D. Juan José Navarro, Presidente del Colegio Profesional de Protésicos Dentales de la Comunidad de Madrid (COLPRODECAM)

D. Juan José Navarro, Presidente del Colegio Profesional de Protésicos Dentales de la Comunidad de Madrid (COLPRODECAM)

Al cumplirse el décimo aniversario de su constitución, hemos querido acercarnos al Colegio de Protésicos Dentales de la Comunidad de Madrid para conocer la actualidad de esta profesión.

Su presidente, D. Juan José Navarro nos desvela las principales inquietudes de un sector al que, como a todos, le preocupa la situación económica y que debe hacer frente a un nuevo tipo de intrusismo, para lo cual van a luchar con todas las armas a su disposición. Sin embargo, no podemos olvidar que el protésico dental es un profesional cada vez mejor preparado y con muchos recursos para salir adelante y que apuesta, en su mayor parte, por las nuevas tecnologías.

Pregunta. En la actualidad, el número de profesionales colegiados en toda España ronda los 5.600 (según cifras manejadas por la Asociación Nacional Anprodenta). ¿Cómo ha evolucionado esta cifra en los últimos años? ¿Qué porcentaje de protésicos en ejercicio quedaría aún, según sus estimaciones, por colegiarse?
Respuesta. El Colegio de Madrid, no maneja datos de ámbito nacional. En cuanto a la evolución de las personas que aun quedan por colegiarse el asunto es también complejo en la medida que no tenemos datos fidedignos sobre las personas que ejercen sin estar colegiadas. Como mera estimación barajamos que el porcentaje de protésicos sin colegiar en Madrid, puede estar en torno al 20%, de los que en su inmensa mayoría, por no decir todos, son profesionales por cuenta ajena.

P. Una de las principales cuestiones que preocupan a la profesión es el incremento del intrusismo.
R. En efecto, este es un problema que preocupa a la profesión en gran medida. Sin embargo, estimamos que el intrusismo por parte de protésicos, en términos numéricos, ha disminuido desde la aparición de los colegios profesionales hace unos 10 años. Tenga en cuenta que los protésicos que se han ido colegiando han sido los que han ido regularizando su situación. Sin embargo, con anterioridad a la aparición de los Colegios, esto era una anarquía total.

Por otra parte, el intrusismo actual va avanzando acompañado de avances tecnológicos que permiten a profesionales no cualificados ni habilitados legalmente para fabricar y comercializar el producto sanitario ejercer dicha actividad (diseño y fabricación por CAD-CAM).

P. ¿Qué parte de responsabilidad tiene la actual crisis económica en el recrudecimiento de este problema?
R. No creemos que la crisis en sí provoque un aumento del intrusismo, lo que ocurre es que la bolsa de intrusismo existente sigue detrayendo los mismos ingresos económicos a los laboratorios legales; pero en un momento como el actual, éstos además tienen menos ingresos a causa de la recesión económica. Por lo tanto lo que sí podemos afirmar es que el intrusismo causa un mayor daño.

P. Además, están surgiendo nuevos intrusos de otros sectores profesionales, como el gremio de joyeros y orfebres, que cuentan con herramientas de gran precisión y con un enorme poder económico. Sin embargo, conforme a la ley, estos profesionales no estarían legitimados para fabricar estructuras de metal para las prótesis, como pretenden hacer.
R. Efectivamente es preocupante lo que usted señala, pero desde este Colegio —y en la medida de nuestras posibilidades— vamos a luchar para evitar que aquellos sectores o profesionales que no cuenten con la licencia sanitaria previa de funcionamiento correspondiente en nuestra Comunidad, y que no puedan legalmente fabricar o comercializar un producto sanitario, lo hagan.

La fabricación y comercialización de prótesis solamente puede ser realizada en laboratorios que estén dirigidos por un protésico dental y que cuenten con la licencia sanitaria correspondiente.

P. ¿Han mantenido algún contacto con alguno de estos “intrusos”? En este caso ¿cómo argumentan ellos su “intromisión” en el sector de la prótesis dental?
R. De momento no hemos mantenido ningún contacto, pero estamos alertando a todos nuestros colegiados para que nos trasladen datos e información sobre las situaciones que tengan conocimiento.

