Dra. Pilar Gómez de Liaño. Profesora del Máster de Implantología Oral. Profesora asociada al Departamento de Periodoncia. Universidad Alfonso X el Sabio / Dr. Óscar Alonso Ezpeleta. Profesor de Integrada de Adultos. Subdirector de la Clínica Odontológica Universitaria. Universidad Alfonso X el Sabio Madrid.
En la Clínica Universitaria de la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid, se seleccionaron un total de treinta pacientes, todos portadores de prótesis removibles completas o parciales.

Descargar

El estudio que se presenta constó de un análisis microbiológico realizado a veinte de estas dentaduras antes y después de un procedimiento de higiene, que se realizó comparativamente con pasta específica para dentaduras y con pastillas de inmersión. También se realizó a estos treinta pacientes portadores de prótesis removibles una consulta sobre sus hábitos de higiene y un examen clínico de la dentadura y de la mucosa. Se les instruyó sobre los cuidados de mantenimiento que deben llevar a cabo diariamente, y se les hizo entrega de una pasta para cepillar las prótesis (Remodent Plus®) y de un colutorio (Oraldine Perio®). Pasada una semana se les volvió a consultar para valorar su grado de satisfacción sobre los nuevos hábitos adquiridos, y se les volvió a examinar clínicamente.

Introducción
La colocación de una prótesis removible en la cavidad oral siempre produce un cambio que en ocasiones puede llegar a lesionar la mucosa. La mucosa oral puede reaccionar negativamente a la inserción de la prótesis ya que esta puede provocar una reacción alérgica, irritaciones y úlceras por el roce, o bien acumulación de placa.

En el contacto que se establece entre la mucosa y la dentadura, la acumulación de placa bacteriana puede provocar un importante efecto negativo y dañino. La superficie de las dentaduras, con sus irregularidades y microporosidades pueden promover la acumulación de placa al aumentar la superficie expuesta. Pero la acumulación de placa está influenciada por otros factores como el diseño de las prótesis, la salud de los tejidos orales, el índice de segregación salivar del paciente, la composición de la saliva, la higiene oral y los hábitos de uso.

Los pacientes deben mantener una correcta higiene de sus dentaduras removibles ya que si no se puede promover infección o irritación de la mucosa, aparición de caries en los dientes pilares, contribuir a la enfermedad periodontal de los dientes pilares de sobredentaduras, periimplantitis, y la degradación química o corrosiva de los materiales de la prótesis.

Una de las mayores quejas de pacientes portadores de dentaduras es la estomatitis protésica. Esta patología, que afecta a un 50% de los pacientes portadores de dentaduras removibles, se clasifica según Newton en:
• Tipo I: Inflamación simple de la mucosa con hiperemia localizada. Generalmente asociada a trauma mecánico de la dentadura.
• Tipo II: Área eritematosa que afecta a una parte o a la totalidad de la mucosa cubierta por la base de la dentadura. Generalmente asociada a colonización de la dentadura por bacterias u hongos.
• Tipo III: Proceso inflamatorio hiperplásico que afecta la parte central del paladar y de los rebordes alveolares. Este tipo de estomatitis se asocia normalmente con los tipos I y II. Generalmente asociada a colonización de la dentadura por bacterias u hongos.

Entre los factores predisponentes de la estomatitis protésica se cuenta con la presencia de Candida Albicans en la superficie de la dentadura, la colonización bacteriana de la superficie de las prótesis, y el trauma provocado por desajustes en el asentamiento de las bases de la dentadura. Con anterioridad se ha demostrado la correlación entre los síntomas de la estomatitis protésica con un nivel de higiene precario, y el hecho de que el paciente no retire sus dentaduras durante la noche. De hecho, en muchos casos la remisión de la enfermedad se observa de forma frecuente cuando el paciente se retira la prótesis durante la noche, y establece una higiene meticulosa de las prótesis y de la cavidad oral.

