Desde hace más de treinta años. la Asociación Empresarial de Prótesis Dental de la Comunidad de Madrid representa y defiende los intereses de los laboratorios de prótesis dental tanto pequeños como grandes. De su actividad no sólo se benefician sus asociados. En los últimos tiempos han aparecido nuevos problemas que afrontar y contra los que resulta más eficaz luchar unidos, “siendo muchos y fuertes”, como menciona la presidenta de esta Asociación, D.ª Maribel Aragoneses, quien, por esta razón, recomienda a todos los laboratorios de Madrid y alrededores que se asocien.

Pregunta.¿En qué medida se están viendo afectados por la actual crisis económica los laboratorios de prótesis?
Respuesta. Las crisis afectan a todos los sectores, a unos más que a otros. Lo que es evidente es que la salud es más importante que los caprichos, pero a la hora de pagar un tratamiento clínico hay que invertir bastante si quieres calidad. Hace un par de años el coste del tratamiento clínico se financiaba a través de los bancos, como otros gastos o inversión; pero actualmente es difícil conseguir crédito, por lo que un sector de la población que no puede acceder a ello acaba optando por prótesis más sencillas, o simplemente no pueden permitirse ir al dentista.

P. Esta complicada situación está provocando la aparición de nuevas modalidades de intrusismo que, hasta ahora, el sector de la prótesis dental no había experimentado. ¿Quiénes son estos nuevos intrusos y por qué han desembocado en este mercado?
R. Yo diría que hay varias modalidades de “intrusos”. Ambos tienen en común el trabajar muy por debajo del coste, utilizando para ello el gran ahorro que consiguen al no dar cumplimiento a la normativa. Se pueden catalogar en tres grandes grupos:
Por un lado, encontramos al “protésico clandestino”, que se caracteriza por:
• No tener ninguno de los permisos y autorizaciones administrativas imprescindibles para desempeñar la actividad, lo cual obviamente imposibilita cualquier tipo de control administrativo o sanitario.
• No declarar la actividad a efectos fiscales, por lo que no pagan impuestos de ningún tipo.
• La actividad la desarrollan en centros de trabajo clandestinos (usualmente viviendas particulares) donde contratan a trabajadores de otras empresas que trabajan por horas, sin que por supuesto coticen por ellos a la seguridad social.

Luego está el “protésico tapadera” cuyas particularidades son:
• No son profesionales ni saben fabricar prótesis, simplemente son intermediarios que, en vez de fabricar ellos los trabajos, los remiten a países extracomunitarios como pueden ser china o Marruecos. En dichos países realizan el trabajo (obviamente a un coste muy inferior y sin ninguna sujeción a la normativa sanitaria) y luego el “protésico tapadera” le da cobertura legal a las prótesis como si él las hubiese realizado. A nadie se le escapan los riesgos que conlleva este tipo de actividades, sobre todo para los pacientes que reciben esas prótesis.

Por último están los intrusos de otros gremios, que no son protésicos ni nunca lo han sido, y que tradicionalmente se han dedicado a fabricar otros tipos de productos no sanitarios. Como a causa de la crisis tienen menos volumen de trabajo, suplen sus carencias adaptando su maquinaria para fabricar estructuras metálicas de prótesis, por supuesto sin tener registro sanitario ni ser un laboratorio protésico.

Este tipo de actuaciones se están detectando en gremios como el de joyería, e incluso por los mismos fabricantes de implantes, que están fabricando estructuras complejas, lo que obviamente supone una extralimitación por parte de estas casas, al realizar trabajos que solo pueden realizar los protésicos.

Evidentemente los laboratorios que cumplen la normativa, que emplean materiales de calidad y homologados, que tienen a su personal debidamente legalizado jamás podrán igualar los precios que obtienen este tipo de intrusos.

No hay que olvidar que en un sector como el nuestro, que realmente es artesano, que vive de confeccionar prótesis, donde se trabajan muchas horas, el margen de beneficios es muy ajustado por lo que los efectos económicos de este tipo de prácticas son extraordinariamente dañinos.

