Preocupante falta de concienciación sobre los beneficios de la salud bucodental en la salud general.
Los resultados del estudio demuestran que la concienciación del público sobre los beneficios más amplios del cepillado cuidadoso de los dientes, el cuidado de la cavidad bucal y las visitas regulares al dentista sigue siendo preocupantemente baja. Foto: Pexels, Ron Lach.

Un nuevo estudio realizado por GSK Consumer Healthcare e Ipsos revela la necesidad de mejorar la concienciación pública sobre los beneficios de una buena salud bucodental en la salud general. El estudio encuestó a 4.500 participantes mayores de 18 años de cinco países europeos (Francia, Alemania, Gran Bretaña, España y Rusia) y cuatro países del sudeste asiático (Indonesia, Filipinas, Singapur y Tailandia).

Salud bucodental y embarazo

Sólo el 47% de los consumidores encuestados cree que una buena atención bucodental puede contribuir a un embarazo más saludable, con menor riesgo de complicaciones. Durante el embarazo, el aumento de los niveles hormonales puede cambiar la forma en que el cuerpo reacciona a la acumulación de placa, causando inflamación y sangrado de las encías, un signo temprano de la enfermedad de encías. Las mujeres embarazadas con enfermedad de las encías, conocida como periodontitis, tienen más probabilidades de dar a luz prematuramente, sufrir pre-eclampsia o tener un bebé con bajo peso al nacer, lo que significa que los buenos hábitos de salud bucal son fundamentales.

España es el país europeo con mayor conocimiento de los beneficios de una buena higiene dental en el embarazo (45%) mientras que Gran Bretaña es el país con menos de un tercio, sólo un 29%.

El número de consumidores que conoce la relación entre la salud de las encías y un embarazo saludable desciende al 38% entre los encuestados europeos, frente al 58% en el sudeste asiático.

Falta de programas de educación sanitaria para mujeres

Hay poca diferencia entre el conocimiento de las mujeres y el de los hombres en todo el mundo; solo el 49% de las mujeres conoce el vínculo, frente al 45% de los hombres. Esto sugiere una falta de programas de educación sanitaria dirigidos a las mujeres.

Los encuestados de mayor edad son menos conscientes de los riesgos de una mala salud bucodental para el embarazo. Mientras que aproximadamente el 52% de las personas menores de 50 años conocen estos riesgos, esta cifra se reduce a sólo el 40% en el caso de las personas mayores de 50 años.

En el caso de los españoles, sólo el 18% afirma estar fuertemente de acuerdo en que “una buena atención bucodental puede contribuir a un embarazo más saludable, con menor riesgo de prematuridad y bajo peso al nacer”. El 27% se muestra de acuerdo y el 46% ni acuerdo ni en desacuerdo. Son los jóvenes de 18 a 29 años quienes más entienden esta correlación.

Salud bucodental y diabetes

Sólo el 51% de los consumidores es consciente de que una buena salud bucodental tiene un impacto positivo en el control de los niveles de azúcar en sangre o en la gestión de la diabetes.

Una mala salud bucodental puede provocar la inflamación e infección de las encías. Esto puede dificultar que el organismo controle los niveles de azúcar en sangre y responda adecuadamente a la insulina. A su vez, los altos niveles de glucosa en la saliva de los diabéticos de tipo 1 y 2 pueden aumentar el riesgo de caries dental, y sus altos niveles de azúcar en sangre hacen que las heridas generales, incluidas las de la boca, se curen más lentamente.

España es, con diferencia, el país europeo más consciente del vínculo entre higiene dental y diabetes. El 60% de los consumidores se muestra de acuerdo, muy por delante de Francia (44%), y Gran Bretaña (41%). Rusia (31%) cuenta con el porcentaje más bajo de la encuesta.

Los jóvenes tienen más probabilidades de conocer esta relación (el 58% de los que tienen entre 18 y 29 años – 43% en el caso español).

Salud bucodental y enfermedades cardiovasculares

Dado que las generaciones mayores son más propensas a desarrollar esta enfermedad, es urgente concienciar a este grupo sobre su relación con la salud bucodental. Sólo el 56% de los consumidores es consciente de que unos buenos hábitos de salud bucodental pueden reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Las investigaciones demuestran que las personas con enfermedades de las encías grave tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón. Las bacterias que atacan las encías pueden extenderse por todo el cuerpo en el torrente sanguíneo y pueden causar inflamación cuando llegan al corazón.

España es el país con el mayor conocimiento del impacto de las enfermedades cardiovasculares en Europa (58%). Rusia tuvo el menor conocimiento y Gran Bretaña se sitúa en el medio, con un 46%.

Visitas al dentista durante la pandemia

Los consumidores que visitaron al dentista con más frecuencia durante la pandemia en comparación con antes son más conscientes del impacto de la salud bucodental en todas las condiciones encuestadas.

El 72% de los consumidores que visitaron al dentista con más frecuencia en comparación con la época pre-COVID son conscientes de que una buena salud bucodental puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, en comparación con el 56% de los consumidores de media.

El 70% de los consumidores que visitaron al dentista con más frecuencia en comparación con la época pre-COVID son conscientes de que una buena salud bucodental puede mejorar las posibilidades de un embarazo saludable (47% de media).

El 72% de los consumidores que visitaron al dentista con más frecuencia en comparación con la época anterior a COVID son conscientes de que una buena salud bucodental puede ayudar a controlar la diabetes (51% de media).

Preocupante falta de concienciación

Helen Tomlinson, directora general de GSK Consumer Healthcare España, explica: “La relación entre la salud bucodental y la salud general está bien documentada por la comunidad científica. Sin embargo, la concienciación del público sobre los beneficios más amplios del cepillado cuidadoso de los dientes, el cuidado de la cavidad bucal y las visitas regulares al dentista sigue siendo preocupantemente baja.

Existe una necesidad real de mostrar a los consumidores que pueden poner en riesgo algo más que su sonrisa si no cuidan su boca adecuadamente. Estar sano no consiste en retransmitir tus carreras o hacer fotos en el gimnasio: pueden ser los hábitos más mundanos, entre bastidores, los que tienen un mayor impacto.

Nuestra misión es mostrar a las personas el poder de adquirir estos hábitos. Como empresa líder en el sector de la salud, en GSK CH trabajamos en estrecha colaboración con el personal sanitario de primera línea, los farmacéuticos, los dentistas y las organizaciones para capacitar a los consumidores para que cuiden mejor de sí mismos y, de este modo, aliviar la presión sobre nuestros servicios sanitarios”.