El Consejo General de Dentistas pide el endurecimiento de las penas

Desde la Organización Colegial se muestran preocupados por el aumento de este tipo de delitos en los últimos meses.

La Audiencia Provincial de Jaén ha desestimado el recurso de apelación presentado por un protésico dental, que regentaba un laboratorio en Linares, tras ser condenado por un delito de intrusismo profesional por el Juzgado de lo Penal Nº 3 de Jaén. El fallo confirma la resolución previa y considera probado que el acusado atendió al paciente causándole lesiones que precisaron asistencia médica.

Tras la denuncia del Colegio de Dentistas Oficial de Dentistas de Jaén, los magistrados consideran probado que el propietario de este laboratorio, que posee única y exclusivamente la titulación de protésico dental, realizó moldes en la boca del paciente, registros e impresiones, con la finalidad de fabricar una prótesis completa, que posteriormente colocó y ajustó, careciendo de titulación para ello. Como consecuencia, el paciente sufrió lesiones en encías (llagas y rojeces) provocadas por rozamiento. Por este delito, el protésico ha sido condenado a una pena de seis meses de multa a razón de 6 euros diarios.

Según el juez, y tras aplicar el artículo 403 del Código Penal, la comisión del delito se produce puesto que al protésico dental le compete únicamente la elaboración y fabricación de prótesis dentarias para lo cual debe seguir siempre las instrucciones y prescripciones del odontólogo o estomatólogo, que son los únicos profesionales que están facultados para examinar la boca del paciente a fin de determinar o no su implantación y hacer los moldes o impresiones adecuados y necesarios para la elaboración de la prótesis y, una vez elaborada esta por el protésico dental, colocarla y adaptarla a la boca del paciente.

Delitos en auge

«En los últimos meses estamos asistiendo con preocupación a la proliferación de este tipo de delitos, que sin duda, suponen un grave riesgo para la salud de la población ya que un protésico dental no tiene ni las competencias ni los conocimientos para trabajar directamente en la boca de un paciente. Sin embargo, las penas establecidas para este tipo de delitos son demasiado leves y no tienen el carácter disuasorio que deberían», destaca el Dr. Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas.

Al mismo tiempo, la Organización Colegial de Dentistas de España recuerda a todos los ciudadanos la obligatoriedad de la colegiación para la práctica odontológica en España, por lo que, ante cualquier duda, pueden comprobar si el profesional que le atiende es un dentista colegiado consultándolo con el Colegio Oficial de Dentistas de su demarcación.

Otro caso en Valencia

Por su parte, el protésico dental G.J. Quintero ha sido condenado, por el Juzgado de lo Penal número 8 de Valencia, por un delito de intrusismo profesional por tratar pacientes en su clínica, Centro de Salud Dental, situada en Patraix (Valencia), sin contar con el título de dentista.

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICoEV) ha descubierto y denunciado al propietario de la citada clínica, tras recibir varios testimonios de pacientes y realizar la investigación pertinente. Dos pacientes aseguraron que Quintero había participado en su tratamiento, lo que es juzgado como un delito penal.

La sentencia le ha condenado a una multa de 2.880 euros y el pago de las costas procesales por la comisión de un delito de intrusismo profesional que está recogido en el artículo 403 del Código Penal.

El acusado ha negado los hechos y ha asegurado que solamente ejercía funciones de gerente y financiación, sin embargo, tanto los testimonios de los pacientes como la comprobación del ICOEV contradijeron su versión.

La querella, presentada por el colegio valenciano, se llevó a cabo en 2013, mientras las actuaciones ilegales sobre los pacientes se produjeron a partir de 2010. Desde entonces, la citada clínica ha continuado abierta con total normalidad.

También desde el ICOEV se ha recomendado a la ciudadanía asegurarse de que el dentista al que asiste es un dentista colegiado, ya que de lo contrario, el paciente estaría poniendo en riesgo su salud bucodental y el profesional estaría cometiendo un delito. El presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia, el Dr. Enrique Llobell, ha recordado que la colaboración ciudadana y de las instituciones es fundamental para luchar contra el intrusismo que afecta a las profesiones sanitarias y especialmente a los pacientes.

Llobell ha mostrado su preocupación por el hecho de que a pesar de la gravedad de los hechos la clínica permanezca abierta y la Administración no tome más medidas para salvaguardar la seguridad de los pacientes. También ha recordado la gravedad de los casos de intrusismo, ya que está en juego la salud de los pacientes tal y como se ha demostrado en este caso.

Amplía tus conocimientos y fórmate