Marco Landi, presidente de CED
Carta abierta de Marco Landi, presidente del CED. Foto: Council of European Dentists.

Carta abierta de Marco Landi, Presidente del CED, publicada en el Informe Anual “Dentistas en la primera línea de Covid-19”.

2020 fue un año difícil para todos nosotros, tanto a nivel profesional como personal. Fue el año de la pandemia, de la incertidumbre y la inseguridad. Y es que la crisis de salud pública de la COVID-19 sigue teniendo consecuencias sanitarias, sociales y económicas devastadoras, que afectan a la prestación de servicios sanitarios, más de un año después de la aparición de los primeros casos.

La odontología se vio directamente afectada por la pandemia. Nada más empezar, las consultas dentales se enfrentaron a restricciones en su funcionamiento y en algunos países europeos se cerraron los consultorios dentales.

Tras unos meses en los que la prestación de atención odontológica se redujo a la atención de urgencia, el uso de equipos de protección adecuados y los protocolos de seguridad pertinentes permitieron a la mayoría de los dentistas europeos reanudar la mayor parte de la atención bucodental. Desde los primeros días de la pandemia, los dentistas, junto con otros profesionales de la salud, estuvieron en la primera línea de la COVID-19, esforzándose por garantizar que sus pacientes recibieran una atención segura y de alta calidad.

Participé personalmente en el primer brote de COVID-19 en Codogno, Italia. La experiencia directa, como Presidente de la Cámara Dental Local de Lodi, en la organización de los dentistas en la llamada “zona roja” fue útil para prever escenarios similares en otros países de la UE.

Como era de esperar, todas las áreas de trabajo del CED se vieron afectadas por el brote de coronavirus. Con la cancelación de eventos y reuniones físicas, tuvimos que trasladar nuestras actividades al ámbito digital, organizando reuniones a nivel de trabajo en línea, seminarios web y encuestas.

Asumimos un papel de coordinación y recopilamos y compartimos las experiencias nacionales de los dentistas en su adaptación a la COVID-19. Trabajamos con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades para garantizar que sus orientaciones para las prácticas odontológicas reflejaran la mejor ciencia disponible y la experiencia práctica de los dentistas europeos.

Nuestros esfuerzos concertados nos permitieron celebrar una Asamblea General en línea, primordial para la continuidad del trabajo político del CED. A pesar de la omnipresencia de COVID-19, continuamos nuestro trabajo sobre otros temas de relevancia para los dentistas, como los dispositivos médicos y los materiales dentales, la resistencia antimicrobiana, la salud digital, la vacunación, la seguridad del paciente, la educación, la promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

Este año hemos sido testigos de cómo la labor de las instituciones europeas se ha visto influida por la crisis de la salud pública. Para ayudar a reparar el daño económico y social causado por la pandemia de coronavirus, la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los líderes de la UE acordaron un plan de recuperación que será el mayor paquete de estímulo jamás financiado a través del presupuesto de la UE. Un total de 1,8 billones de euros se destinarán a la reconstrucción de la Europa posterior a la crisis del COVID-19.

Además, la Comisión Europea coordina continuamente una respuesta europea común a la crisis de salud pública. En su respuesta al brote de coronavirus, la Comisión Europea está adoptando medidas decididas para reforzar los sectores de la salud pública y mitigar el impacto socioeconómico de la pandemia. La puesta en marcha del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el nuevo Programa EU4Health, la Unión Europea de la Salud, el Fondo de Transición Justa, el Green Deal y el Programa Europa Digital, son pasos dados hacia una mejor preparación, recuperación y resiliencia en una Europa más verde, más digital y más resiliente.

Miro hacia 2020 con gran admiración por el duro trabajo de los numerosos actores que impulsan el CED: miembros, expertos activos en nuestros grupos de trabajo y grupos operativos, el Consejo de Administración y la secretaría. La pandemia de COVID-19 representa un reto desde muchos puntos de vista. Sin embargo, también puede verse como una oportunidad para cambiar la odontología hacia un enfoque menos invasivo y más preventivo, en el que los equipos dentales trabajen en colaboración para abordar los riesgos comunes de las enfermedades orales y otras enfermedades no transmisibles importantes.

Estoy seguro de que los dentistas europeos seguirán mitigando las consecuencias de la pandemia en 2021 para garantizar que la profesión siga evolucionando y continúe salvaguardando la salud y la seguridad de nuestros pacientes”.

El Consejo de Dentistas Europeos (CED) es la organización representativa de la profesión dental en la UE. Cuenta con más de 340.000 profesionales en activo de 33 asociaciones dentales nacionales de 31 países europeos (28 miembros de pleno derecho, 4 miembros afiliados y 1 observador)