Condena de medio año de cárcel y seis meses de multa

El Juzgado de lo Penal nº 25 de Madrid ha impuesto una pena de medio año de prisión y seis meses de multa a un hombre de origen colombiano por ejercer funciones propias de dentista sin estar habilitado para ello. El condenado había adquirido una clínica dental en el distrito de Hortaleza donde ejercía, sin la titulación requerida, todo tipo de actividades exclusivas de dentistas.

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) conoció el caso a través de la queja presentada por una paciente. La víctima había pagado 3.900 euros por un tratamiento de Implantología que se le practicó de forma incorrecta. Y, posteriormente, tuvo que abonar 4.000 euros a un dentista colegiado para la corrección del tratamiento.

El condenado podría enfrentarse a una pena mayor, pues continuó con la actividad ilegal tras la intervención policial. En este sentido, se ha abierto otro proceso judicial contra el falso dentista y en los próximos meses podría recibir dicha pena de mayor gravedad.

«En total este año hemos recibido quince reclamaciones por intrusismo. Defender a los pacientes de esta actividad ilegal y que puede causarles un grave perjuicio es una prioridad para el COEM. Queremos recordar que todos los dentistas deben estar colegiados y que los pacientes pueden pedirle el número de colegiado si lo desean», asegura el doctor Ramón Soto-Yarritu, presidente del COEM.

El desmantelamiento de la clínica se ha desarrollado mediante una investigación conjunta entre el COEM y el Grupo V de la Inspección Central Operativa de la Policía Municipal de Madrid. La colaboración entre ambas instituciones ha permitido demostrar la clandestinidad de la clínica, así como la culpabilidad del condenado.