El Consejo General de Dentistas de España ha denunciado ante la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios) que diversas páginas web que venden directamente al consumidor aparatos de ultrasonidos para hacer limpiezas dentales, un producto sanitario al que solo deberían poder acceder profesionales sanitarios, previo diagnóstico de las circunstancias particulares de cada paciente.

Los aparatos de ultrasonidos son un equipo electromédico‐mecánico para uso dental, cuya finalidad es la realización de una técnica terapéutica denominada detartraje o tartrectomía (limpieza dental profesional). Se trata de un tratamiento clínico que consiste en la eliminación de la placa dental calcificada (sarro) y que, según el Real Decreto 1594/1994, de 15 de julio, que desarrolla la Ley 10/1986, de 17 de marzo, sobre Odontólogos y otros profesionales relacionados con la salud dental, solo pueden realizarlo los dentistas y los higienistas dentales bajo la supervisión de los dentistas. Esto se debe a los graves peligros que puede suponer para la salud de la población el uso de equipos o aparatos para la realización de estas técnicas por los propios consumidores en sus hogares.

Además, el Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, explica que la tartrectomía no está indicada para todos los pacientes. “Existen situaciones que la contraindican, como puede ser el caso de personas portadoras de determinados marcapasos cardiacos, inmunodeprimidas, con diabetes no controlada, etc. Y en otros casos hay que realizar algún tratamiento previo con antibióticos”, detalla el Dr. Castro. Del mismo modo, insiste en que realizarse este tratamiento en el propio domicilio sin tener los conocimientos adecuados, puede conllevar riesgos para la salud bucodental, como daños en dientes y encías.

Publicidad de productos sanitarios
Aparte de los peligros para la salud del paciente, las páginas web donde se vende este material odontológico, Amazon, Aliexpress o Ebay,  están incumpliendo, entre otros, la prohibición establecida en la normativa sectorial según la cual “no podrán ser objeto de publicidad destinada al público los productos sanitarios que estén destinados a ser utilizados o aplicados exclusivamente por profesionales sanitarios”.

Por estos motivos, y siempre con el objetivo de velar por la salud bucodental de los ciudadanos, el Consejo General de Dentistas solicita a la AEMPS que investigue si los mencionados productos cumplen con los requisitos de autorización y comercialización correspondientes, así como con la obligación de proporcionar una publicidad correcta. “Del mismo modo, esperamos que se adopten las medidas cautelares oportunas y se suspenda el acceso a dichos productos en esas páginas webs en nuestro país”, declara el Dr. Castro.

Imágenes cedidas: Shutterstock/Al7