P. ¿Ha denunciado el Colegio de Madrid esta actividad presuntamente delictiva?
R. De momento preferimos denominar dicha situación de ilegal y no delictiva, por los matices que ello conlleva, pues en algunos casos podrá haber un delito de intrusismo pero en otros habrá más bien una actuación ilegal contraria a la legislación administrativa que regula las normas de competencia profesional. No obstante siempre hemos denunciado la fabricación ilegal de producto sanitario y seguiremos realizándolo, sobre todo en cuanto a la fabricación CAD-CAM por profesionales que no tengan competencias y en lugares que no ostenten las licencias sanitarias que permiten la fabricación y comercialización de las prótesis dentales.

P. Las nuevas herramientas informáticas para facilitar el trabajo en laboratorio (programas de diseño asistido por ordenador, etc.) ¿suponen también un aliciente para los intrusos?
R. La nueva tecnología se puede utilizar legítimamente y dentro de la legalidad y eso es lo que nosotros pretendemos.

P. Estas nuevas tecnologías, que suponen un indiscutible ahorro de tiempo e incrementan la rentabilidad y la eficiencia, están por otra parte acabando con la figura del artesano de la prótesis. ¿Qué dificultades encuentran estas personas para reciclarse?
R. Hoy en día el protésico dental es un profesional además un artesano, que tiene una formación técnica importante. El problema de la adaptación a las nuevas tecnologías no es un problema específico del protésico sino más bien común a todas las empresas y profesiones. Son muy numerosos los protésicos que ya se están adaptando a las nuevas tecnologías.

De hecho el Colegio de Madrid está profundamente preocupado por la formación de sus profesionales y por ello realizamos un esfuerzo para aumentar la cantidad y la calidad de los cursos cada año.

Por otra parte, mantenemos contactos con las empresas del sector para estar al día en las innovaciones y nuevas tecnologías.

Además, nuestra revista Colegial, “Capital Dental” ha crecido en formato y número de artículos, tanto técnicos como formativos.

No obstante, todo lo que se haga es poco pues la gran trascendencia de la formación hará que sea una de nuestras metas fundamentales y nos seguiremos volcando en fomentar todo tipo de actividades y eventos que propicien un mayor conocimiento de nuestros colegiados.

P. ¿Conocen las cifras actuales de paro en la profesión de protésico dental? ¿Cómo han evolucionado?
R. No tenemos datos estadísticos de la evolución del paro en nuestro sector pero obviamente en momentos de crisis económica resultan afectados casi todos los sectores económicos y por ello también el nuestro.

P. Otro tema de preocupación lo constituye la “importación” de prótesis elaboradas en países de fuera de la Unión Europea, como China.
R. Efectivamente, también nos preocupa bastante el tema indicado en la medida que ello puede afectar a la salud pública y a la debida trazabilidad del producto sanitario. En dicho sentido el Colegio ha mantenido contactos con la Administración para ver como se puede atajar o controlar el problema. Por nuestra parte hemos iniciado dos procesos judiciales contra dos entidades importadoras pero nos hemos encontrado con el problema de que desaparecen constantemente de los domicilios que tienen hasta el punto que son difíciles de emplazar.

También estamos en contacto con otros Colegios de Protésicos para intentar actuar conjuntamente y también con la Asociación Empresarial de Protésicos Dentales de Madrid ante su coincidente interés en atajar el problema.

P. Puesto que estas prótesis procedentes de países asiáticos no cumplen las normas sanitarias exigidas para su comercialización en Europa, y, por lo tanto, además de no ofrecer las suficientes garantías suponen un riego para la salud, en teoría debería resultar muy sencillo ponerle freno a su importación.
R. En dicho sentido, y como ya he dicho, hemos mantenido una reunión con las autoridades de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios a los efectos de colaborar para controlar el problema de intentar controlar en las propias Aduanas los productos Sanitarios que entren en nuestro país, pero existen dificultades de tipo técnico para el control debido por parte de la Administración.

Lo que además nos preocupa es conocer los materiales y las técnicas de elaboración de estas prótesis, ya que pueden llegar a convertirse en un problema de salud pública, al igual que ocurrió con las copias de una conocida marca de pasta dental importada de China.

