La Responsabilidad Social Competitiva ya no es solo una estrategia, forma parte de la esencia de muchas empresas. Esto es así y ya no es una moda de paso, sino de peso. Responde al 79% de la población española que se declara interesado en saber qué hacen las empresas españolas para ser responsables con la sociedad. Los millennials –jóvenes nacidos entre 1980 y 1999– en el año 2030 representarán el 75% de la fuerza laboral mundial. Este grupo de población valora los esfuerzos sociales y medioambientales de las empresas, de hecho, el 91% cambiaría su compra a otra marca si estuviese asociada a una buena causa y el 88% dejaría de comprar una marca de la cual se conocieran prácticas poco éticas. Y es que, el 93% de los jóvenes y futuros consumidores perciben como mejores empresas aquellas que tienen iniciativas de responsabilidad social.

Dos visiones: social y empresarial

Cristian Rovira apunta en su libro Responsabilidad Social Competitiva que «las empresas que sepan aplicar la Responsabilidad Social Competitiva compaginando la visión social con la visión empresarial se encontrarán también con una ventaja en cuanto al acceso al talento, ya que tendrán más facilidad para acceder a aquellos empleados comprometidos con sus valores y preparados para transformar la sociedad y las organizaciones actuales».

En el Libro Verde de la Comisión Europea se manifiesta que la responsabilidad social de una empresa trata la integración voluntaria para resolver las preocupaciones sociales y medioambientales a través de operaciones comerciales.

Dentro del documento se establece una estrategia que destaca cuatro requisitos que toda empresa debe poseer para ser considerada socialmente responsable:

• Economía basada en el conocimiento más competitivo y dinámico del mundo.
• Capacidad para conseguir un crecimiento económico sostenible.
• Ofrecer mayores y mejores empleos.
• Contar con una mayor cohesión social.

La empresa Responsabilidad Social señala que una compañía que desee ser socialmente responsable debe orientarse a mejorar:

• La calidad de vida laboral.
• El medioambiente.
• La comunidad donde está instalada la empresa.
• El marketing para desarrollar una comercialización responsable.
• La ética empresarial.

Asimismo, indica que los requisitos necesarios son:

• Ofrecer productos y servicios que respondan a las necesidades de los clientes y contribuyan al bienestar.
• Tener un comportamiento que vaya más allá del cumplimiento de los mínimos reglamentarios, optimizando en forma y contenido la aplicación de todo lo que le es exigible.
• La ética ha de impregnar todas las decisiones de directivos y personal con mando, y formar parte consustancial de la cultura de empresa.
• Las relaciones con los trabajadores han de ser prioritarias, asegurando condiciones de trabajo seguras y saludables.
• Respetar el medioambiente.
• Realizar acciones sociales oportunas a las necesidades planteadas, atendiéndolas de la mejor forma posible.
• Estar en equilibrio con la sociedad.

Una gestión empresarial rentable y una visión social son compatibles en una empresa que apuesta por la RSC

Establecer la Responsabilidad Social Competitiva de una empresa pasa por estar convencidos de que se puede compatibilizar una gestión empresarial rentable con una visión claramente social. Propiciar que la inversión social esté alineada con la actividad principal del negocio también caracteriza la Responsabilidad Social Competitiva, así como ser coherentes y aplicar el factor social a todos los aspectos de la empresa, involucrando y contagiando a toda la organización de este cambio, contemplar condiciones de crecimiento y replicabilidad y generar herramientas que permitan la medida de los resultados y la evaluación de los mismos.

RSC en la clínica dental

Para una clínica dental, ser socialmente responsable y competitiva supone reconocer e integrar las preocupaciones sociales y laborales en su gestión empresarial. Por este motivo se deben generar políticas, estrategias y procedimientos con la intención de satisfacer dichas preocupaciones, configurando las relaciones con sus grupos de interés como son sus pacientes, empleados, proveedores y sociedad.

En la actualidad, la Responsabilidad Social Corporativa/Competitiva constituye una opción útil para responder a las necesidades empresariales y sociales, consolidándose como una estrategia de gestión que aporta a la organización beneficios como:

• Refuerzo de la comunicación y la credibilidad.
• Aumento de la cultura de conciencia social.
• Aumento de la fidelidad a la marca y el compromiso.
• Aumento de la motivación de los empleados.
• Retención de los mejores profesionales.

Grupos de interés

Se deben analizar los grupos de interés de la empresa y qué se les puede ofrecer para mejorar la relación de la organización con dichos grupos. Para ello se debe establecer una jerarquía de partes interesadas:

•Relaciones internas: trabajadores de la empresa y colaboradores independientes de la empresa.
•Relaciones externas: pacientes, proveedores, administraciones públicas y sociedad en su conjunto.

Cultura empresarial

• Establecer un compromiso efectivo con la calidad, dotando de una norma certificada a todos los procesos de la clínica (EFQM).
• Profundizar en los valores de empresa redactando un documento donde se establezcan la misión, visión y valores de la empresa.
• Comunicar con transparencia.
• Ser socialmente responsable, seleccionando a proveedores que también lo sean.

Con los trabajadores

• Fomentar un entorno limpio, sano y seguro para los trabajadores.
• Respetar los derechos laborales.
• Difundir la formación y promoción interna en la empresa.
• Ofrecer estabilidad laboral.
• Desarrollar una comunicación fluida y transparente con los trabajadores.

La responsabilidad social de una empresa intenta resolver las preocupaciones sociales y medioambientales a través de operaciones comerciales
Con los pacientes

• Conocer su satisfacción y fidelidad mediante la elaboración de un cuestionario de calidad.
• Establecer una comunicación fluida y transparente.
• Mantener un compromiso ético de veracidad en la comunicación de los servicios, con la finalidad de realizar una publicidad responsable.
• Garantizar los servicios que presta.

Con los proveedores

• Conocer el grado de satisfacción con las transacciones realizadas.
• Fomentar una comunicación fluida y transparente.
• Dar preferencia a proveedores locales, ante todo si son socialmente responsables.
• Utilizar, preferentemente, productos ecológicos.
• Establecer relaciones de mutuo beneficio.

Con la sociedad

• Fomentar el voluntariado de los trabajadores con las actividades promovidas en los ámbitos sociales y de la salud.
• Involucrar a la empresa en las acciones locales mediante el patrocinio o la organización de acciones de concienciación y formación en temas relacionados con la salud.

Con la Administración Pública

• Colaborar con las administraciones cercanas en el ámbito de la concienciación y el cuidado de la salud bucodental.

Con el medio ambiente

• Gestionar con eficacia los recursos.
• Reciclar y reutilizar recursos.

VP20 Consultores es miembro del Club Excelencia en Gestión y del Club de Evaluadores Acreditados de la EFQM. Además es la empresa líder en España en consultoría y marketing dental. Con 20 años de experiencia en el sector y, habiendo trabajado en más de 2.000 clínicas privadas con resultados más que satisfactorios, es sinónimo de éxito en la implantación de herramientas de gestión eficientes entre sus clientes. De todas las técnicas utilizadas, cabe destacar el Coaching Dental. Ésta es una herramienta que lleva siendo utilizada en empresas de todos los ámbitos de EE.UU. desde hace más de 30 años. El Coaching ofrece una amplia visión de dirección y gestión de la clínica a los responsables de la misma, haciendo que sus aptitudes mejoren y esto se traduzca en un aumento de la cartera de pacientes y de los beneficios de la clínica. Para más información: www.vp20.