InicioDestacadasPor qué los dentistas deben proteger sus ojos durante los procedimientos dentales

Por qué los dentistas deben proteger sus ojos durante los procedimientos dentales

Según un estudio publicado el 14 de febrero en Clinical Oral Investigations, una vez finalizados los tratamientos a pacientes, en las gafas protectoras que usan los profesionales de la odontología se pueden encontrar gotas de sangre y saliva que son invisibles a simple vista.

Debido a la existencia del SARS-CoV-2, los autores del estudio concluyeron que «en la época posterior a la pandemia, se debe considerar recomendar protectores faciales como equipo de protección personal estándar para cada tratamiento dental que promueva aerosoles«.

Para poder llegar a esta conclusión, Bergmann y su equipo analizaron 53 protectores oculares estandarizados usados ​​por estudiantes, dentistas y asistentes dentales.

También fueron analizadas diferentes modalidades de tratamiento dental que producen aerosoles:

  • Limpieza supragingival.
  • Instrumentación periodontal subgingival.
  • Tratamiento de trepanación y endodoncia.
  • Y preparación de cavidades cariosas.

Para la detección de contaminación con sangre, se aplicó una solución de luminol sobre la superficie de los escudos de seguridad. Para visualizar la contaminación por saliva, se utilizó un papel de prueba forense especial. También se realizaron análisis tras la desinfección estandarizada, utilizando las mismas técnicas.

Y los resultados fueron los siguientes:

  • Se encontró contaminación detectable macroscópicamente en el 60,4% de las superficies de las gafas protectoras.
  • Se detectó una contaminación con sangre en todos los escudos tras los tratamientos dentales siendo tras el tratamiento de limpieza dental profesional donde se encontró la mayor cantidad de sangre.
  • Se detectaron diferencias significativas de contaminación de la saliva entre las distintas mediciones, con contaminación sólo después del tratamiento dental.
  • Después de realizar las correspondientes desinfecciones, se siguió detectando un 0,02% de contaminación por sangre pero ninguna contaminación por saliva.

Por todo ello, y a pesar de que los dentistas tienen una tasa de infección más baja por Covid-19 que otros profesionales sanitarios, la conclusión final del grupo dirigido por la Dra. Nora Bergmann, de la Universidad Heinrich-Heine de Düsseldorf (Alemania), fue que «para evitar que la conjuntiva se salpique con sangre y saliva, los profesionales de la Odontología necesitan una protección adecuada de los ojos»

El estudio completo está disponible en Clinical Oral Investigations.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí