Llamamiento urgente de la ACFF para emprender una acción global

La Alianza por un Futuro Libre de Caries (ACFF) ha realizado un llamamiento urgente en favor de una acción a nivel europeo, destinada a integrar la amplia repercusión de la clasificación de la caries como una enfermedad no transmisible en la educación y la formación dental, así como en los enfoques de salud pública.

Una acción urgente a nivel europeo es lo que reclama la Alianza por un Futuro Libre de Caries (ACFF), organización patrocinada por Colgate-Palmolive, para integrar la clasificación de la caries como una enfermedad no transmisible tanto en la educación y la formación dental como en los enfoques de salud pública. Expertos internacionales llegaron a esta conclusión en una reunión celebrada por el Consejo de Colaboración Paneuropeo de la ACFF en Copenhague, donde se analizó la importancia de esta clasificación.

El organismo subrayó la necesidad de adoptar tres medidas específicas que se deben fomentar en toda Europa: replantearse la formación y el desarrollo profesional de los profesionales de la Odontología y otros afines, con el fin de integrar la nueva clasificación de la caries; informar al público en general sobre la caries dental como una enfermedad multifactorial y reversible, destacando la importancia del cuidado personal para mantener una buena higiene bucodental, el uso de flúor y la necesidad de reducir el consumo de azúcar y establecer vínculos con organizaciones como la Global Noncommunicable Disease Network y la NCD Alliance para conseguir que el control de la caries forme parte de la prevención de la obesidad y la diabetes.

El profesor Nigel Pitts, director del Dental Innovation and Translation Centre en el King’s College London Dental Institute y copresidente del Capítulo Paneuropeo de la ACFF, señaló: «existe actualmente una necesidad evidente en toda Europa de integrar todos los avances científicos recientes en una información sencilla y práctica destinada a los profesionales sanitarios y el público. Debemos abordar la caries como una enfermedad común, compleja, crónica, no transmisible, en la que la biopelícula, el azúcar y la conducta individual desempeñan un papel clave. La prevención de la caries debería estar asociada en la mente del público con el control de la obesidad y la diabetes, y se debería facilitar una orientación como parte de las interacciones rutinarias con los profesionales de la Odontología».

El anterior presidente de la Association for Dental Education in Europe (ADEE), el profesor Damien Walmsley, apuntó: «Esta clasificación de la caries como una enfermedad no transmisible tiene importantes repercusiones en la manera en que se enseña el tratamiento de la caries en las facultades de Odontología de toda Europa. A partir de ahora, la prevención deberá ocupar un lugar central en la enseñanza, lo que representará un gran cambio en algunas facultades de Odontología. Espero que sea la oportunidad de allanar el camino para la implantación de un plan de estudios paneuropeo básico en cariología en las facultades de Odontología».

Nuevas directrices de la OMS sobre el azúcar

LA ACFF ha respaldado también las nuevas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el azúcar como paso importante para derrotar a la caries dental. Durante una reunión en Roma, el Grupo Paneuropeo de la ACFF ha adoptado las recomendaciones de la OMS de reducir el consumo de azúcar a menos del 10% de la ingesta energética diaria.

Más del 60% de los ciudadanos europeos pone en riesgo su salud bucodental al consumir una cantidad diaria de azúcares libres mayor que la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, una cuarta parte de los ciudadanos europeos quieren reducir su consumo de azúcar; sin embargo, actualmente, más de dos tercios creen que no reciben suficientes consejos sobre cómo reducir su consumo de azúcar hasta los límites recomendados.

Las directrices actuales de la OMS recomiendan que los adultos y los niños procuren reducir su ingesta diaria de azúcar a menos del 10% de su consumo total de energía, lo que equivale a 50 gramos de azúcar (4 cucharadas al día), con una ingesta ideal inferior al 5% (2 cucharadas al día).

Paula Moynihan, profesora de Nutrición y Salud Oral de la Universidad de Newcastle, destaca que «el hecho de que la mayoría de los ciudadanos europeos consuman una cantidad de azúcar poco saludable indica que están aumentando considerablemente su riesgo de tener caries, además de otros problemas de salud. Como profesionales sanitarios, tenemos la responsabilidad de proporcionar al público los medios para entender mejor los riesgos que conlleva para la salud el consumo de cantidades excesivas de azúcar».

Por ejemplo, en España la Sociedad de Epidemiología y Salud Pública Oral (SESPO) apoya a los dentistas para facilitar la prevención y el tratamiento de la caries con la primera Guía de Práctica Clínica para la prevención y tratamiento no invasivo de la caries dental.

Amplía tus conocimientos y fórmate