Por lo tanto, para mantener la salud de la mucosa oral que es portadora de prótesis removible, es imprescindible:
1. Mantener una correcta higiene de la boca y de las dentaduras. Para ello el paciente debe retirar las dentaduras después de cada comida y cepillarlas con una pasta específica para las dentaduras (Remodent Plus®), así como realizar el cepillado de la mucosa con un cepillo suave.

2. No emplear las dentaduras durante la noche, dejándolas expuestas al aire o bien sumergidas con una solución desinfectante tipo Clorhexidina al 0.2% (Oraldine Perio®), o bien en agua con una pastilla de inmersión.

3. El profesional debe pulir todas las áreas rugosas de las dentaduras, así como realizar el pulido de las áreas tratadas después de su ajuste.

4. Las dentaduras se deben rebasar frecuentemente, retirando aproximadamente 1 mm de la superficie interna de las dentaduras.

Objetivos
Según establecen Zarb G. A, Bolender C. L, y Carlsson G. E, para asegurar la higiene de las prótesis removibles y asegurar a su vez la ausencia de placa que evite la aparición de patologías en la mucosa oral, el paciente portador de dentaduras completas, parciales, y sobredentaduras removibles implantosoportadas, debe realizar diariamente y después de cada comida un cepillado vigoroso de la misma con jabón. Desde el año 2006 se comercializa en el mercado español una pasta específica para la limpieza de las dentaduras, Remodent Plus® . El objetivo de este estudio es el de valorar dicha pasta, contrastarla con otros sistemas de limpieza como las pastillas limpiadoras de inmersión, y averiguar los hábitos de higiene que mantienen los pacientes portadores de dichos aparatos a través de una consulta.

Materiales y métodos
La primera parte del estudio consistió de un total de veinte pacientes a los que se realizó un análisis microbiológico de la prótesis directamente extraída de la boca (Brace M. L, y cols 1993). La prótesis se sumergió de forma aséptica en un recipiente estéril que contenía suero fisiológico también estéril. A continuación el envase se agitó durante un minuto, se extrajo la dentadura y se cerró el recipiente que fue marcado con un código y un número. Una vez concluida esta fase se procedió al cepillado de diez de estas prótesis durante un minuto con la pasta Remodent Plus® específica para dentaduras (Grupo 1), y a la inmersión, durante tres minutos, de las otras diez prótesis en agua que contenía una pastilla limpiadora (Grupo 2). Las dentaduras cepilladas con pasta y las sumergidas en pastilla se sumergieron en un nuevo recipiente estéril con suero fisiológico y fueron agitadas nuevamente durante un minuto. Las dentaduras se extrajeron de los recipientes y se devolvieron a los pacientes. Los envases se cerraron y se les adjuntó el mismo número y código que les correspondía tras el primer proceso de agitación. El estudio microbiológico fue llevado a cabo por dos laboratorios de análisis y consistió en un cultivo de cada muestra de suero. El método empleado fue de Agar sangre mediante técnica de banco de diluciones, sembrando cada dilución por duplicado. Las placas fueron incubadas a 30-35 ºC durante cinco días.

La segunda parte del estudio consistió en una consulta y un examen clínico para valorar las mucosas de un total de treinta pacientes portadores de prótesis removibles completas, parciales, y sobredentaduras implantosoportadas. La encuesta trató de averiguar los hábitos de higiene que tienen este grupo de pacientes, y clínicamente se determinó aquellos que padecían estomatitis protésica, úlceras, o alguna otra patología en la mucosa de soporte. Una vez completado el examen se les dio instrucciones para la correcta higiene de los aparatos, se les hizo entrega de una pasta específica para cepillar las prótesis (Remodent Plus®), y de un colutorio de Clorhexidina 0,20% (Oraldine Perio®). A este grupo se les revisó, pasada una semana para valorar el resultado de los nuevos hábitos adquiridos, su grado de satisfacción sobre los productos testados, y en los casos con patología en la mucosa la posible mejoría de los síntomas.

