Arrojar algo de luz sobre los aspectos más controvertidos de la implantología oral contemporánea ha impulsado al Dr. Federico Hernández Alfaro a publicar su obra «Controversial Issues in Implant Dentistry». Mirando hacia el futuro, y gracias a las técnicas de medicina regenerativa, este reputado profesional afirma que a medio plazo asistiremos a una revolución en la manera de tratar a los pacientes edéntulos. «La regeneración dental no está tan lejos», añade.

El Dr. Federico Hernández Alfaro es licenciado en Medicina y Cirugía y en Odontología, siendo Premio Extraordinario; especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial y Doctor Cum laude por la Universidad Internacional de Catalunya, completando su formación en Estados Unidos, Suiza, México e Italia.

En la actualidad es profesor titular y dirige el Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la Universidad Internacional de Catalunya y es director del Instituto Maxilofacial (IM) del Centro Médico Teknon.

—¿Qué le ha impulsado a lanzarse por segunda vez a la aventura editorial?

—En las sesiones clínicas, que regularmente realizamos en el Máster de Implantes de la Universidad Internacional de Catalunya, nos dimos cuenta de que existían una serie de temas y tópicos recurrentes sobre los que había controversia permanente y opiniones encontradas. Es por ello que decidí involucrar a nuestro equipo en una obra que arrojara algo de luz sobre estos problemas.

—¿Qué equipo hay detrás de la obra?

—Profesores y ex alumnos de nuestro Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la UIC, además de compañeros del Departamento de Periodoncia y, como invitado especial, el profesor Alberto Sicilia y su equipo de la Universidad de Oviedo, en el capítulo de cirugía guiada.

—¿Qué podrán encontrar sus colegas de profesión en su libro, «Controversial Issues in Implant Dentistry»?

—Citando al profesor Mariano Sanz, que ha tenido la amabilidad de prologar nuestro libro, hemos intentado cubrir de manera extensa aquellos aspectos de la implantología sobre los cuales no existe suficiente evidencia científica o protocolos totalmente validados. La idea ha sido combinar lo publicado en la literatura con nuestra propia experiencia como clínicos y compartir los protocolos generados en el Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial de la UIC que tengo el honor de dirigir.

—¿Para qué tipo de profesionales está escrito?

—Para cualquier profesional que esté involucrado en la implantología y que desee mejorar la toma de decisiones en algunos aspectos controvertidos de esta apasionante disciplina.

El libro está planteado con una aproximación eminentemente práctica, huyendo de extensas revisiones bibliográficas, e intentando responder a las preguntas que como clínicos nos hacemos cada día.

—En su libro desgrana los aspectos más controvertidos de la implantología oral contemporánea. ¿Cuáles de ellos han sido abordados en su estudio?

—La obra está dividida en once capítulos que tratan los siguientes temas: Superficie y diseño de implantes, implantes cortos, preservación alveolar, implantes inmediatos, cirugía guiada, periimplantitis, regeneración ósea guiada, biomateriales, maxilar atrófico, mandíbula posterior atrófica y, finalmente, ingeniería tisular.

—El boom de la implantología en los últimos años ha sido espectacular. ¿Cómo vaticina el futuro a medio plazo?

—El uso de los implantes dentales se ha generalizado, de manera que la mayor parte de la población antes o después recibirá un implante dental.

La tercera dentición ya es un concepto integrado en la mente colectiva y es indudable que –crisis aparte– los tratamientos implantológicos cada vez tienen más protagonismo en nuestras consultas.

Me interesa señalar la importancia de abordar la implantología con una aproximación multidisciplinaria. Cada vez más los distintos tratamientos necesitan de la colaboración de diferentes especialistas que aporten su know how diferencial para conseguir la excelencia.

—Nuevas tecnologías y materiales han contribuido en gran medida al desarrollo no sólo de la implantología sino de la cirugía bucal y la Odontología en general.  Mejores resultados, actos quirúrgicos menos invasivos, ahorro de tiempos…

—Sin duda. Cuando imparto mis clases en la Universidad, me doy cuenta de que cada curso tengo que revisar los conceptos y protocolos que comparto con los alumnos. Muchos de los algoritmos que nos servían hace pocos años ya no son válidos. Nuestro libro precisamente recoge un buen número de aspectos cambiantes en la implantología. Todo ello es lo que hace que esta disciplina sea apasionante.

—¿A qué retos se enfrenta el área de la implantología de cara a los próximos años?

Desde mi punto de vista, uno de ellos es conseguir más evidencia científica para muchos protocolos de actuación que en la actualidad manejamos de manera intuitiva. Otro es acabar de definir el gold-standart en superficie y diseño de los implantes. Uno de los más importantes es incorporar la ingeniería tisular a los tratamientos quirúrgicos e implantológicos. Estoy seguro de que en el medio plazo, gracias a estas técnicas de medicina regenerativa, asistiremos a una revolución en la manera que tratamos a nuestros pacientes edéntulos. La regeneración dental no está tan lejos.

—¿Cómo es a su juicio el nivel de la implantología que practican los profesionales en nuestro país?

—Altísimo. En las reuniones científicas en las que participo, invitado por distintas sociedades científicas y universidades, percibo un nivel excepcional en la calidad clínica, técnica y científica de lo que se presenta. La relativa falta de visibilidad internacional de la implantología española se debe, desde mi punto de vista, a las dificultades que muchos de nuestros líderes de opinión tienen para de comunicarse en inglés.

—¿Podemos decir que existe una buena formación implantológica?

—Creo que, en general, sí. Desde luego, en nuestro país, existen un buen número de centros y programas que garantizan esa formación de manera reglada. Por nuestra parte, en la Universidad Internacional de Catalunya, intentamos que los másteres y programas de postgrado en los que se imparte esta disciplina haya una cobertura científica y clínica exhaustiva que permita a nuestros alumnos, cuando acaban, desarrollar la práctica implantológica con un soporte sólido técnico y científico.

—¿Es usted partidario de la creación de las especialidades odontológicas?

—La especialización es consustancial a cualquier actividad profesional en las ciencias de la salud. Lo importante es que dicha especialización y su acreditación esté adecuadamente regulada, y se garanticen los estándares de calidad dentro de cualquier programa de formación.

Bonache/Rojas