Un grupo de dentistas indios se enfrentaron hace unos días a uno de los retos más importantes de su carrera profesional: reparar el colmillo fracturado de un elefante.

El paquidermo, de nombre Devidasan y 27 años de edad, no fue anestesiado en las dos horas y media que duró la intervención, siendo necesarios cuarenta y siete tubos de resina especial para rellenar la rotura de 50 centímetros de largo y 4 de ancho.

El equipo que intervino al animal espera que el sello aguante varios años y que no crezca demasiado el colmillo.