Resultados
1. Estudio microbiológico
Los cultivos microbiológicos que se realizaron al Grupo 1 —Cepillado con pasta Remodent Plus®— y al Grupo 2 —Inmersión con pastilla desinfectante— dieron como resultado la reducción del número total de aerobios según se puede apreciar en la Tabla 1. El número de aerobios hallados en el grupo 1 —Remodent Plus®— fue menor. Además hay que tener en cuenta que el cepillado de las prótesis se realizó en un tiempo inferior al de inmersión (un minuto de cepillado vs. tres minutos de inmersión).

2. Consulta y examen crítico
Los resultados de la consulta realizada muestran que la mayoría de los pacientes desconocen el protocolo de higiene que deben llevar a cabo para mantener en buenas condiciones sus dentaduras removibles. De los pacientes consultados (Gráfico 1), un 40% emplea para la limpieza de las prótesis el cepillado diario con pasta para los dientes, un 20% cepilla su prótesis con jabón, un 20% la cepilla con agua y un 20% la sumerge en pastillas limpiadoras solubles en agua. El 60% de los encuestados realiza la higiene de la dentadura dos veces al día, un 20% tres veces al día y un 30% una vez al día. Un 10% de los pacientes examinados clínicamente presentaba síntomas de enrojecimiento de la mucosa compatibles con estomatitis protésica. No obstante, y a pesar de los resultados obtenidos en el análisis microbiológico que se realizó a veinte de los treinta pacientes consultados, todos los pacientes consideraban que su prótesis estaba limpia.

El día de la consulta y del examen clínico se le hizo entrega a cada paciente de una pasta específica para los aparatos bucales Remodent Plus®, con la que se deberían cepillar la prótesis tres veces al día (después de cada comida), y de un colutorio Oraldine Perio®, con el que se enjuagarían dos veces al día. Pasada una semana se realizó una nueva consulta para valorar la satisfacción de los pacientes, así como un nuevo examen clínico para evaluar la posible mejoría de aquellos pacientes que había presentado signos clínicos de estomatitis protésica.

La mayoría de los pacientes (29) mostró gran satisfacción en el empleo de los productos entregados así como una mayor sensación de higiene y frescor en la prótesis y en la mucosa. Los pacientes afectados por estomatitis protésica, mostraron una reducción del enrojecimiento de la mucosa y de los síntomas de ardor y quemazón que notaban previo al empleo de la pasta y el colutorio.

Discusión
La formación de placa en la superficie de contacto de la dentadura removible es la principal causa de estomatitis protésica. Esta infección está frecuentemente provocada por Candida, pero otras bacterias pueden estar relacionadas (de hecho la placa de la dentadura esta compuesta principalmente por bacterias). Para mantener una mucosa oral saludable, el control de la placa en pacientes portadores de prótesis removibles es muy importante.

Los resultados de este estudio demuestran que las dentaduras retiradas directamente de la boca de los pacientes presentan un alto contenido de microorganismos, así como que este contenido se reduce considerablemente tras un sencillo procedimiento de higiene. Aunque la muestra empleada en este estudio no es muy extensa, los resultados obtenidos demuestran la eficacia de la pasta Remodent Plus®, ya que al cepillar las prótesis durante un minuto después de cada comida se reduciría considerablemente en la mayoría de los casos el número de aerobios. Asimismo, según los resultados que refleja la encuesta, los pacientes portadores de prótesis removibles no tienen un criterio claro de cuáles son los cuidados que deben tener para conservar limpia su dentadura.

