Según un estudio de la Universidad de Sidney, la gingivitis podría aumentar el riesgo de parto prematuro.
Según un estudio de la Universidad de Sidney, la gingivitis podría aumentar el riesgo de parto prematuro. Imagen: Juan Encalada. Unsplash

Ya que investigaciones anteriores han sugerido que las respuestas inflamatorias durante el embarazo tienen un impacto negativo en los resultados del mismo, la Universidad de Sidney ha llevado a cabo un nuevo estudio para comprobar si el tratamiento de la gingivitis (encías inflamadas y que pueden sangrar) afectaba al resultado de los embarazos, concretamente a que fueran partos prematuros o que los bebés recién nacidos tuvieran un bajo peso.

Los datos nos dicen que estas son dos circunstancias bastante comunes:

  • Unos 20 millones de bebés en todo el mundo (15,5% de todos los partos) nacen con un peso por debajo de la media (menos de 2,5 kg)
  • Y casi el 11% de todos los nacidos vivos nacen prematuros (antes de las 37 semanas de embarazo)

Si bien se ha demostrado que la periodontitis (la cual es una infección grave de las encías que es irreversible) está asociada con malos resultados del embarazo, este estudio investigó si la gingivitis, (que también es una inflamación pero más común, menos grave y además curable) también podría estar relacionada con los malos resultados del embarazo.

En el estudio participaron más de 1.000 pacientes de tres ensayos controlados aleatorios, y el efecto positivo de una buena salud dental se mostró en los resultados del embarazo de más de 600 mujeres.

«Las mujeres embarazadas son susceptibles a la gingivitis, – debido a cambios hormonales – y afecta entre el 60 y 75 por ciento, por lo que es muy común», dijo el autor principal, el profesor Joerg Eberhard, presidente de Lifespan Oral Health en la Facultad de Odontología de la Universidad de Sydney y el Centro Charles Perkins.

“La gingivitis libera marcadores inflamatorios y bacterias al torrente sanguíneo sistémico que pueden llegar a la placenta e inducir malos resultados en el embarazo, como el parto prematuro.»

“Nuestra revisión encontró que sorprendentemente incluso una inflamación leve en la cavidad oral, incluyendo las encías, puede afectar negativamente los resultados del embarazo«. Provocando como consecuencia el nacimiento de bebés prematuros o con un peso bajo, explicaba. «Por lo que es esencial controlar este factor de riesgo”.

El estudio de su equipo mostró que al tratar la inflamación de las encías durante el embarazo, el riesgo de que un bebé nazca prematuro se reduce en aproximadamente un 50%. Y que se produce un aumento de unos 100 gramos en el caso de los recién nacidos que presentan un peso bajo.

“La buena noticia es que el tratamiento para la gingivitis es muy fácil de realizar, económico y accesible. Un chequeo dental y una limpieza cada seis meses deberían prevenir y tratar cualquier inflamación de las encías ”.

El autor principal, Quynh Anh Le, de la Facultad de Medicina y Salud de Sydney Dental School, dijo: “Estos hallazgos se suman al nuevo enfoque sobre el impacto de la buena salud bucal en la salud general, pero en particular para las mujeres embarazadas.»

Los investigadores no están sugiriendo que la inflamación de las encías sea el único factor que determina el parto prematuro y el bajo peso al nacer, sino que a los ya conocidos y habituales cuidados prenatales, hay que añadir más vigilancia para la salud de las encías.

Fuente: University of Sidney.
Estudio completo en el Journal of Oral Health and Preventive Dentistry.