Dentista cáncer
Shutterstock / napocska.

La labor del odontólogo es vital, ya que la radioterapia o la quimioterapia pueden dar lugar a determinadas enfermedades de la boca. Asimismo, algunas complicaciones bucodentales podrían modificar el plan terapéutico frente al cáncer. La coordinación del dentista con el oncólogo es fundamental en el seguimiento de los afectados por este tipo de patologías.

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) recoge que el número de casos nuevos de cáncer en España ascenderá este año a 277.234. Los actuales tratamientos oncológicos, tanto de quimioterapia como de radioterapia, también afectan a la boca de los pacientes. Sobre ello, han hablado en una entrevista publicada en Gaceta Dental los doctores Javier Román, director médico asistencial del Instituto de Oncología (IOB) del Hospital Ruber Internacional y Ruber Juan Bravo de Madrid, y Miguel Carasol, médico especialista en Estomatología.

En este sentido, ambos expertos señalan que «el dentista es una pieza clave en el diagnóstico precoz, tratamiento y seguimiento de la patología bucodental del paciente oncológico, que puede afectarse severamente por los tratamientos antineoplásicos». Asimismo, los doctores precisan que las complicaciones bucodentales pueden alterar de un modo importante la calidad de vida del paciente oncológico, así como modificar el plan terapéutico frente al cáncer y, por tanto, los resultados finales.

Lo cierto es que la radioterapia y la quimioterapia provocan complicaciones a nivel bucal, sobretodo la primera. Así lo afirma el Dr. Javier Román, al explicar que la radioterapia «cuando se administra directamente sobre la cavidad oral a dosis elevadas, es una causa frecuente de complicaciones bucodentales, salvo la osteonecrosis mandibular que es más frecuente con la utilización de fifosfonatos, denosumab y ciertos antiangiogénicos como bevacizumab y sunitinib».

Por su parte, la quimioterapia puede producir mucositis y dolor oral, que en ocasiones se complica con infecciones micóticas. «Cuando la quimioterapia es muy intensiva, como la que se administra en las enfermedades oncohematológicas o en el trasplante de médula ósea, también puede complicarse con infecciones virales, a veces severas», describe el Dr. Román.

Consulte aquí la entrevista completa publicada en Gaceta Dental