Figura 1

Resumen

La mejora de la apariencia de la sonrisa es uno de los motivos principales por los que un paciente demanda tratamiento. La búsqueda de unas proporciones, y de un aspecto saludable y rejuvenecido son el objetivo común de clínicos y pacientes.

Es importante iniciar el tratamiento con un diseño de la sonrisa que muestre un posible resultado final que cubra las expectativas, tanto del paciente y su entorno, como del equipo de clínicos y técnicos de laboratorio que intervengan en la resolución del caso.

Una vez aceptado el resultado final, la cuestión es cómo poder mantenerlo a lo largo del tiempo. Es en este punto donde un diagnóstico integral y una planificación multidisciplinar son imprescindibles para lograr estabilidad funcional, controlando los factores biológicos y ambientales.

Caso clínico (Figuras 1-15)

Paciente de 57 años que acudió a consulta porque se le había descementado el puente inferior derecho. Su principal preocupación era poder reponer los dientes ausentes para poder masticar, pero de igual forma le preocupaba el estado de su boca en general, y en especial sus incisivos, los cuales, según refería, se le estaban desgastando.

Su estado de salud general era correcto y no precisaba de precauciones especiales para la realización de los diferentes tratamientos odontológicos que pudiesen ser necesarios.

Para la exploración odontológica y posterior valoración diagnóstica, basada en el riesgo y pronóstico, dividimos ésta en cuatro apartados: estado periodontal, estado estructural, valoración funcional y valoración estética.

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Regístrate