Dr. Ignacio Rodríguez Ruiz

Impulsar, en colaboración con la universidad, la rama científica de la Sociedad o apostar por la formación on-line son dos de los grandes objetivos que se ha marcado el Dr. Ignacio Rodríguez como presidente de la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES), cargo que ocupa desde el pasado mes de octubre.

—Dentro de la junta directiva de SEPES ha sido vocal y vicepresidente. ¿Por qué decidió presentar su candidatura a la presidencia de SEPES?

—Después de tantos años con una implicación tan directa dentro de la Sociedad, desde vocal a vicepresidente, se podría decir que este tránsito sería el que lleva a la última estación. Además son tres años más para hacer gala de mi lema y de mi sentir que es «pasión por SEPES».

—¿Cómo es la junta directiva que le acompaña en esta nueva aventura?

—Es una junta heterogénea, pero, precisamente, éste es el carácter que buscaba en la confección de un nuevo equipo de trabajo. El carácter científico y docente de la universidad que nos aportan José Mª Medina, Miguel Roig y Ana Mellado se complementa con el conocimiento que tanto Loli Rodríguez como yo tenemos de la SEPES y con la línea directa con los SEPES júnior que nos dará Beatriz González.

—¿Qué objetivos a cumplir se ha marcado como prioritarios en los tres años de presidencia?

—Impulsar, en colaboración con la universidad, la rama científica de la Sociedad, creando un sistema de becas de investigación orientadas a promover estudios científicos en la prostodoncia y la estética; dar un giro hacia la vertiente on-line de nuestra formación continuada; implicarnos más en los encuentros internacionales de Odontología, facilitando así la presencia de nuestros socios en estas importantes citas científicas, y entablar una relación más directa y más a demanda con nuestros sponsors. 

—¿Seguirá una línea continuista respecto al trabajo de la anterior junta directiva o intentará diferenciarse de lo hecho hasta ahora?

—Toda nueva etapa conlleva nuevos proyectos, no obstante, la anterior junta directiva comenzó una serie de proyectos que no dio tiempo a terminar, pero que, por su importancia e interés, vamos a continuar y a desarrollar hasta el término. Es el caso de la formación continuada on-line y de las becas de investigación.

—¿Cuál es el estado actual de la Sociedad que preside?

—Gracias al trabajo hecho y a los proyectos consolidados por la anterior junta y, sobre todo, a la visión conservadora en el aspecto económico y financiero del Dr. José Rábago, la Sociedad dispone de unas cuentas saneadas que nos aportan la tranquilidad necesaria para poder ofrecer en esta nueva etapa que comenzamos a los más de 2.300 socios formación continuada gratuita, cursos y simposios de gran calidad a precios simbólicos y congresos con la mejor ciencia del momento.

—¿Qué retos debe afrontar como presidente de SEPES?

—Principalmente no defraudar a los socios que han confiado en mí. A partir de ahí, afrontar con ingenio y perspectiva la difícil situación económica que vive nuestro país y que nos afecta en tanto en cuanto la demanda de cursos es mucho más selectiva y la aportación de la industria del sector es mucho menor que hace años. Quizás uno de los retos más importantes al que me enfrente sea el de capacitar a la Sociedad del componente on-line que nos demanda el estilo de vida de nuestros socios y, especialmente, el de nuestros jóvenes dentistas y SEPES júnior a los cuales el frenético ritmo de vida les impide asistir a cursos presenciales de formación y prefieren tener la disponibilidad de poder conectarse a través de plataformas de formación on-line.

—Congreso anual, simposio de primavera, reunión de invierno, work shop… La actividad científica de SEPES es frenética.

—Sí, es verdad, SEPES respira ciencia y es un objetivo prioritario que así siga siendo, e incluso, incrementarlo. Se reconvertirán algunos proyectos, otros desaparecerán para dar paso a otros nuevos, pero siempre con la intención de crear y divulgar ciencia ya que debemos ser fieles a la razón que nos da origen, el carácter científico de la SEPES.