P. ¿Hasta que punto representa esta competencia un grave problema para los laboratorios de toda la vida? ¿Están realmente capacitados para desempeñar esta, para ellos, nueva actividad?
R. Hasta el punto de que, para poder competir, hay laboratorios que no tienen más remedio que bajar las tarifas hasta extremos prácticamente insostenibles, por lo que el perjuicio es grave y se pone en peligro la continuidad de muchos laboratorios. A día de hoy, muchos han tenido que cerrar, y otros muchos ven limitada su capacidad de inversión en nuevos productos y técnicas que sin duda enriquecerían el sector. Es “la pescadilla que se muerde la cola”, cada vez bajará más nuestro nivel adquisitivo y habrá menos laboratorios competitivos, que al fin y al cabo son la cantera de futuros laboratorios.

P. Sin embargo, desde el punto de vista legal, no están legitimados para la fabricación de un producto que, debido a su carácter sanitario está sometido a una serie de normas muy estrictas que regulan tanto su fabricación como su comercialización.
R. Por supuesto que están fuera de la Ley todos ellos. Los primeros por no cumplir con las normas fiscales y laborales, los segundos por realizar importaciones no controladas de productos de terceros países, productos de los que sabemos —por experiencias en otros sectores—, que son capaces de provocar graves perjuicios para la salud, y los últimos, por competir deslealmente en un sector que está fuertemente regulado, sin cumplir los requisitos para pertenecer al mismo y evitando así los costes que conlleva.

Por todo ello estos intrusos están fuera de la ley y no están legitimados para confeccionar nuestras prótesis.

P. Ha contactado la Asociación con alguna de estas empresas “intrusas” para conocer sus intenciones?. ¿Cómo se ha desarrollado este contacto y qué conclusiones han sacado del mismo?
R. Nuestra política es no contactar con ellos a nivel de asociación, porque consideramos que no es a nuestra Asociación, sino a la Administración a quien compete la labor de inspeccionar —y en su caso sancionar— a las empresas y particulares que no cumplan con la legalidad vigente. En este sentido lo que si haremos es informar y colaborar plenamente con los Organismos encargados de velar por el cumplimiento de las leyes. En esta línea de actuación, tenemos contemplada en fechas próximas una reunión con la Subdirección General de Productos Sanitarios donde pondremos nuevamente de manifiesto la situación, y solicitaremos que se tomen medidas urgentes.

Igualmente, tanto el Colegio Profesional de Protésicos de Madrid como la Asociación, no dudaremos en denunciar a los que realicen este tipo de prácticas ante los Tribunales y estamentos oficiales

P. Un problema añadido, y que va en aumento en los últimos años, es la importación de prótesis elaboradas en países de fuera de la Unión Europea, fundamentalmente países asiáticos que no cumplen las normas sanitarias exigidas para su comercialización en Europa. ¿Hasta que punto preocupa a las empresas representadas en la Asociación que usted preside? ¿Han pensado en alguna manera de luchar contra ello?
R. Ya sabemos cómo somos a veces los españoles, parece que esperamos que nos lo solucionen todo desde la Unión Europea, y cuando nos queramos dar cuenta ya no tendrá arreglo.

En dichos países las normativas que regulan la fabricación de prótesis o son muy laxas o —directamente— son inexistentes, por lo que, sin los controles sanitarios y de calidad que exige la normativa europea, estos países pueden fabricar mucho más barato. Habrá productos en los que tenga menos importancia, pero cuando se trata de un artículo que ha de ser colocado en el cuerpo humano, me parece muy peligroso confiarles su fabricación sin tener control sobre las condiciones en las que se fabrica.

Creo que el siguiente paso que daremos es acudir a la prensa y a la televisión, ya que, por lo que se ve, es la forma más directa de llegar a la opinión pública y concienciar al destinatario final de este grave problema. De esa forma la opinión pública podrá conocer estos hechos y así se dificultará el que se puedan realizar tan reprobables formas de actuación que puedan poner en peligro la salud de las personas a quienes les coloquen prótesis fabricadas con estos productos.