Hay tres formas para controlar la placa en las dentaduras: control mecánico, control químico, y unos correctos hábitos en el uso diario de la dentadura. El paciente debería ser instruido a retirar su dentadura después de cada comida y cepillarla con una pasta específica para los aparatos bucales similar a la empleada en este estudio (Remodent Plus®), que contenga un antiséptico y un bajo índice de abrasividad para no arañar la superficie de la dentadura. La mucosa que queda en contacto con la dentadura también debería ser cepillada con un cepillo suave. La importancia de estos procedimientos está muy probada clínicamente, y demuestran que un control adecuado de la placa que se forma en la dentadura y la mucosa resulta en una clara mejoría de la salud de la mucosa oral, mientras que por el contrario un abandono de estas medidas de higiene llevan a la aparición de estomatitis protésica. Es también importante inculcar al paciente portador de dentaduras el hábito de emplear un colutorio antiséptico en su protocolo de higiene diaria como el que se ha empleado en este estudio (Oraldine Perio®).

Está en la mano de los profesionales insistir en las medidas de higiene que se han explicado en este artículo, ya que según los estudios de Burnnet (1993) y Collins y Stafford (1994), aunque el mantenimiento de la correcta higiene de las dentaduras es importante, los pacientes portadores de este tipo de dentaduras se muestran generalmente apáticos en lo que a la higiene de sus dentaduras se refiere y resulta difícil cambiar sus hábitos a pesar de las instrucciones verbales y escritas.

Conclusión
Los pacientes deben ser instruidos sobre los cuidados de higiene y mantenimiento de su prótesis el día en que se les hace entrega de la misma. Éstos deben consistir al menos en un cepillado después de cada comida con una pasta específica (Remodent Plus®), una limpieza de la mucosa con un cepillo suave, y el enjuague con un colutorio antiséptico, ya bien sea de control o de tratamiento. Durante la noche las dentaduras deben ser preferentemente retiradas de la boca y guardadas en un recipiente estanco después de ser inmersas con una pastilla desinfectante. Según los resultados de este estudio, así como de otros previos similares, si se implementan estas simples medidas mejorará la higiene de las dentaduras y con ello la salud de la mucosa oral de los pacientes portadores de prótesis removibles.

Bibliografía
1. Zarb, GA, Bolender, CL, Carlsson, GE (1997). Boucher´s Prosthodontic Treatment for Edentulous Patients. Edit. Mosby, 1997.

2. Budtz-JØrgensen E. Oral mucosal lesions associated with the wearing of removable dentures, J Oral Path, 1981; 10: 65-80.

3. Canon RD, Holmes AR, Mason AB, Monk BC. Oral Candida: clearance, colonization or candidiasis? J Dent Res, 1995; 74(5): 1152-1161.

4. Theilade E, Budtz-JØrgensen E. Predominant cultivable microflora of plaque on removable dentures in patients with denture induced stomatitis, Oral Microbiol Immunol, 1998; 3: 8-13.

5. Burnnet CA, Calwell E, Clifford TJ. Effect of verbal and written education on denture wearing and cleansing habits. Eur J Prosthodont Rest Dent, 1993; 2: 79-83.

6. Collis JJ, Stafford GD. A survey of denture hygiene in patients attending Cardiff Dental Hospital. Eur J Prosthodont Rest Dent, 1994; 3: 67-71.

7. Granata JS, Staffanou RS. Evaluation of a new denture bath solution. J Prosth Dent, 1991; 66: 790-791.

8. Brace ML, Plummer KD. Practical denture disinfection. J Prosthet Dent, 1993; 70: 538-540.

9. Abelson DC. Denture plaque and denture cleansers: a review of the literature. Gerodontics, 1985; 1: 202-206.

10. Budtz-JØrgensen E. Materials and methods for cleaning dentures. J Prosthet Dent, 1979; 42: 619-623.

11. Budtz-JØrgensen E. Prosthodontics for the Elderly, diagnosis and treatment. Quintessence Publishing Co, 1999.

12. Powell G, Runnells RD, Saxon BA, Whisenant BK. The presence and identification of microorganisms transmitted to dental laboratories. J Prosthet Dent, 1990, 64: 235-237.