En la SEPES además se da mucha importancia al reciclaje y aprendizaje permanente de los profesionales de la Odontología. Su ciclo de formación continua es otro clásico dentro de la Sociedad.

Hemos cubierto un ciclo importante y provechoso con nuestra formación continuada, primero con los cursos de la A a la Z, y luego con la Actualización en Prótesis y Estética. Con estos ciclos hemos tenido la sensación de que nuestra formación basada en la prótesis y la estética ha cubierto el hueco que se pretendía en su diseño. Ahora es tiempo de avanzar hacia nuevos modelos de formación y, sobre todo, hacia nuevas técnicas de acceso a esa formación continuada. Emprendemos la marcha hacia la formación on-line.

—Una de las actividades más recientes y destacadas de la SEPES fue el congreso anual, celebrado en Granada, del que usted salió presidente. ¿Qué balance hace de este evento?

—El balance he de decir que es totalmente positivo, tanto en la vertiente científica, que creemos que ha sido de una calidad extraordinaria, como en lo que atañe a los resultados económicos que han sido del todo satisfactorios. La percepción que nos ha llegado de los profesionales, tanto odontólogos como expositores es muy buena. Se podría decir que el resultado ha sido directamente proporcional al esfuerzo y dedicación de todos los agentes que han intervenido, especialmente de su presidente, el Dr. José Mª Medina y los comités organizador y científico.

—En este foro ya tuvo ocasión de oír a los socios, ¿cuáles son los problemas e inquietudes que afectan a los profesionales que agrupa la sociedad?

—Sin lugar a dudas y, en primer lugar, la crisis económica que afecta tan gravemente a la sociedad española y que por lo que respecta a nuestro sector profesional se refleja en las clínicas dentales y en las oportunidades de promoción y formación de nuestros jóvenes. En segundo lugar, otra de las inquietudes es la que se refiere al tema de las especialidades y, en particular, al Título Propio de Dentista Especialista que está desarrollando el Consejo General y sobre el que SEPES debatirá y decidirá su postura en la próxima Asamblea General Extraordinaria que, con motivo de este importante asunto, convocaremos en los próximos días.

—¿Qué propone para combatirlos?

—Creo que la formación es fundamental y debe ser el caballo de batalla para dar respuesta a este momento. Una formación más a demanda y basada en las nuevas tecnologías y, sobre todo, en un alto nivel científico es la que proponemos para que nuestros socios puedan aportar un valor añadido a sus clínicas y poder capear lo mejor posible los efectos de la crisis.

—Cuando se cumpla su legislatura, dentro de tres años, ¿de qué logro se sentiría más orgulloso?

—Espero poder enorgullecerme de más de un logro, incluso estaría orgulloso de proyectos emprendidos. Destacaría el desarrollo de la formación continuada on-line, el programa de becas de investigación, el incremento de SEPES júnior tan necesario para dinamizar la Sociedad y, finalmente, el objetivo de conseguir que nuestros socios tengan la sensación de que en SEPES tienen una gran familia en la que apoyarse en su andadura profesional.

MÁS PERSONAL

Nacido en: Torrelavega (Cantabria).

Estado civil: casado.

Aficiones: disfrutar junto a mis amigos de la buena gastronomía, los partidos de hockey hierba de mi hijo y, sobre todo, las andanzas de mi equipo de fútbol, ¡el Racing de Santander!

Deportes: tenis, esquí, mountain bike.

Un libro preferido: toda lectura que me permita desconectar cuando lo necesito.

Música preferida: me gustan muchos estilos, depende de cada momento, pero podría destacar la energía de Bruce Springsteen, la increíble voz de la desaparecida Amy Winehouse y la calidad de un gran grupo español como es Amaral.

Viajes en cartera: una gran aventura, la Costa Oeste de USA.

G. B.