Figura 1

Resumen

La disfunción craneomandibular (DCM), desde que yo recuerdo, ha sido, y es, una patología temida por los profesionales de la Odontología. En parte esto se debe a una falta de referencias claras para su diagnóstico. Aunque la historia clínica es el elemento más valioso para un correcto diagnóstico de la misma, ciertas pruebas complementarias nos ayudan a confirmarlo o descartarlo y nos orientan en la actitud terapéutica. El presente artículo pretende actualizar las indicaciones de este tipo de pruebas para facilitarnos nuestras decisiones clínicas.
Palabras clave: desórdenes temporomandibulares, diagnóstico, desórdenes craneomandibulares, resonancia magnética, electromiografía, tomografía, CBCT, artrografía temporomandibular, ultrasonografía, índice de Helkimo, imágenes radiológicas.

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Crea tu cuenta
¿Ya tienes cuenta?

 

1 COMENTARIO