Federico Schmidt, presidente del Sector Dental de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

Los implantes son hasta el momento la mayor innovación que se ha producido en el campo de la Odontología, y el futuro de la especialidad pasa por la reconstrucción de los tejidos naturales a través de la regeneración del diente, la encía o el hueso, y, desde el punto de vista tecnológico, por la aplicación de diagnóstico en 3D, técnicas de impresión digital y la tecnología Cad-Cam. Así lo han señalado los expertos durante la VIII Conferencia «Innovación en Odontología» del ciclo «La aportación de la Tecnología Sanitaria», una iniciativa de la Real Academia Nacional de Medicina y la Fundación Tecnología y Salud.

Abrió el turno de intervenciones el profesor Miguel Lucas y Tomás, secretario general de la Real Academia Nacional de Medicina y catedrático de Estomatología Médica de la Universidad Complutense de Madrid, quien destacó la labor pionera que han realizado los odontólogos en el campo de la Medicina, poniendo como ejemplo el uso de «la anestesia, los fijadores y cementos o los nuevos materiales para prótesis e implantes».

El profesor Lucas y Tomás subrayó el papel que han jugado los biomateriales en las prótesis dentales: «actualmente los biomateriales evolucionan hacia la perfección. Hemos llegado a un nivel de desarrollo tal en dureza-elasticidad y tolerancia en la biocompatibilidad, que en este momento lo que se investiga es cómo mejorar lo que ya tenemos, al tiempo que enumeró cómo de los implantes acrílicos «se pasó a la porcelana, después al circonio hasta llegar al titanio y las biocerámicas, pasando por otros materiales como el oro».

Asimismo explicó cómo los dentistas han sido los primeros en colocar materiales ajenos en los tejidos blandos y en estudiar la evolución de los mismos: «hoy disponemos de tecnología tan mínima, pequeña y reducida que el efecto iatrogénico sobre el organismo es mucho menor y no hace falta administrar antiinflamatorios tras una intervención, algo que nos sorprendería hace 10 años».

A continuación intervino Mariano Sanz Alonso, decano de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid y catedrático de Periodoncia en la misma Facultad, quien explicó que «actualmente ya se puede reconstruir parcialmente el sistema de fijación dental con bioingeniería tisular y esperamos que en el futuro próximo se pueda recomponer el periodonto completo». El profesor indicó que la principal dificultad hoy en día para poder hacerlo es la regeneración del hueso y el tejido blando que rodea al diente, aunque durante su intervención anunció que el grupo de investigación que dirige va a comenzar el primer ensayo en humanos con utilización de células madre para la regeneración periodontal.

Las dos vías de investigación que los expertos están siguiendo en este campo se basan en la utilización de células del propio paciente (autólogas), o bien de células heterógenas que –como explicó el profesor Sanz– «están preparadas para que no produzcan reactividad».

Asimismo, y en lo relativo a implantes, el profesor Sanz señaló que «la tecnología de implantes, con la aparición de prótesis fijas, ha permitido a muchos pacientes mejorar su calidad de vida y recuperar la capacidad de masticar».

Tecnología radiológica, informática y quirúrgica
Cerró la conferencia, Federico Schmidt, presidente del Sector Dental de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), quien explicó que «hoy en día, la técnica más avanzada y moderna en implantología es la cirugía guiada. Para poder realizarla se unen la más alta tecnología radiológica, informática y quirúrgica, dando como resultado un procedimiento fiable, preciso y seguro».

El presidente del Sector Dental de Fenin señaló que, actualmente, el diagnóstico en 3D, la técnica de impresión digital y la tecnología Cad-Cam constituyen las tecnologías sanitarias más recientes y significativas en el campo de la Odontología. «Así, la tecnología CBCT (Tomografía Computerizada de Haz Cónico) permite una reconstrucción real en 3D de la anatomía del paciente y proporciona una información anatómica precisa que ayuda en su diagnóstico y tratamiento ya que visualiza la anatomía interna que no puede diagnosticarse de forma externa».

En cuanto a la técnica de impresión digital, Schmidt aclaró que «la tecnología ‘3D-en-movimiento’ graba imágenes de vídeo continuas que generan una impresión digital, que después se utiliza para fabricar restauraciones de alta precisión, tradicionales o Cad-Cam, dentro de la secuencia de trabajo digital».

Por último, indicó que la tecnología Cad-Cam dental, en la que se utilizan los ordenadores para mejorar la fabricación, desarrollo y diseño de los productos, es la técnica más innovadora disponible en prótesis «y supone un adelanto muy importante con relación a las técnicas convencionales empleadas para fabricar las prótesis dentales», concluyó.