P. Está claro que si llegan a España prótesis de este tipo, que no cumplen las garantías mínimas exigidas, es porque “alguien” las demanda. ¿Qué lleva, en su opinión, a un profesional de la salud a adquirir estos productos, el desconocimiento o la picaresca?
R. Pensamos que ello se debe más a la picaresca, y difícilmente podemos considerar “profesional de la salud” a quién actúa así, porque lo que prima es el ahorro de costes y no la salud de los pacientes o usuarios de prótesis.

P. ¿Creen que también los colegios de odontólogos y estomatólogos deberían luchar con todas sus fuerzas contra esta ilegalidad?
R. Por supuesto que sí deberían luchar contra toda esta ilegalidad por la parte que a ellos les compete, al igual que hacemos nosotros con la nuestra, ya que todos los profesionales sanitarios deben luchar por garantizar la calidad de la salud pública bucodental.

P. ¿Conoce el ciudadano, en el momento de adquirir una prótesis dental, la calidad del producto sanitario que está comprando y las diferentes calidades existentes en el mercado?
R. Estimamos que la gran mayoría de los pacientes o usuarios de prótesis dentales no saben de qué está hecha la prótesis dental que llevan en su boca, ni tan siquiera quién es el profesional sanitario que se la ha elaborado.

Este problema tendría fácil solución si fueran los propios pacientes o usuarios quienes exigiesen que los productos sanitarios llevaran la documentación que el fabricante debe suministrar por Ley, esto es fundamentalmente la declaración de conformidad del producto sanitario, su composición y los datos del fabricante.

P. ¿No solucionaría en parte el problema una campaña de información (quizá desde el Ministerio) para que la población se mostrara más exigente en materia de calidad y exigiera conocer qué es exactamente lo que se le coloca y que proceso se sigue en su fabricación, las normas que debe cumplir el laboratorio, etc.
R. Desde nuestro Colegio hemos desarrollado y llevado a la práctica diversas campañas de información, en prensa, radio, televisión y mediante dípticos informativos.

Sin embargo, nuestros limitados recursos, han conllevado que no lo hayamos podido hacer en grandes medios de difusión de ámbito nacional y con la debida regularidad.

Como usted sabe, las campañas de difusión son costosas y nos hemos tenido que limitar a medios que no tienen un gran alcance nacional.

Por otra parte, sería importante que el Ministerio de Sanidad se implicara más y tomase cartas en el asunto para informar a los Consumidores de sus derechos en cuanto a la información que se les debiera suministrar con referencia a sus prótesis dentales.

P. ¿Qué opinión les merece la Ley Ómnibus?
R. Pensamos que, en líneas generales, resulta positiva en la medida que obliga a los Colegios a adaptarse a las nuevas tecnologías informáticas y además les confiere como nuevo fin esencial la protección de los intereses de los Consumidores ante los servicios de sus colegiados. También resulta interesante la creación de una ventanilla única informática para atender a los colegiados y a los consumidores.

Sin embargo, adolece de graves problemas técnicos, ya que la excesiva celeridad con que el Gobierno ha elaborado dicha Ley, que va a modificar nada menos que 47 leyes fundamentales y cientos de reglamentos, va a causar graves problemas a la hora de aplicar los nuevos criterios, y sobre todo pensamos que una reforma de tal calibre merecía que, con mucha mas antelación, la Administración hubiera tenido contactos con los afectados para ir remediando dichos problemas.

P. ¿Qué piensa que sería indispensable en el sector de la Prótesis Dental?
R. Pensamos que seria indispensable una mayor transparencia en el mercado de la prótesis. Que los usuarios conozcan perfectamente lo que pagan y por qué lo pagan. Que a los usuarios de las prótesis se les entregase toda la documentación referente a lo que llevan en su boca, con los materiales empleados y su declaración de conformidad. Y que por sistema se les entregase a los usuarios la factura del laboratorio de prótesis dental que la ha fabricado y todo ello en defensa de los intereses y derechos económicos del usuario y de la protección de su salud.

P. ¿Desea añadir alguna cosa más?
R. Solamente agradecer la labor de todo el equipo de Gaceta Dental por su publicación, preocupados siempre por los colectivos de la salud bucodental y especialmente por el de los protésicos dentales y por supuesto mostrar también el agradecimiento de mi colegio a la dirección de su revista por la oportunidad que nos brinda para expresarnos sobre temas tan importantes para nuestra profesión.