El trabajo se ha realizado sobre la dentina de los molares inferiores.

Elaborado por la University College of London conjuntamente con el CENIEH

Un equipo formado por científicos de la University College of London y el Grupo de Antropología Dental del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) han realizado el primer análisis de morfometría geométrica tridimensional de la dentina de los molares de la Sima de los Huesos.

El estudio, recientemente publicado en American Journal of Physical Anthropology, ha analizado 85 molares mediante micro-tomografía axial computarizada en los laboratorios del CENIEH, lo que ha permitido obtener secciones virtuales de gran resolución.

Los análisis de morfometría geométrica realizados hasta la fecha se han basado en el uso de imágenes bidimensionales como la fotografía. En este trabajo, la aplicación de las nuevas tecnologías como el micro-CT y el software de reconstrucción 3D Amira, ha hecho posible el primer trabajo de morfometría geométrica sobre imágenes tridimensionales.

El análisis se ha realizado sobre la dentina de los molares inferiores de la población del yacimiento de la Sima de los Huesos, en Atapuerca (Burgos), con el objetivo de estudiar el origen de los neandertales.

Objetivo del estudio

El trabajo se ha realizado sobre la dentina de los molares inferiores.

«Con los resultados obtenidos hemos podido ratificar una vez más las similitudes existentes entre la población de la Sima de los Huesos y los neandertales y las diferencias entre estos con respecto a Homo sapiens», explica la directora del CENIEH, María Martinón-Torres, coautora de este trabajo, junto con investigadores de la University College of London.

El principal objetivo de los autores ha sido comprobar la fiabilidad del modelo de acreción neandertal, que sugiere que las características no se desarrollaron de forma lineal y continuada sino en diferentes épocas y a saltos.

«Los resultados de esta investigación favorecen la teoría de un escenario evolutivo más complejo para el continente europeo durante el Pleistoceno Medio, con la coexistencia de diferentes poblaciones y sin descartar la posible hibridación entre ellos», concluye Martinón-Torres.