Cerca de 500 profesionales se dieron cita en Cádiz.

Cerca de medio millar de profesionales se reunieron en la capital gaditana para disfrutar de un intenso programa científico y social.

El Palacio de Congresos de la ciudad de Cádiz acogió, a principios de noviembre, el XXXIII Congreso Nacional de la Asociación Española de Endodoncia (AEDE). Todo ello en un año 2012 tan importante para esta trimilenaria ciudad, ya que se cumplían 200 años de la primera Constitución Española conocida popularmente como «La Pepa».

Alrededor de 500 profesionales pudieron comprobar de primera mano la calidad científica de las ponencias de los 22 conferenciantes que se dieron cita en el evento: 12 internacionales venidos de muy diversos lugares del mundo, y 10 nacionales también procedentes de prácticamente toda la geografía nacional. En esta nueva edición del Congreso de la AEDE, se trataron todos los temas relacionados con la endodoncia y se presentaron las técnicas más avanzadas y los últimos materiales e instrumentos que han aparecido en el campo de esta especialidad odontológica.

Además, se presentaron al final un total de 180 comunicaciones orales, casos y pósteres clínicos y de investigación que contribuyeron indudablemente al éxito científico del evento.

La exposición comercial, el programa de acompañantes y los cuatro talleres clínicos que se impartieron durante los días del congreso también tuvieron una gran afluencia de expositores y congresistas. «Todos estos elementos han hecho que este XXXIII Congreso Nacional de AEDE, celebrado en Cádiz, haya dejado un grato recuerdo en todos aquellos que pudieron asistir al mismo, sobre todo en un año tan complicado por la delicada situación económica que estamos viviendo en la actualidad», destaca el Dr. Miguel Pedregosa, presidente del Congreso.

Con la cena de gala, que tuvo lugar en el Baluarte de los Mártires, y donde se entregaron los premios a los ganadores de todas las modalidades de comunicaciones científicas, se puso el broche final a tres maravillosos días en la capital gaditana.