagnóstico, pero realmente es la estética la que mueve todo el volumen de trabajo. No obstante, la estética al final es un concepto que muda con el tiempo -un concepto relativo, apuntó la Dra. Fernández-. Cuando yo empecé poníamos dientes de oro en las completas porque era lo que teníamos que hacer para cumplir con las expectativas de estética del paciente», finalizó Bruguera.

Lo que se puso también de relieve en el encuentro fue que las nuevas generaciones de profesionales vienen pisando muy fuerte. «Sigo a mucha gente joven con una formación multidisciplinar o interdisciplinar y que ya no buscan la estética básica, sino la armonía de las sonrisas. Hablamos de movimientos mínimos, de carillas no prep, de pequeños compos… buscan una estética diferente. Este grupo de odontólogos saben captar ese tipo de paciente y sus necesidades. Tratamientos de estética más al detalle. Y a eso nos está ayudando lo digital», explicó la Dra. Rodríguez.