InicioDestacadas¿Cómo influyen los elogios de los padres en el cepillado de dientes...

¿Cómo influyen los elogios de los padres en el cepillado de dientes de sus hijos?

Estudiar, hacer ejercicio o cepillarse los dientes son tareas que en las primeras etapas de la vida no se consideran necesariamente fáciles o divertidas. Además, en la niñez, la conducta persistente cambia a diario, pero los factores que dan forma a esta variabilidad en la persistencia son poco estudiados.

Un estudio publicado en Child Development por investigadores de la Universidad de Pensilvania, la Universidad de Yale y el Instituto Santa Fe, analizó los comportamientos diarios de niños de tres años mientras se cepillaban los dientes y examinó la relación entre su persistencia en la tarea y el elogio de sus padres.

Metodología

El estudio incluyó a 81 niños de tres años que estaban aprendiendo a cepillarse los dientes. Entre las características de la muestra:

  • Las familias que aportaron los datos eran de Pensilvania (94%) y el resto de Nueva Jersey, Delaware, Massachusetts, Maryland y Florida.
  • La duración de los estudios de los padres era de un promedio de 12 a 20 años y el ingreso anual osciló entre $ 14,000 y $ 200,000.
  • Los datos se recopilaron a lo largo de un período de 16 días en dos turnos: enero-junio de 2019 y marzo-mayo de 2020 (durante la pandemia de COVID-19).
  • Las familias fueron seleccionadas a través de asociaciones con preescolares locales y de las redes sociales.

Durante 16 días, los padres enviaron videos donde se podía ver a sus hijos cepillarse los dientes por la noche, capturando tanto la persistencia de los niños como las palabras que les dirigían sus padres.

Si había alguna noche en la que los niños no se cepillaban los dientes, y por tanto no se enviaba vídeo, se indicó a los padres que se lo informaran a los investigadores.

Los padres debían comenzaran a grabar el video antes de que el cepillo de dientes estuviera en la boca del niño y dejar de grabar cuando le quitaran el cepillo de dientes a su hijo. Además, los niños debían cepillarse los dientes por sí mismos el mayor tiempo posible, los padres solo debían intervenir si o cuando necesitasen ayuda.

En los videos también se debía observar a los padres hablando con sus hijos durante el cepillado de dientes y los «elogios» que utilizaban para animarles. Los elogios se dividieron en categorías que incluían «elogio del proceso» (p. Ej., «Buen trabajo»), «elogio de la persona» (p. Ej., «Buena chica») y «otros elogios» (por ejemplo, «muy bien»). Otras formas de interacción de los padres con los niños incluyeron «técnicas de distracción» (p. Ej., Cantar, leer un libro, jugar a la simulación) y usar instrucciones como «cepilla la parte de atrás» y «sigue cepillándote».

Los padres también debían completar encuestas diarias que incluían la siguiente información:

  1. Nivel de estrés nocturno de los padres: en una escala de 0 (nada estresado) a 10 (muy estresado).
  2. Estado de ánimo del niño: en una escala de 0 (muy mal) a 10 (muy bien).
  3. Duración del sueño: siesta diurna (si correspondía) y su duración, hora de acostarse y despertarse por la mañana, y si había habido períodos de vigilia durante la noche.

Resultados

Los hallazgos mostraron que la persistencia de los niños fluctúa de un día a otro y está relacionada con las palabras o conversación de los padres. Los niños se cepillaban más los días en los que sus padres usaban más elogios y menos instrucciones. El elogio de los padres durante el cepillado de dientes fue principalmente genérico (p. Ej., «Buen trabajo» y «bien hecho»), con pocos casos de elogios personales (p. Ej., «Buena chica»). La sensibilidad de los niños ante el estado de ánimo, el sueño y el estrés de los padres era variable.

«Examinamos cómo las variaciones en el habla y el estrés de los padres, y el estado de ánimo y el sueño de los niños, afectaban por separado las fluctuaciones en el tiempo de cepillado. Sorprendentemente, los padres no pudieron predecir con precisión qué variables daban forma al cepillado de sus hijos», dijo Allyson Mackey, profesora asistente de psicología en la Universidad de Pensilvania.

«Nuestro trabajo proporciona un camino hacia la identificación de los factores específicos que impactan la persistencia de cada niño individualmente, para así poder diseñar intervenciones específicas, algunas de las cuales los padres pueden no encontrar obvias«, añadía Julia Leonard, profesora asistente de Psicología en la Universidad de Yale. «También demostramos un nuevo enfoque para estudiar el desarrollo saludable de los niños: en lugar de centrarse en qué factores hacen que un grupo de niños sea diferente de otro, nuestro estudio investigó qué factores hacen que cada niño se acerque más a ser la mejor versión de sí mismo«.

Limitaciones del estudio

Los autores reconocen varias limitaciones del estudio. Aún no se conoce el conjunto exacto de habilidades involucradas en el cepillado de dientes, la muestra se inclinó hacia familias de elevados ingresos dentro de un contexto cultural occidental, con estudios, industrializado, rico y democrático (denominado WEIRD en EEUU), con un sesgo potencial en los informes de los padres y falta de datos sobre la calidad del sueño de los niños y el cepillado de dientes por la mañana.

Además, este estudio no indica si los elogios de los padres provocaron cambios positivos en el comportamiento de los niños. Para determinar esto, se necesitan estudios de intervención, es decir, experimentales, en los cuales el investigador intercede como parte del diseño del estudio.

Las investigaciones futuras deberían considerar una muestra más grande, si los resultados difieren más allá de la pandemia y si variables como una buena noche de sueño tienen un impacto en la respuesta a la interacción de los niños.

Para terminar, el cepillado de dientes se seleccionó como foco de este estudio porque es una tarea cotidiana que no es particularmente interesante o divertida para los niños, pero es importante para su salud. Sin embargo, en trabajos futuros, se debería probar si estos hallazgos podrían utilizarse para explicar las fluctuaciones diarias de los niños en otras tareas que requieren persistencia, incluyendo aquellas con recompensas más inmediatas o más tardías.

Fuente: Medical Xpress.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí