InicioNoticiasLa población trabajadora española suspende en salud bucodental

La población trabajadora española suspende en salud bucodental

Se registran más caries y enfermedades de las encías dependiendo del sexo, la nacionalidad, el nivel de estudios y los ingresos, según se desprende del I estudio epidemiológico de salud bucodental de la población laboral española, desarrollado por la Sociedad de Prevención de Ibermutuamur, con el apoyo científico de SEPA.

La salud bucodental de la población laboral de España es mejorable, siendo la prevención la principal herramienta que existe para reducir las aún inaceptables tasas elevadas de caries y enfermedades periodontales no tratadas. Esta es una de las principales conclusiones del primer estudio epidemiológico de salud bucodental de la población laboral de España, que se presentó en la 46ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA).

Con el apoyo de esta sociedad científica, el estudio ha sido desarrollado por la Sociedad de Prevención de Ibermutuamur, contando también con la colaboración de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y de expertos españoles en epidemiología de reconocido prestigio internacional. Sobre los resultados obtenidos los autores son claros: «Las campañas de educación sanitaria en el colectivo de trabajadores deberían acentuarse, siendo el correcto control de la placa bacteriana clave para la prevención de las dos enfermedades bucales más prevalentes: caries y enfermedades periodontales».

El trabajo, basado en una muestra representativa de la población laboral en el territorio español (5.176 trabajadores), ha evidenciado que las enfermedades que afectan a las encías son más frecuentes en hombres que en mujeres, en trabajadores con estudios primarios, en personas con menos ingresos, y su incidencia se eleva a medida que aumenta la edad. «Los datos obtenidos confirman la existencia de un claro gradiente de patología tanto de caries como de enfermedades periodontales en relación con el sexo, la nacionalidad, el nivel de estudios y los ingresos», destaca el Dr. Juan Carlos Llodra, profesor titular de Odontología Preventiva y Comunitaria de la Universidad de Granada.

El índice de caries activas sin tratar (CAOD) es de 4,5-6,5 en los menores de 35 años y de 9-11 en los otros grupos de mayor edad (35-44, 45-54 y 55-65 años). Comparativamente con la última encuesta nacional de Salud Oral, realizada en 2010, se ha documentado un incremento de las caries: por ejemplo, el grupo de 35-44 años presenta un CAOD de 8,79 frente a un 6,75. En cuanto a la prevalencia de caries activas por sexo, trabajo, nacionalidad, estudios e ingresos, en el grupo de 35-44 años tienen más caries sin tratar los hombres, de profesión manual, inmigrantes, con estudios primarios y bajos recursos económicos.

Como principal parámetro de enfermedades periodontales se ha evaluado la pérdida de inserción (que define si existe periodontitis o no). En el presente estudio, el 19% de los sujetos de 35-44 años presentan pérdida de inserción de 4 mm o más, compatible con periodontitis, dato inferior al encontrado en el resto de la población española general (25,7%). Al igual que ocurre para las caries activas sin tratar, los que presentan más pérdida de inserción son los hombres, de profesión manual, inmigrantes, con estudios primarios y bajos recursos económicos. La media de dientes presentes, sobre un máximo de 28, varía entre 22 (en el grupo de 55-65 años) y 27 dientes (en el grupo de menos de 25 años).

Enfermedad periodontal y cardiovascular

Los reconocimientos médicos laborales realizados por Ibermutuamur incluyen determinaciones analíticas en sangre periférica y recogida de datos en la historia clínica con el fin de detectar factores de riesgo en enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades metabólicas. Esto ha permitido establecer posibles asociaciones entre la situación cardiovascular del trabajador y la salud bucodental obtenida del examen bucodental, en especial, la periodontal. Según el Dr. Miguel Carasol, director científico del estudio, «el análisis de los datos de enfermedades periodontales y su relación con los factores de riesgo cardiovasculares supone una aportación novedosa que permite concluir que la presencia de dichos factores puede influir en el desarrollo de enfermedades bucales, sobre todo la enfermedad periodontal». Sin embargo, matiza, «estos datos se deben interpretar con cuidado», ya que los diferentes factores de riesgo pueden estar asociados, siendo difícil diferenciar el papel de cada uno en la etiología de las enfermedades periodontales (por ejemplo, la asociación de tabaco, bajo nivel de ingresos, problemas laborales y estrés no es infrecuente actualmente, y todos ellos están relacionados con la periodontitis).

Existe un mayor riesgo, estadísticamente significativo, de padecer periodontitis en los pacientes con diabetes (2,8 veces más riesgo que en los no diabéticos), en los hipertensos (2,5 veces), en los afectados por sobrepeso (1,67 veces) u obesidad (2 veces), en los pacientes con síndrome metabólico (2,6 veces), con colesterol total elevado (1,7 veces), o en los fumadores de más de 10 cigarrillos al día (2,16 veces).

Buena percepción

A pesar de los resultados, el estudio revela que la percepción de la población trabajadora española de su salud bucodental es buena. Así, más de la mitad de los encuestados tienen una muy buena o buena percepción de su salud oral, y ello a pesar de encontrar una alta prevalencia de patología no tratada, tanto de caries como de enfermedades periodontales. Por ejemplo, la cuarta parte de los trabajadores que no acudían al dentista hace más de tres años tenía periodontitis.

«El miedo a ir al dentista era uno de los motivos más argumentados por estos pacientes», indica el Dr. Carasol, quién reconoce que «es evidente que queda aún mucho por hacer en el campo de la educación sanitaria, en un área como la odontológica, donde la mayoría de los problemas de salud son relativizados» y es aquí donde los servicios de prevención juegan un papel definitivo por su posibilidad de detección precoz de esta enfermedad en la población laboralmente activa. Por otra parte, el análisis de la percepción de dolor bucodental en los últimos 12 meses revela que 1 de cada 3 encuestados manifiesta haber tenido dolor en el último año. En el 6% de los encuestados ese dolor ha sido muy frecuente. Ello, opina el Prof. Llodra, «es reflejo de la elevada proporción de patología no tratada, situación que, en época de crisis económica como la actual, con un claro retraimiento de la demanda de cuidados odontológicos, puede verse seriamente agravada».

Asimismo, los autores resaltan en el estudio el hecho de que sólo 6 de cada 10 encuestados reconocen cepillarse los dientes más de una vez al día. «Es muy llamativo que aún persista un 10% de la población laboral que reconozca no cepillarse los dientes nunca o casi nunca», subraya Llodra. El problema con el uso de la seda dental es mucho más grave, ya que, dependiendo de los grupos de edad, solamente usan la seda dental al menos una vez al día entre el 14% y el 23% de los trabajadores.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí