Nunca antes hubo tanta ciberdelincuencia con un tema concreto como con el coronavirus. Así lo ha constatado la compañía Proofpoint en su último estudio, afirmando que el Covid-19 se ha convertido en el gancho perfecto para los ciberdelincuentes. Este tipo de ataques, que llega vía correo electrónico, se utiliza para vulnerar información personal tanto de empresas como de usuarios.

Los investigadores han anunciado el registro de nuevos ataques por parte de los prolíficos grupos de hackers TA505 y TA564, que han puesto en marcha sofisticadas campañas dirigidas a las industrias farmacéutica, de salud y manufacturera de EE.UU., así como a servicios públicos.

En total, el equipo de investigación ha constatado el uso del coronavirus como gancho en envíos de phishing de credenciales, adjuntos y enlaces maliciosos, compromiso de cuentas de correo empresarial (BEC), falsificación de landing pages, donwloaders, spam y envío de malware, entre otras amenazas.

Entre los ejemplos de ataques se incluyen:

Un malware desconocido

Llamado RedLine Stealer, este malware aprovecha la predisposición de la gente a ayudar a encontrar una cura para el Covid-19 a través de un proyecto de informática distribuida para investigación de enfermedades.

RedLine Stealer se está comercializando en foros rusos underground con distintas opciones de precio, a partir de 100 dolares, y ha sido actualizado recientemente para el robo de monederos de criptomonedas.

Correos dirigidos a “padres y cuidadores”

Este tipo de correos incluye un malware llamado Ursnif que puede robar información de las cuentas bancarias. Los atacantes han utilizado el nombre real del receptor para aumentar la percepción de legitimidad del correo.

Correos dirigidos a organizaciones de salud

Por ejemplo, ofrecen remedios para el coronavirus a cambio de bitcoins.

Falsas guías sobre cómo proteger del coronavirus

Llegan a todo tipo de personas y empresas, clínicas dentales incluidas, e invitan a los usuarios a clicar en enlaces maliciosos.

Para la directora senior del Equipo de Investigación y Detección de Proofpoint, Sherrod DeGrippo, “durante más de cinco semanas, nuestro equipo de investigación ha observado numerosas campañas de correo malicioso ligadas al COVID-19, muchas de ellas utilizando el miedo para convencer a las víctimas potenciales de que hagan clic”.

Además, DeGrippo explica que “los criminales han enviado oleadas de correos que han variado desde varias docenas hasta más de 200.000 al mismo tiempo, y el número de campañas continúa aumentando”.

La utilización de este nuevo virus que irrumpe en nuestra sociedad forma parte de una campaña de ingeniería social a gran escala. Los ciberdelincuentes aprovechan la situación vulnerable de la población para hacer uso de enlaces o descargas de archivos corruptos. El 70% de los correos contiene algún tipo de malwarey casi un 30% tiene como objetivo el robo de información mediante falsas webs de accesos a Gmail o Office 365.

Imágenes cedidas: Kaitlyn Baker on Unsplash