Dr. Rodríguez Lozano (izda.) y Dr. Llodra Calvo.

Ante las importantes correlaciones existentes entre ambas, los expertos recomiendan potenciar el trabajo conjunto de todos los sectores del ámbito sanitario, así como la formación médica de los odontólogos.

El Consejo Europeo de Dentistas (CED) organizó un importante debate sobre salud oral y salud general en el Parlamento Europeo en Bruselas. Bajo el título «Boca sana, vivir sano, envejecer sanamente», este encuentro tuvo como principal objetivo resaltar las importantes correlaciones que existen entre salud oral y salud general. Entre las conclusiones alcanzadas destacan la importancia de potenciar la formación médica de los odontólogos, así como la necesidad de que los diferentes sectores sanitarios trabajen conjuntamente en proyectos futuros.

En representación de España acudieron los Dres. Rodríguez Lozano y Llodra Calvo. En la mesa redonda celebrada durante el debate participaron el Dr. Doneus, presidente del CED; la Dra. Vassallo, del Grupo de trabajo de Salud Oral en el CED; así como los presidentes de las Asociaciones Europeas de médicos, farmacéuticos, matronas, y personal de enfermería y un representante de la Federación europea de pacientes.

De esta forma, desde el Consejo General de Dentistas se insiste en que la enfermedad periodontal, además de provocar la pérdida de dientes, también puede aumentar el riesgo de tener partos prematuros, sufrir enfermedades cardiovasculares o diabetes. Por su parte, los pacientes con enfermedad periodontal podrían tener diabetes de tipo 2 con mayor frecuencia que aquellos con las encías sanas. La enfermedad periodontal también puede contribuir a aumentar el riesgo de sufrir las complicaciones asociadas a la diabetes. Los diabéticos con periodontitis avanzada pueden tener un riesgo de mortalidad cardiorrenal tres veces mayor que los diabéticos sin periodontitis. En los diabéticos con periodontitis, la incidencia de microalbuminuria es dos veces mayor, y la incidencia de enfermedad renal terminal es cinco veces mayor que en los diabéticos con las encías sanas.

Asimismo, se ha constatado que los adultos con diabetes mal controlada tienen un riesgo tres veces más alto de tener enfermedad periodontal que aquellos que no tienen diabetes y, aunque con mucha menor frecuencia y relevancia, la diabetes también podría causar otros problemas bucales como infecciones oportunistas (candidiasis oral), boca seca, síndrome de ardor bucal, agrandamiento de las glándulas salivales, infecciones post-exodoncia, o alteraciones en la percepción del gusto. La organización colegial señala que, según recientes estudios, los factores de riesgo que pueden generar enfermedades orales parecen ser los mismos que los que provocan las principales enfermedades crónicas no transmisibles como el cáncer, derrames cerebrales, enfermedades mentales, enfermedades de corazón, obesidad o diabetes.