Las proteínas producidas por las células epiteliales orales nos protegen contra los virus que ingresan a través de la boca
Las proteínas producidas por las células epiteliales orales nos protegen contra los virus que ingresan a través de la boca. Imagen: Arif Biswas. Shutterstock.

Investigadores de la Facultad de Odontología de la Universidad de Louisville y sus colegas, descubrieron detalles del proceso por el cual las proteínas producidas por las células epiteliales orales nos protegen contra los virus que ingresan al cuerpo a través de la boca. Pero también encontraron que las bacterias orales pueden suprimir la actividad de dichas células, lo que aumenta la vulnerabilidad a la infección.

Bagaitkar y Richard Lamont, profesor y presidente del Departamento de Inmunología Oral y Enfermedades Infecciosas de la UofL, dirigieron el trabajo, junto con el primer autor Carlos J. Rodríguez-Hernández y otros colegas de la UofL y de la Universidad de Washington en St. Louis.

Este estudio se une a otros que dejan claro cómo el estudio del microbioma oral es importante en la Odontología y ayuda a mejorar la salud de la población.

Proteínas y bacterias orales determinan la eficacia de la lucha contra los virus que entran por la cavidad oral

La boca a menudo es una puerta de entrada al cuerpo para los virus que infectan el tracto gastrointestinal y los pulmones, como el SARS-CoV-2, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el herpes simple y los virus que causan cáncer, como el virus del papiloma humano (VPH).

Sin embargo, la familia de proteínas interferón lambdas, que son producidas por las células epiteliales de la boca humana, nos pueden proteger frente a las infecciones virales. Lo que sucede es que al mismo tiempo, la bacteria oral Porphyromonas gingivalis reduce la producción y la eficacia de estas defensas.

“Nuestros estudios identificaron que ciertas especies bacterianas patógenas, P. gingivalis, causan enfermedad periodontal y además pueden suprimir por completo la producción de interferón y aumentar gravemente la susceptibilidad a la infección viral”, dijo Juhi Bagaitkar, profesor asistente en el Departamento de Inmunología Oral y Enfermedades Infecciosas de la UofL. “Estas bacterias residentes de la placa oral juegan un papel clave en la regulación de las respuestas antivirales”.

La bacteria oral P. gingivalis, es una bacteria común que causa la enfermedad periodontal, y se ha relacionado con muchas otras enfermedades, incluida la enfermedad de Alzheimer y la artritis reumatoide. Por otro lado, estudios clínicos recientes han demostrado que la supresión inmunitaria en pacientes con periodontitis puede aumentar la susceptibilidad al VIH, al herpes simple y al VPH.

No solo eso, las bacterias causantes de la periodontitis también están implicadas en el cáncer de páncreas, y también se ha estudiado que la periodontitis triplica el riesgo de complicaciones en los pacientes de COVID-19.

Por lo tanto, los investigadores podrían encontrar nuevos enfoques clínicos para aumentar la protección ante los virus si se consigue una mejor comprensión de cómo los interferones brindan protección y activan los genes antivirales, así como también la manera en la que P. gingivalis compromete dicha protección.

Una vez más, queda clara la conexión entre la salud bucal y la salud general, y cómo una mejora en la atención de la primera puede revertir en una salud más fuerte contra las enfermedades.

Los hallazgos del estudio fueron publicados en diciembre en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) de EEUU.