264_Laboratorio
Figura 1. La prótesis debe quedar integrada en aquellas zonas en las que no se vea sometida al empuje de la mucosa móvil.

Límites funcionales de las bases de una prótesis mucosoportada

La anatomía funcional de la boca —las zonas móviles adyacentes— determina la extensión de la superficie basal de una prótesis completa y de las zonas mucosoportadas de las sobredentaduras.

Los límites de estas prótesis deben atender a criterios funcionales, es decir, es necesario que la prótesis quede integrada en aquellas zonas en las que no se vea sometida al empuje de la mucosa móvil, frenillos, inserciones musculares, etc., incluyendo la mayor superficie posible dentro de los límites de salud y función de los tejidos que cubre y con los cuales hace contacto (Figura 1). Por lo tanto, deberá ser diseñada de tal forma que cubra todos los tejidos disponibles del asiento basal sin causar dolor en sus bordes y sin interferir en la acción de ninguna de la estructuras que contacta o rodea (1).

En este sentido, tanto para una prótesis completa como para cualquier prótesis que incluya zonas mucosoportadas, resulta imprescindible contar con una impresión mucodinámica o funcional en la que el contacto de las zonas móviles con el material de impresión permita delimitar adecuadamente la extensión y el grosor de los bordes de la prótesis (Figura 2).