Margarita Alfonsel
"Como Sector, cuando pase la crisis sanitaria, deberemos actuar cohesionados, mucho más que nunca", asegura Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin.

Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin

La actividad de la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria en las últimas semanas está siendo frenética. Margarita Alfonsel, su secretaria general, explica a Gaceta Dental cómo el sector está respondiendo con compromiso a la crisis sanitaria derivada del Covid-19. Asimismo, desgranamos con ella iniciativas como el Corredor Aéreo Sanitario, la reconversión productiva de empresas, los efectos económicos derivados de la pandemia y todos los aspectos que se necesitará mejorar en el ámbito sanitario de cara al futuro. “Hay que poner el acento en el impulso a la innovación en España y con ello solucionar la actual situación de deslocalización”, asegura.

-¿Cómo está funcionando Fenin desde la declaración del estado de alarma en nuestro país?
Desde el inicio de esta crisis, provocada por la propagación del Covid-19, nos pusimos en contacto con el Ministerio de Sanidad, con el INGESA y con la AEMPS para facilitarles toda la información relativa a las empresas fabricantes, importadoras y distribuidoras, con el detalle de productos identificados como esenciales en esta pandemia, para que estas instancias de la Administración pudieran disponer de información rigurosa y fiable para las compras anunciadas como “compras centralizadas”, dada la situación de excepcionalidad.

También entregamos información exhaustiva de fabricantes internacionales facilitados por Oficinas Económicas y Comerciales de las Embajadas de España en el exterior, con las que mantenemos una dinámica de comunicación permanente a través de nuestra área internacional.

Nuestras empresas están respondiendo con profesionalidad y compromiso en esta crisis y están, y estamos como Fenin, a disposición de nuestro sistema sanitario. Igualmente destacamos el papel de todas las empresas del sector, multinacionales o nacionales, importadores y fabricantes y aprovisionamiento de material necesario, así como la creación y la participación de todo este tipo de empresas en la iniciativa público-privada, el Corredor Aéreo Sanitario, puesto en marcha con el Grupo Oesía e Iberia y con el apoyo de cuatro Ministerios.

Corredor Aéreo Sanitario.
Descarga de uno de los aviones con material sanitario.

-¿Cómo surgió la idea de crear el Corredor Aéreo Sanitario, qué se está consiguiendo gracias a él y hasta cuándo está previsto que esté operativo?
El punto de partida de la creación del Corredor Aéreo Sanitario fue una llamada de Luis Furnells, presidente ejecutivo del Grupo Oesía, con quien valoramos la idea de poner en marcha esta iniciativa, que pudo materializarse, finalmente, gracias a la participación de Iberia. No fue sencillo, indudablemente, hubo que superar los muchos y complejos trámites que lleva una actividad de esta envergadura, por ello fue fundamental la involucración y el trabajo de cuatro ministerios: el de Sanidad, el de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, el Ministerio de Hacienda y el de Industria, Comercio y Turismo, cuyo apoyo fue fundamental.

Llevamos semanas trabajando intensamente para incrementar la llegada de productos sanitarios a España. En tan solo una semana toda la operativa del Corredor estaba diseñada y en funcionamiento, lo que se ha traducido en la llegada de más de 300 toneladas de productos sanitarios a España, millones de mascarillas, equipos de protección individual, batas, guantes, pantallas, gafas protectoras y respiradores, entre otros. Hasta que finalice esta terrible pandemia y logremos ganar la batalla sanitaria al COVID-19, este Corredor continuará operando a través de tres vuelos semanales, que unirán Madrid y Shanghái en el menor tiempo posible.

