Relación entre el cuidado de la salud oral y el Alzheimer
Diversas investigaciones hacen hincapié en la prevención de la gingivitis y la periodontitis, ya que podrían ser un factor de riesgo para desarrollar enfermedades como el Alzheimer. Foto: Robina Weermeijer, Unsplash.

El próximo 21 de septiembre se conmemora el Día Internacional del Alzheimer y, con motivo de esta celebración, organizaciones como el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife lanzan diversas recomendaciones con respecto a la salud bucodental de los pacientes que padecen esta enfermedad.

Entre ellas, recomiendan a los familiares y/o cuidadores de estos pacientes que supervisen su higiene bucodental y que acudan a la consulta dental, al menos, cada seis meses. Ello es debido a que la medicación con la que se trata a estos pacientes puede provocar una disminución en la saliva, lo que aumenta el riesgo de padecer boca seca y caries.

Estudios que relacionan la salud oral y el Alzheimer

Cada vez surgen más investigaciones que hacen hincapié en la prevención de las patologías de encías, como la gingivitis y la periodontitis, ya que podrían ser un factor de riesgo en el desarrollo de la enfermedad, además de contribuir al rápido progreso de la misma.

En 2019, un estudio publicado en Science Advances, del equipo de investigación del doctor Jan Potempa, microbiólogo en la Universidad de Louisville, en Estados Unidos, detectó un patógeno propio de las periodontitis crónicas en el cerebro de pacientes con Alzheimer.

Y en 2020, la revista Journal of Clinical Periodontology publicó los resultados de una investigación realizada con 150 participantes en la Facultad de Odontología de Santiago de Compostela, en la que se encontraron indicios de que enfermedades inflamatorias como la periodontitis podrían contribuir al desarrollo y la progresión de esta enfermedad neurodegenerativa.

La importancia de la prevención

Por ello, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recomienda acudir a las revisiones periódicas para detectar posibles infecciones en encías de forma precoz y establecer con rapidez los tratamientos adecuados. Infecciones como la caries o procesos inflamatorios como la gingivitis y periodontitis no sólo afectan a la salud oral sino a la general. En el caso de observar sangrado al cepillarnos los dientes es necesario acudir al dentista para que pueda realizar el diagnóstico adecuado.

En el caso de las personas diagnosticadas con enfermedad de Alzheimer, la supervisión de un familiar o cuidador es fundamental para evitar desarrollar enfermedades bucodentales ya que, en función del estado de la patología en el que se encuentren, es posible que comiencen a descuidar su higiene bucodental diaria.