Los miembros de la mesa convocada para la entrega de premios de la campaña «Objetivo Boca Sana», encabezada por el Dr. Villa Vigil, incidieron en la necesidad de las campañas de prevención para mejorar la salud bucodental de la población.

El primer premio de la campaña educacional recayó en la higienista Lucía Orozco Nadal. Los dos accésit, con una dotación de 600 euros cada uno, fueron para los trabajos de educación oral del Dr. Carlos Torres y la odontólogo-higienista, Violeta Navarro, y el segundo para el del Dr. Didier Delmas.

En la presente edición de los premios han participado clínicas de toda España, que han presentado a concurso los resultados obtenidos entre sus pacientes tras haberles informado sobre la correcta higiene bucal, apoyándose en los cuatro pasos de la campaña: cepillado, hilo dental, enjuague y visita al dentista una vez al año, así como proporcionándoles los materiales necesarios.

El acto de entrega de premios tuvo lugar en la sede del Consejo General de Colegios Oficiales de Odontólogos y Estomatólogos, bajo la presidencia del Dr. Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Odontólogos y Estomatólogos de España; el Dr. Juan Antontio López Calvo, vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Odontólogos y Estomatólogos de España; el Dr. Héctor J. Rodríguez, presidente del Colegio de Odontólogos de Las Palmas de Gran Canaria; el Dr. David Herrera, profesor titular de Periodoncia en la Universidad Complutense de Madrid y secretario de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y Mª Soledad Archanco, presidenta del Colegio Profesional de Higienistas Dentales de la Comunidad de Madrid.

La prevención, el elemento clave
El Dr. Alfonso Villa Vigil destacó que «toda investigación es buena, ya sea desde unidades de investigación consolidadas con grandes presupuestos hasta clínicas pequeñas». Además añadió que «si todos fuésemos al dentista una vez al año, habría más salud bucodental y la inversión económica por persona al año sería considerablemente menor».

Por su parte, el Dr. Héctor J. Rodríguez señaló que los últimos estudios sobre hábitos de higiene bucodental en España de 2005, del Dr. Elías Casal, apuntaban que ejercer un control sobre la placa bacteriana era la base para tener una dentadura sana junto al uso de cepillos interdentales, seda y colutorios. «Sólo con estos pasos se previenen muchísimas patologías a largo plazo», manifestó.

Para el Dr. David Herrera, la caries y las enfermedades periodontales (que afectan a las encías), «se previenen con una correcta higiene bucal». «Está demostrado –apuntó– que mediante el control de la placa bacteriana se reduce la caries y la gingivitis, lo que puede disminuir la pérdida de piezas dentales».
«Los efectos de estas patologías producen alteraciones funcionales, estéticas y de salud e inciden en problemas del resto del cuerpo como enfermedades cardiovasculares, descompensación de diabetes, patologías pulmonares o nacimientos prematuros. Por tanto, como ya se sabe, no hay cuerpo sano sin boca sana».

Mª Soledad Archanco recordó cuál era el papel de los higienistas como responsables de la educación y reeducación de los pacientes. Para ella, «reeducar es más importante que educar» ya que es más difícil cambiar los hábitos adquiridos durante años por los adultos que enseñarlos por primera vez a los niños. Además, señaló que «hay que enseñar a cepillarse correctamente a los pacientes para que no sólo lo consideren un acto estético sino de salud».

El acto fue clausurado por el Dr. López Calvo, con las palabras: «La prevención es la clave. Es importanye concienciar a la población en la prevención ya que cuando la enfermedad bucodental presenta síntomas ya nos podemos encontrar en unos estadios muy avanzados de la misma».