-Algunas empresas se han reconvertido para aumentar productos o equipos necesarios para combatir al virus. ¿Qué retos han tenido que afrontar?
Las empresas que fabrican productos identificados como críticos han recibido soporte del Ministerio de Industria para conseguir materia prima y componentes necesarios para aumentar su producción y responder así a las necesidades de nuestro país. Hemos tenido ya dos teleconferencias con la Ministra de Industria y su equipo más directo para que los sectores empresariales, a través de sus patronales, pudiésemos expresar nuestras necesidades más urgentes al Gobierno. Tal es el caso de dos empresas fabricantes de respiradores / ventiladores que han tenido dificultades para encontrar componentes, hasta que el propio Ministerio de Industria se los ha facilitado y lógicamente se han sentido respaldadas. Industria también nos pidió identificar empresas que pudieran modificar sus líneas y reconvertirse para una producción de productos, hoy declarados estratégicos. Para ello, los pasos que hay que dar simultáneamente son: verificar que las instalaciones fabriles cuenten con licencia de funcionamiento para fabricar productos sanitarios según la legislación, adaptar su maquinaria o adquirir nueva y obtener materia prima. Además, en este caso, es muy importante formar al personal en todos los detalles para poner en marcha una línea de producción, le aseguro que no es nada fácil y, sobre todo, no con la rapidez e inmediatez que estamos imponiendo a nuestra industria.

Antes de la crisis también teníamos dos plantas fabricantes de mascarillas, a las que ahora se han sumado otras cuatro que están adaptando sus procedimientos. Del mismo modo, también contamos con producción nacional de tests de diagnóstico que están superproduciendo a las capacidades que pueden adecuarse.

Por último, un detalle importante que hay que resaltar es la necesidad de que el Gobierno abra líneas de crédito específicas para las empresas, facilitar su adaptación y poder hacer contratos con proveedores de materia prima.

-¿Qué está poniendo de relieve esta crisis sin precedentes en nuestro país (y mundial), especialmente, en lo que respecta al ámbito sanitario?
Ciertamente, las crisis permiten aprender mucho, o al menos así debería de ser para evitar cometer los mismos errores de cara al futuro. La experiencia del COVID-19 nos ha enseñado que debemos contar con una reserva estratégica de medicamentos y de productos sanitarios en España y, a nivel más global, que es preciso establecer una financiación adecuada a las necesidades de nuestro SNS.

Tras la crisis, indudablemente, también deberemos trabajar en la reconversión de nuestro sector, buscando tejido productivo de productos sanitarios esenciales para una eventual epidemia o pandemia. También de cara al futuro, deberemos lograr que los profesionales sanitarios cuenten con un entorno y unas condiciones laborales como lo que son, profesionales de excelencia.

-¿Qué cambios se antojan urgentes?
Será necesario implementar medidas concretas para apoyar a nuestra industria nacional; empresarios comprometidos y que aportan un enorme valor, percibido hoy como esencial, y, por supuesto, poner el acento en el impulso a la innovación en España y con ello solucionar la actual situación de deslocalización. Y todo ello sin demora.

-Ahora la crisis sanitaria es lo prioritario, sin lugar a dudas, después vendrán otros análisis como el económico. ¿Cuál es la situación actual a este respecto en el sector? ¿Han podido hacer algún tipo de valoración?
Efectivamente ahora nuestra prioridad en Fenin es continuar contribuyendo a resolver esta terrible situación, abriendo todas las líneas de actuación que estén a nuestro alcance. Sin embargo, en paralelo, ya llevamos semanas analizando todos los posibles aspectos del escenario postcrisis y, especialmente, el impacto que este pueda llegar a tener en las empresas del Sector, en su gran mayoría PYMES.  Para ello, hemos creado un grupo de trabajo específico que ya está avanzando en un Plan Estratégico de Recuperación que nos ayude a trazar la hoja de ruta a seguir, una vez resuelta la pandemia.

-Por último, me gustaría que lanzara un mensaje al sector sanitario, en general, y al dental, en particular, en una época como esta, en las que se mezclan la incertidumbre, el miedo y la preocupación.
Yo siempre digo que andando se hace el camino, incluso cuando en momentos como éste nos veamos obligados a dar pasos con un alto grado de incertidumbre y en un escenario inestable y cambiante. Pero las crisis siempre nos sacan de nuestro área de confort y, por lo tanto, hay que verlas también como una oportunidad, aunque cueste.

Así que al sector sanitario y, en particular al dental, les diría que tienen en Fenin un aliado comprometido con ellos, trabajando sin descanso para darles apoyo y soporte. Y que en tiempos difíciles como los que se avecinan, como Sector deberemos actuar cohesionados, mucho más que nunca, desde el convencimiento de que seremos capaces de afrontar y de dar respuesta a los retos venideros.