P. ¿Quiénes importan estas prótesis, las clínicas dentales o también los propios laboratorios de prótesis?. En cuanto a los motivos, ¿cree que quienes demandan estos productos lo hacen a sabiendas de que no solo es ilegal, sino además peligroso para la salud de los pacientes, o pecan de ignorancia?
R. En general suelen ser protésicos, o al menos se hacen pasar por tales. Aunque es cierto que, como ya he dicho anteriormente, existe una demanda de este tipo de prótesis, por lo que, sinceramente, nadie puede ampararse en la ignorancia para realizar o consentir este tipo de prácticas, y si alguien es lo suficientemente ignorante o temerario para llegar a desconocer la normativa aplicable a esta actividad, es un indicativo claro de que no está capacitado y debería dedicarse a otras actividades que no afecten a la salud de las personas.

P. ¿En qué otras actividades está implicada la Asociación de Empresas de Prótesis de la Comunidad de Madrid en estos momentos?
R. Básicamente nuestras funciones se dividen en dos grupos claramente definidos:
— Por un lado, ostentamos la representación empresarial de todas las empresas dedicadas a la actividad de fabricación de prótesis dentales de Madrid. Por tanto realizamos labores de carácter institucional, como por ejemplo negociar y formalizar los convenios colectivos del sector en la Comunidad de Madrid y representar a la patronal ante las diferentes Administraciones.
— Por otro lado, nos dedicamos al fomento de la actividad empresarial en nuestra comunidad. Para ello realizamos cursos, conferencias y actividades formativas. Igualmente prestamos labores de asesoramiento legal y económico a nuestros asociados

P. ¿Quiénes la integran, que peso tienen sobre el total de empresas el sector en esta Comunidad Autónoma?
R. Sobre todo las empresas más competitivas del sector en la Comunidad de Madrid, firmas constituidas desde hace muchos años. No obstante muchas empresas (sobre todo las más pequeñas) desconocen aún nuestra existencia. Por ello tenemos previsto realizar en breve campañas para que los protésicos de la Comunidad de Madrid nos conozcan y así puedan beneficiarse y participar de la labor que actualmente realiza la asociación. Consideramos que cuantas más empresas y profesionales conozcan y participen en la asociación mejor podremos desempeñar nuestra labor.

Las empresas que pertenecen a la Asociación aglutinan un gran número de profesionales, dan trabajo a muchos protésicos iniciando su carrera profesional antes de terminar su formación —debido a que la formación profesional del protésico dental no es suficientemente larga para una buena formación práctica— y, con la formación protésica en los laboratorios, se consigue completar la adquirida durante los estudios, mejorándose de este modo su capacitación profesional.

P. ¿Cuándo se constituyeron y qué fines persiguen? ¿Qué servicios ofrecen a sus asociados?
R. Estamos funcionando desde el 6 de mayo de 1977. Empezamos como Asociación de Castilla.

P. Por último, ¿qué requisitos hay que cumplir para pertenecer a ella y que obligaciones supone?
R. Cualquier empresa puede pertenecer, tanto pequeña como grande. La cuota es muy pequeña y la afiliación a la misma es perfectamente compatible con la pertenencia al Colegio Profesional o cualquier otro organismos o asociación, ya que nosotros nos centramos en la perspectiva empresarial del sector.

En cuanto a obligaciones, no plantea ninguna; de hecho en nuestra vertiente institucional llevamos ya muchos años representando a los laboratorios de prótesis ante los organismos oficiales y por tanto puede decirse que todos ellos se han beneficiado ya de nuestra actividad (estén asociados o no). Obviamente si están asociados tienen acceso directo al resto de actividades y servicios que ofrecemos. Llevamos muchos años, ofreciendo nuestro tiempo y recursos para todo lo relacionado con el sector y luchando contra lo que la perjudique.

Yo animo a todos los laboratorios a que se asocien, puesto que por una pequeña cuota tienen asesoramiento en materia legal, fiscal, laboral, etc.

Igualmente la asociación es un foro donde podrán poner de manifiesto todos los asuntos que afectan a los empresarios del sector y sin duda conocerán personas con los mismos problemas e inquietudes, muchos de ellos con una gran experiencia que no dudarán en compartir.

Si somos muchos y fuertes podremos solucionar más y mejor nuestros problemas,
Por tanto desde aquí animo a todos los lectores interesados que se pongan en contacto con nosotros y participen en nuestras actividades. Puedo asegurar que no se arrepentirán.