La Fundación Ad Qualitatem, junto a la Consejería de Sanidad de Castilla y León (SACYL) y la compañía de tecnología médica Becton Dickinson, organizó una jornada sobre Bioseguridad en el Hospital Universitario de Burgos con la finalidad de dar a conocer la nueva directiva de la Unión Europea, de obligado cumplimiento desde el mes de mayo, para la prevención y reducción de lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes en el sector hospitalario y sanitario.

El encuentro, celebrado el pasado 29 de abril, contó con la participación de 150 profesionales, entre ellos directivos de las gerencias de Castilla y León, gestores sanitarios y expertos en materia de Seguridad y Salud y en Prevención de Riesgos Laborales.

Entre las principales conclusiones de la jornada destaca la importancia que los ponentes dieron a la realización de estos encuentros profesionales para poner de manifiesto sus inquietudes y dar a conocer en profundidad la nueva normativa. El programa contempló un análisis histórico de la Bioseguridad en el complejo asistencial de Burgos a cargo de Carmen Rodríguez Pajares, especialista en Medicina del Trabajo y miembro del equipo de gerencia del centro encargada en Prevención Riesgos Laborales. Además, Rodríguez señaló la diferencia del antes y después de la existencia de la normativa: «Ahora hay que eliminar el riesgo cortopunzante, y si no se puede, hay que evaluarlo e incorporar dispositivos de bioseguridad que, aunque encarecen el coste, reducen la accidentalidad y las bajas laborales».

Este es el segundo encuentro organizado por la Fundación Ad Qualitatem sobre la nueva normativa europea de Bioseguridad con idéntico éxito de participación. El anterior tuvo lugar en el Complejo Universitario de Canarias.